Trinidad, pescados y la Misión Británica
Edición "dat0s 233"
Por: Redacción dat0s
Septiembre 2020
Fotografia: Revista dat0s 233

Pese a las riquezas naturales que posee comprobamos en una visita a Trinidad, Beni, que no existen planes de desarrollo para la región y que las oportunidades se disuelven con el elevado costo de la electricidad, falta de agua potable y proyección a sus productos naturales.

 

Nadie sabe a ciencia cierta qu√© pasa en Trinidad, con los precios que se pagan por la electricidad, ni qu√© est√° pasando con muchas otras cosas. En la capital del Beni la tarifa de luz es la m√°s elevada de Bolivia, sin ir lejos, y, probablemente m√°s cara que en Nueva York. Tampoco sus 140 000 habitantes cuentan con agua potable. Dos razones que encarecen el costo de vida y les priva el desarrollo. La propietaria de un hostal de regular tama√Īo - 14 habitaciones gastan 10 000 bolivianos por el servicio. Un hogar de cinco personas paga alrededor de 1500 bolivianos de luz al mes. La gente de menos recursos, alrededor de 500 bolivianos por el mismo servicio. Qu√© explicaci√≥n racional puede haber ante esto. Parece que no muchas. En las oficinas de la Empresa Nacional de Energ√≠a El√©ctrica (ENDE), dicen que Ende Regional compra electricidad de Ende Corporaci√≥n". Quiere decir que en Beni se paga dos veces por uno. Maikol Nakamura, explica que en Trinidad existen alrededor de 800 lagunas naturales todas apuntando en la misma direcci√≥n. Una obra arquitect√≥nica de avanzada que, seg√ļn los registros que √©l posee, se erigi√≥ hace quiz√° 6 000 a√Īos antes de Cristo, probablemente por una civilizaci√≥n superior. ¬ŅExtraterrestres? "Es muy probable", dice mostrando una sonrisa. Ricardo Bottega, experto en acueductos sobrevol√≥ el Beni de lado a lado, conoce el territorio casi con los ojos cerrados, √©l sigue sorprendido con lo que vio y lo ense√Īa con orgullo. Im√°genes fotogr√°ficas antes de que existieran los drones en las que se ven restos de una civilizaci√≥n que cuando Google la descubri√≥, en partes gracias a √©l, comenz√≥ a filtrar informaci√≥n peculiar en su ordenador. Para √©l, con tanta riqueza h√≠drica, la luz deber√≠a medirse de otra manera.

El arroyo San Juan es otra demostraci√≥n de que algo no anda bien en Trinidad. Hace 20 a√Īos las aguas del arroyo flu√≠an cristalinas adornando un paseo de varios kil√≥metros que hoy se ha convertido en un estanque de aguas servidas. Pero esta no tiene nada que ver con las que habla Maikol. Las lagunas naturales a las que se refiere podr√≠an generar mucha electricidad. "Y, por supuesto, podr√≠amos haber tenido hace rato agua potable", asegura. La familia Nakamura tiene las maquetas que podr√≠an servir de exploraci√≥n a un futuro presente, si no es demasiado tarde. Maikol acaba de hacer sonar en el Whatsapp la entrada del archivo completo del Proyecto de Arqueolog√≠a Moje√Īa desde el Aire (vea nota p√°g. 20) de la Fundaci√≥n a la que le dedica una parte de su tiempo.

LA MISI√ďN BRIT√ĀNICA

Nadie sabe tampoco con claridad la fecha en que arrib√≥ a estas tierras la Misi√≥n Brit√°nica con el Proyecto Pesquero Amaz√≥nico. Podr√≠a haber sido all√° por 1.985. Pensando montar una planta con estibadores, lanchas, motores, redes; una f√°brica de hielo, generadores de electricidad, frigor√≠ficos para almacenar toneladas de pescado; instalaron ahumadores, salas de limpieza y muchas otras cosas. 30 a√Īos despu√©s en los predios solo quedan escombros An√≠bal Castro, pescador beniano, nos advirti√≥ el desinter√©s de las autoridades de convertir la regi√≥n en un polo de desarrollo pesquero. An√≠bal es propietario del restaurante Don Pedro, que atiende hace por lo menos 30 a√Īos exquisitos platos en base a los pescados de la amazonia boliviana. Nos cuenta que hay m√°s de 400 variedades y como 600 pescadores agrupados en siete asociaciones.

En los afluentes amaz√≥nicos se calcula la producci√≥n de pescado por encima de las 400 toneladas/a√Īo. Sin embargo, en 1985 con los registros suministrados por la Misi√≥n Brit√°nica llegaba a dos toneladas/a√Īo. Hoy la producci√≥n representa no m√°s de 40. Si se compara esta estimaci√≥n, que parece razonable, a la producci√≥n efectiva, se nota hasta qu√© punto la zona est√° sub-explotada. Varios factores pueden explicar esta situaci√≥n. La demanda nacional es d√©bil por razones de costumbres alimenticias. La regi√≥n potencialmente m√°s rica en recursos pesqueros es muy poco poblada (13 habitantes por km2) y sus habitantes se dedican a la ganader√≠a.

Dar√≠o Rojas es ingeniero, trabaja en el Centro de Investigaciones de la Universidad Aut√≥noma del Beni Jos√© Ballivian (UAB - JB). Dice que "hay una total falta de inter√©s del Estado para potenciar la actividad pesquera". Nos cuenta que hay una ley guardada para el sector, que de funcionar deber√≠a tomar en cuenta a los ribere√Īos de la zona.

El Centro de Investigación de Recursos Acuáticos (CIRA) que depende de la UAB - JB ha desarrollado investigaciones sobre las potencialidades de la industria pesquera. "Ni siquiera por ser un Centro de Investigación Académica (ICA) se nos toma en cuenta", se queja Darío Rojas. Hablando del Proyecto Pesquero Amazónico, dicen que fue un botín. "No se la llevaron porque no pudieron ponerle ruedas", sonríe Aníbal.

Visitando la planta montada por la Misión Británica comprobamos que ha sido despojada de toda la implementación que alguna vez tuvo y que de ella ya no queda nada. Los frigoríficos sirven como oficinas y alrededor todo es destrucción. Hasta los ahumadores asan de vez en cuando unos chorizos, que no eran la intensión.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Bolivia
An√°lisis
Actualidad