Claves que explican por qu茅 tuvo que dimitir el mandatario ind铆gena
Por: BBC Mundo
Noviembre 2019
Fotografia: Reuters

Evo Morales pas贸 en menos de tres semanas de declararse ganador de las elecciones a denunciar un golpe de Estado y renunciar a la presidencia de Bolivia.

"Ha habido un golpe c铆vico, pol铆tico y policial", denunci贸 el presidente en el mensaje televisivo en el que anunci贸 su dimisi贸n.

La decisi贸n se produjo unas horas despu茅s de que el comandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia, general Williams Kaliman, sugiriera al mandatario que diera un paso al lado para desbloquear la crisis pol铆tica.

Para los militares no parec铆a suficiente que el presidente llamara a nuevas elecciones tras las irregularidades detectadas por la Organizaci贸n de Estados Americanos (OEA) en su auditor铆a de los resultados.

Y es que la profunda crisis pol铆tica que vive Bolivia tuvo su detonante en el escrutinio de las elecciones, el 20 de octubre.

Esa noche, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendi贸 por sorpresa el conteo r谩pido con el 83% escrutado y con una tendencia que apuntaba a que iba a haber segunda vuelta entre el mandatario boliviano y el candidato opositor, Carlos Mesa.

Al d铆a siguiente, ese conteo r谩pido, denominado Transmisi贸n R谩pida de Resultados Preliminares (TREP), se reactiv贸 con un 95% de avance y con Morales ganando en primera vuelta por un estrecho margen.

Las sospechas que hab铆an suscitado los extra帽os movimientos del TSE llevaron a la oposici贸n a clamar un "fraude descarado".

Incluso las misiones de observaci贸n de la Organizaci贸n de Estados Americanos (OEA) y la Uni贸n Europea pidieron que hubiera segunda vuelta.

Pero Morales insisti贸 en que 茅l hab铆a ganado las elecciones y, en respuesta a las manifestaciones de la oposici贸n, llam贸 a sus seguidores a "defender la democracia" en las calles y frenar un "golpe de Estado".

Eso s铆, tambi茅n acept贸 que la OEA hiciera una auditor铆a del escrutinio.

1. La auditor铆a

En pleno escrutinio el mismo d铆a de la votaci贸n y con la oposici贸n ya hablando de fraude, la propia misi贸n de observadores de la OEA apunt贸 a la interrupci贸n del conteo como una de las "sustanciales deficiencias" que minaban la "necesaria credibilidad y transparencia".

El gobierno le pidi贸 a la OEA una auditor铆a para despejar cualquier duda. Y hay que recordar que el candidato opositor, Carlos Mesa, quien denunciaba "fraude descarado", rechaz贸 en todo momento las condiciones en las que el organismo iba a revisar el escrutinio.

Mesa qued贸 de segundo en los comicios del 20 de octubre y desde el primer momento asegur贸 que Morales no alcanz贸 la diferencia necesaria para derrotarlo en primera vuelta.

La auditor铆a result贸 devastadora para el gobierno. La OEA determin贸 que era estad铆sticamente improbable que Morales hubiese ganado por el margen de 10% que necesitaba para evitar una segunda ronda electoral.

La OEA asegura tambi茅n que encontr贸 actas f铆sicas con alteraciones y firmas falsificadas. En el informe de 13 p谩ginas se帽ala que en muchos casos no se respet贸 la cadena de custodia de las actas y que hubo manipulaci贸n de datos.

Morales respondi贸 este domingo con una declaraci贸n ante la prensa en la que, sin mencionar a la OEA y sin se帽alar la fecha, llam贸 a nuevas elecciones.

Pero unas horas despu茅s, y con la presi贸n de las Fuerzas Armadas en su contra, decidi贸 dimitir.

2. El ej茅rcito y la polic铆a en contra

En esa renuncia tambi茅n parece clave el pronunciamiento del general Williams Kaliman, en nombre del alto mando de las Fuerzas Armadas bolivianas.

"Sugerimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial, permitiendo la pacificaci贸n y el mantenimiento de la estabilidad por el bien de nuestra Bolivia", dec铆a Kaliman en un comunicado.

La solicitud a Morales, dec铆a la nota, fue formulada tomando en cuenta "la escalada de conflicto que atraviesa el pa铆s, velando por la vida, la seguridad de la poblaci贸n, la garant铆a del imperio de la condici贸n pol铆tica del Estado".

