Hollywood cambia la historia en Bolivia
Edición "dat0s 231"
Por: Revista dat0s
Julio 2020
Más artículos

En la edici√≥n de diciembre de 2012, la revista dat0s public√≥ una investigaci√≥n sobre una red de extorsi√≥n conformada por funcionarios del Ministerio de Gobierno que puso en duda la reputaci√≥n internacional del Gobierno. Jacob Ostreicher, ciudadano jud√≠o-norteamericano que lleg√≥ a Bolivia a realizar inversiones en tierras es el personaje central de esta historia de pel√≠cula, amigo de magnates estadounidenses y del actor de cine Sean Penn. Les contamos esta incre√≠ble historia en dos partes. POR REDACCI√ďN DATOS

 

Primera Parte

Una de las noticias que alarmaron a la opini√≥n p√ļblica al cerrar 2012 fue el descubrimiento de una red de extorsi√≥n que sirvi√≥ para hacer conjeturas sobre el terror que utiliza el Estado contra sus adversarios pol√≠ticos, incluso contra empresarios e inversionistas extranjeros. Un m√©todo del que se valieron funcionarios de las dependencias de los Ministerios de Gobierno, Presidencia y de Transparencia y Lucha Contra la Corrupci√≥n para recaudar millonarias ganancias ileg√≠timas.

El caso explotó curiosamente en un mensaje enviado al celular del presidente Evo Morales por uno de sus embajadores. Días después de esa comunicación, llegó al país el actor de cine estadounidense Sean Penn, interesado en conocer detalles sobre la detención del ciudadano de origen judío-norteamericano Jacob Ostreicher, ocurrida en 2011, acusado de legitimación de ganancias ilícitas y que más tarde fue vinculado en actividades del narcotráfico. No era la primera vez que el actor venía a Bolivia. Antes ya se había reunido en el palacio de Gobierno con el primer mandatario a quien lo unía una amistad política; como defensor de la revolución bolivariana que incluía una variedad de personajes de la farándula internacional. Esta vez, sin embargo, la presencia de Sean Peen en Bolivia tenía otro motivo: rescatar de la prisión a su amigo personal Jacob Ostreicher. Una tramoya confeccionada presumiblemente por el equipo jurídico del Ministerio de Gobierno -a encargo de altos funcionarios que no figuran en el cuaderno de la investigación había dispuesto encarcelar al extranjero por presuntas conexiones con esferas del narcotráfico.

El caso provoc√≥ malestar en el primer mandatario, seg√ļn sus propias palabras; ya que √©l sab√≠a de primera mano que gente de su administraci√≥n estaba comprometida con la detenci√≥n de Ostreicher, situaci√≥n que deriv√≥ en un inusual temblor pol√≠tico en el coraz√≥n del Gobierno. El jefe de Estado prefiri√≥ mantenerse al margen del esclarecimiento, pero incluso estando lejos de los informes de Inteligencia, exigi√≥ a uno de sus ministros m√°s pr√≥ximos mantenerlo informado a √©l y a la opini√≥n p√ļblica sobre un tema que estaba perjudicando su gesti√≥n. La informaci√≥n fue al correr de los d√≠as involucrando a niveles intermedios del Gobierno. El equipo jur√≠dico del Ministerio de Gobierno fue detenido y d√≠as despu√©s, al menos dos de ellos enviados a la c√°rcel de Palmasola en la ciudad de Santa Cruz.

Los involucrados en la red de extorsión, el ex director de Régimen Interior del Ministerio de Gobierno, Boris Villegas y los demás abogados que servían de enlaces con jueces y fiscales para favorecer fallos y cambiar sentencias, fueron acorralados y apuntados como los directos responsables del movimiento irregular; eso sí, alejando de escena visible a las autoridades jerárquicas y al entorno presidencial.

As√≠ las cosas, el titular de la cartera de Gobierno, Carlos Romero, exterioriz√≥ temores de que la banda pudo infiltrarse en otras reparticiones p√ļblicas con tent√°culos en niveles del Poder Judicial y la propia Polic√≠a Nacional, aunque descart√≥ que el caso erosionar√≠a en puestos altos de los ministerios de la Presidencia, Gobierno y de Transparencia y Lucha Contra la Corrupci√≥n.

