MAYA MAC LEAN. Conquistadora de ambientes únicos y elegantes
Edición "Dat0s 217"
Por: Redacción Dat0s
Diciembre 2018

Nació en Cochabamba, estudio Decoración de Interiores en Santiago de Chile y Diseño Industrial en Barcelona. "Estoy concentrada en este emprendimiento que tiene una gran diversidad de tareas, incluso de lugares". Sus viajes entre Cochabamba y Santa Cruz, aunque radica en La Paz son frecuentes. La empresa que Maya ha montado además de ser reconocida a nivel nacional genera un gran impacto por su reconocida innovación, pero además por las últimas tendencias de la decoración que ella cuida en todos los detalles. "Hay una gran exigencia de mi presencia plena en cada detalle de diseño; es algo implícito en mí, una forma de vida. Quiere decir que todo el tiempo estoy pensando en eso de una forma directa o indirecta, puede ser activa o pasiva, mediante la ejecución o la observación".

Maya revela que vive constantes momentos mágicos al culminar una obra. Fue Ipsen quien definió lo que Savater sabía interpretar en palabras más sencillas. "Al lado de los momentos buenos hay que convivir con los malos". "Por supuesto hay espacios de gran frustración y estrés que se van entrelazando durante el día. Creo que lo importante es surfear entre varios estados internos y mantener el objetivo claro, lograr lo que se tiene que lograr".

"El proceso de creación es un momento mágico", así define Maya su trabajo que ha conquistado un lugar de aceptación, refinamiento y buen gusto en Maya Mac Lean Casa que la diseñadora dirige hace 24 años. Calamaro decía que la creación no deja dormir. "Igual nunca duermo, no importa la vida que lleve". "La creación para mi es una forma de estar en el mundo, un impulso profundo que surge desde mi interior y me lleva a tener ideas que pulsan por ser materializadas. Me encanta transformar, intervenir, completar". Las piezas que lucirán la decoración: sillones, sillas, lámparas, mesas, floreros, adornos.

 

¿Cómo has conquistado un sitial empresarial en un mundo generalmente dominado por los hombres? Siempre me sentí motivada por mi trabajo desde una pasión, una necesidad interna y eso me motivo a hacer todo lo que en el camino tocó hacer, ni siquiera pensé en que estaba en un mundo dominado por lo masculino en términos de negocios; simplemente hice lo que tenía que hacer, lo que sentía, tal vez ahora mirándolo en retrospectiva podría ver si tuve algunos desafíos ¿qué hubieran sido más fáciles estando del otro lado? No lo creo... son simplemente desafíos diferentes.

 

¿No dejaron de ser desafíos del lado de una mujer con visión empresarial? Veo más mis desafíos desde el ser humano que desde ser mujer; desde una dimensión espiritual, de autoconocimiento, de autodesafío personal. Pienso que lo que más me ha costado es tener una mente que funciona desde lo artístico-creativo, en un mundo en el que predomina la mente racional-objetiva. Y tener que aprender sus leyes, para lograr un equilibrio y funcionar y, finalmente, lograr el sueño o parte de él.

 

¿Es verdad que la mujer cuando se fija metas las realiza cueste lo que cueste? Hay mujeres que son capaces de tomar decisiones y ejecutar proyectos a pesar de los diferentes contextos en los que se desarrollan. Las mujeres nos hemos hecho conscientes de que no tenemos limitaciones que no podamos afrontar. Citaré un ejemplo específico de mi rubro: una mujer arquitecta que llegó a estar entre las mejores en un mundo ocupado generalmente por hombres: Zaha Hadid, iraní de nacimiento, logró los máximos galardones con sus formas imposibles, bellas y formidables. Por eso creo que si nos proponemos verdaderamente podemos hacer realidad nuestros sueños.

 

¿La idea sintetiza un estado emocional que repercute en tu trabajo? Creo que hay diferentes estados de ánimo que ocurren simultáneamente durante la jornada de trabajo y será diferente para una mujer que para un hombre, pero indistintamente al género, creo que la parte importante es ser consciente de estos estados y ajustarlos a la realidad en cada momento. Hago mucho trabajo interno como yoga y meditación para mantenerme en un punto de equilibrio, en un estado creativo y para tomar decisiones terrenales.

 

¿Frente a que has tenido que defenderte? No me gusta la palabra defenderme, más bien pensaría en momentos en los que hay que repensar en lo que uno está haciendo o el camino que está tomando. De pronto hay que cambiar la forma de ver o pensar, crear nuevas estrategias. Por ejemplo, la situación que nos está tocando vivir a los empresarios por las políticas desacertadas, a pesar de la tremenda incomodidad que de ahí surge, el desafío está ahí, para tomarlo.

 

¿Qué es lo que te preocupa fuera de tú taller; la violencia contra la mujer, las guerras, el hambre, los éxodos? La polarización del mundo es una de las cosas que más me preocupa, en todos sus matices. Los fanatismos de diversa índole que nos están llevando a situaciones insostenibles y que parecieran no tener una solución a corto plazo. La corrupción institucionalizada uno de los temas más candentes ahora.

 

¿Tienes alguna prioridad en tu vida? Hay varias. En primera línea, mi hija, mi familia, el trabajo. A parte de estas prioridades básicas está la de ser yo misma, hacer consciente lo inconsciente, el trabajo interno, soy alguien que siempre está en duda sobre si misma; pero reconozco que soy una fiel seguidora de diversos caminos que puedan llevarme a estados plenos.

 

¿A qué atribuyes tu éxito? A una idea original y a la decisión de llevarla a cabo y al equipo de trabajo que me rodea. Estamos en conjunto permanentemente inmersos en ver de una y otra forma cual es la mejor opción de hacer una u otra cosa, afrontar nuestros desafíos y lo mejor, amar lo que haces.

 

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Bolivia
Análisis
Actualidad