Al posicionamiento de los militares a favor de la renuncia del presidente hay que sumar que desde el viernes pasado, cuando estaban a punto de cumplirse tres semanas de violencia en las calles, comenz贸 a extenderse por el pa铆s un "mot铆n policial".

Los agentes de diversas unidades, primero en Cochabamba (centro) y luego en todas las capitales departamentales, comenzaron a declararse en rebeld铆a uni茅ndose as铆 a las protestas contra el gobierno.

Y aunque a diferencia de otros gobiernos "en problemas" en la regi贸n, Morales sigue disfrutando de un enorme poder de movilizaci贸n entre sus bases, sinpolic铆a en las calles y sin apoyo de los militares, el presidente qued贸 en una situaci贸n de evidente debilidad.

3. Presi贸n en la calle

La oposici贸n a Morales apost贸 desde el primer momento a la movilizaci贸n callejera para forzar la mano del presidente.

Con huelgas y paros por todo el pa铆s, Bolivia se convirti贸 en una gran batalla campal entre partidarios del presidente y sus detractores.

Pero a diferencia de las crisis pol铆ticas que vivi贸 el pa铆s durante el mandato de Morales, las protestas se hicieron fuertes esta vez en la ciudad de La Paz, otrora uno de los bastiones de Evo.

Universitarios y clases medias salieron noche tras noche a enfrentarse a la polic铆a y a los poderosos sindicatos y "movimientos sociales" (entre ellos mineros y cocaleros) llegados a la sede de gobierno para defender al presidente.

Los heridos han sido centenares. Aunque solo se han reportado tres muertos, algo que parece poco dada la intensidad de la violencia de los enfrentamientos y teniendo en cuenta que los mineros usan dinamita en la protesta.

As铆, un presidente que lleg贸 al poder hace casi 14 a帽os tras una larga trayectoria de protestas como l铆der de los sindicatos de productores de hoja de coca, se vio cercado por quienes pasaron de reclamarle una segunda vuelta ante Carlos Mesa a exigir su renuncia.

4. Radicalizaci贸n de la oposici贸n

Y es que la oposici贸n hac铆a tiempo que hab铆a dejado atr谩s la exigencia de una segunda vuelta entre Morales y Mesa y ven铆a pidiendo la renuncia del mandatario.

El endurecimiento de las posturas de la oposici贸n vino de la mano del creciente protagonismo del presidente del Comit茅 C铆vico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho.

Con Camacho llevando la voz cantante, los opositores ya no se conformaban ni siquiera con la renuncia de Morales.

Y m谩s tras conocerse la auditor铆a. Camacho pas贸 a exigir entonces exigen que dimitieran el presidente y todo su gobierno, tambi茅n los senadores y diputados, adem谩s de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y el Tribunal Constitucional.

Todo, para dejar el pa铆s en manos de una junta de notables que designe un nuevo TSE que celebre nuevas elecciones en un plazo de 60 d铆as.

"La OEA nos ha demostrado que el fraude era tan obvio que por la resistencia del pueblo boliviano, no pod铆a ocultarlo. El presidente Evo Morales ha cometido delitos", dijo Camacho este domingo.

5. La re-re-reelecci贸n

Y si se puede decir que las denuncias de fraude y las protestas se dispararon con el escrutinio electoral, la crisis pol铆tica que vive Bolivia tiene un trasfondo mucho mayor, las reelecciones de Evo Morales.

Morales gobierna Bolivia desde el 22 de enero de 2006. La Constituci贸n boliviana dispone que solo dos mandatos presidenciales continuos son permitidos, pero Morales ya iba por el tercero.

El 20 de octubre, el presidente buscaba asegurarse un cuarto mandato que le habr铆a permitido gobernar hasta 2025.

Para lograr estos fines, el presidente tuvo que cobijarse en fallos del Tribunal Constitucional para habilitarse como candidato.

Y es que el 21 de febrero de 2016, m谩s de la mitad del pa铆s vot贸 en contra de una posible nueva reelecci贸n del dirigente cocalero.

Gracias al Tribunal Constitucional y al reconocimiento del Tribunal Supremo Electoral, ambas entidades acusadas en Bolivia de ser funcionales al gobierno, Morales logr贸 ser candidato una vez m谩s.

Las protestas empezaron hace tres semanas, pero ya se ve铆a venir que este nuevo intento de reelecci贸n iba a ser el m谩s dif铆cil que afrontar铆a desde su primera victoria presidencial hace 14 a帽os.

Lo que no muchos vaticinaban era un desenlace como el que ahora Bolivia entera presencia con la ca铆da de Morales.

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Bolivia
Actualidad