 

Los ex ministros Llorenti y Ch√°vez

El caso cobró un nuevo giro al conocerse fotos de Boris Villegas durante la represión contra los marchistas indígenas del Tipnis en Chaparina. Como se sabe, a pesar de la resistencia de varios sectores de las organizaciones sociales, inclusive afines al Gobierno y grupos de la oposición, en octubre pasado, eludiendo todos los dossiers que lo involucran en la violenta intervención contra la marcha indígena, el ex ministro Llorenti fue nombrado por el presidente Morales, embajador de Bolivia ante las Naciones Unidas en Nueva York. A pesar de esto, Villegas era asesor en el Ministerio de Gobierno.

También se supo que otro supuesto cabecilla de la banda delincuencial, Fernando Rivera, habría sido nombrado por Llorenti como director jurídico de mismo ministerio, cargo en el que permaneció hasta ser detenido hace un par de semanas en Tarija durante el intervalo del juicio que se dilucida en esa ciudad sobre el caso "terrorismo".

Las denuncias comenzaron a complicarse para el ex ministro de Gobierno, hoy embajador de Bolivia ante las Naciones Unidas, por una declaraci√≥n del ex viceministro de R√©gimen Interior, Gustavo Torrico, quien hab√≠a manifestado que los principales cabecillas de la red eran amigos de Llorenti. Tambi√©n se conoci√≥ que tras un espor√°dico alejamiento de esa cartera de Estado, Fernando Rivera, retorn√≥ a ocupar la direcci√≥n jur√≠dica de esa cartera de Estado, cuando Llorenti fue nombrado su titular. Tambi√©n, el exministro Wilfredo Ch√°vez, quien ocup√≥ por corto tiempo la cabeza del Ministerio de Gobierno, segu√≠a atendiendo como abogado importantes tr√°mites para el Gobierno en la justicia. En una de sus √ļltimas tareas como ministro se le habr√≠a encomendado el traspaso de la red PAT -cuyo propietario involucrado en la millonaria estafa de Aerosur- fue obligado a ceder el control de esa red de televisi√≥n, otrora propiedad del ex presidente Carlos Mesa.

 

La red

En el √ļltimo tiempo el Ministerio de Gobierno se ha convertido en un reducto de controversias incontrolables. Para varios analistas pol√≠ticos resulta incre√≠ble que la seguridad del Estado y "procesos especiales" que se manejan en esa cartera de Estado hayan estado en manos de un grupo involucrado en una red de extorsi√≥n y, presumiblemente, sin que la cabeza del sector controle los hilos de la instituci√≥n que maneja. La pregunta que se hace la opini√≥n p√ļblica es c√≥mo el equipo jur√≠dico del Ministerio de Gobierno actuaba independientemente en casos √°lgidos e importantes como han sodo por ejemplo: "Terrorismo I y II"; "Porvenir"; "El juicio contra el alem√°n Dirck Schmidt"; "El proceso abierto en la justicia que se conoce como "Gastos Reservados I y II". Todos estos en los que se afirma que la red actuaba sin mediar ninguna interferencia.

Pero más allá del avance de la investigación en el caso denominado "Jacob Ostreicher", hay otro tipo de elementos inusuales que merecen ser apuntados. Por ejemplo, la relación que mantuvieron durante al menos cuatro meses desde su llegada a Bolivia, Jacob Ostreicher y Claudia Rodríguez, detenidos ambos casi al mismo tiempo entre marzo y julio de 2011 por ganancias ilegítimas y supuestos vínculos con el narcotráfico. Ha trascendido que Rodríguez pretendió quedarse con el dinero por la compra de las tierras que Ostreicher y su socio, el multimillonario suizo André Zolti compraron del narcotraficante Maximiliano Dorado, para intensificar labores agrícolas a gran escala.

 

Segunda parte lea este viernes ¬ŅQui√©n denunci√≥ ese presumible volte√≥?

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Bolivia
An√°lisis
Actualidad