Indígenas de la Chiquitanía, los más afectados por incendios y pandemia
Por: Los Tiempos
Septiembre 2020
Fotografia: El Deber

Si bien este año los incendios en la Chiquitanía son mínimos, con una afectación de  500 mil hectáreas en comparación a los 6 millones en 2019, se teme que tengan un impacto en los  indígenas, debido a que esta vez las áreas críticas están en reservas naturales.

En la reserva forestal de Copaibo, en Concepción, una de las más afectadas está el territorio indígena Monte Verde con unos 3 mil habitantes, según datos del Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (Cejis).

Otro grupo importante está cerca del Parque Nacional Noel Kempff Mercado, en San Ignacio de Velasco.

Se tratan de ecosistemas del Bosque Chiquitano de transición a la Amazonía. Las poblaciones viven del aceite que extraen de las plantas de copaibo por sus propiedades antinflamatorias y lo comercializan en jabones y cremas.

El coordinador de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob) Orgánica, Reynaldo Flores, informó que las poblaciones afectadas por los focos de calor son San Antonio de Lomerío, San Ignacio, San Matías y Concepción.

El representante dijo que los indígenas además están perjudicados por la pandemia Covid-19 y muchos se han aislado para protegerse.

Se prevé que la siguiente semana se reúnan todos los representantes de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica) para analizar las amenazas que sufren para preservar los parques y territorios indígenas ante la ampliación de la frontera agrícola.

Combate al fuego

Gran parte de los esfuerzos del Gobierno se concentran en sofocar el incendio en la reserva de Copaibo, en Concepción, donde el fuego afecta el lugar desde hace 25 días y está en cercanías de las comunidades indígenas de Monte Verde.

El ministro de Defensa, Fernando López, informó que el operativo para aplacar el fuego es principalmente terrestre, porque se trata de un incendio rastrero, es decir, a nivel del suelo que no afecta la copa de los árboles.

Se prevé que este lunes se refuerce el trabajo terrestre con un incremento de la maquinaria pesada para crear cortafuegos e impedir que las llamas se expandan hacia la carretera. Todas las acciones se coordinan con el Viceministerio de Defensa Civil.

Por el momento, se descartó el combate del incendio por aire, porque no es efectivo y se ha visto perjudicado por la humareda y las condiciones climáticas adversas.

López, que se halla en el municipio de Concepción, dijo que la estrategia será trabajar primero con maquinaria pesada y que luego los bomberos rematen los focos de calor.

Una suave lluvia ayudó ayer a mitigar las llamas en la parte norte de Copaibo.

En tanto,  el incendio que amenazaba el Parque Nacional Noel Kempff Mercado, patrimonio de la humanidad, en San Ignacio de Velasco se logró mitigar con ayuda de las lluvias. El control estuvo a cargo de personal de la Armada Boliviana.

 

CIFRAS Y REGIONES MÁS AFECTADAS

La ministra de Medio Ambiente, Elva Pinckert, explicó que los incendios afectaron hasta el momento a casi 800.000 hectáreas, principalmente en Santa Cruz y Beni, pero la mayor parte fue en pastizales y solo un 17% en bosques.

La Gobernación de Santa Cruz informó que el total de incendios forestales registrados en el departamento son 23. El sector más crítico es la reserva forestal de Copaibo.

Los municipios afectados con las quemas son principalmente Concepción, San Ignacio de Velasco, San Antonio de Lomerio y San Matías. La mayoría es parte del circuito de las Misiones de Chiquitos.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Bolivia
Análisis