La nueva era de la inmunización
Edición "dat0s 236"
Por: Natalia Pasternak tomado de Veja Insight
Marzo 2021
Fotografia: Getty Images

Las vacunas son consideradas una de las m√°s efectivas intervenciones en materia de salud p√ļblica junto con los antibi√≥ticos y el saneamiento b√°sico. Cuando no se contaba con ellas dos de cada 10 criaturas mor√≠an por enfermedades infecciosas antes de cumplir 5 a√Īos. Las vacunas incrementaron la expectativa de vida, disminuyeron el sufrimiento, minimizaron el dolor y las secuelas de las enfermedades transmisibles. Fueron esenciales no solamente para la salud humana sino tambi√©n para la medicina veterinaria.

En los √ļltimos 50 a√Īos la gente se acostumbr√≥ a recibir vacunas tanto en su versi√≥n inyectable como en gotitas por la boca. Las vacunas siempre estaban presentes en los puestos de salud p√ļblica de cualquier poblaci√≥n. Pero, una costumbre tan arraigada en el mundo cambi√≥ con la covid-19. Nunca se hab√≠a notado tanto inter√©s por una vacuna. Las personas quieren entender el por qu√©. Por eso se hace tan necesario proporcionar informaci√≥n correcta en medio de las fake news difuminadas por los grupos antisist√©micos que se oponen a la vacunaci√≥n masiva para combatir el coronavirus. Hist√≥ricamente las vacunas se dividen por generaci√≥n de acuerdo a la tecnolog√≠a emplea[1]da para su fabricaci√≥n y son las de primera, segunda y tercera generaci√≥n. Veamos las diferencias entre unas y otras.

Primera generación

Son las vacunas de microorganismos atenuados (debilitados) o inactivados (muertos). Se utiliza todo el agente infeccioso: es necesario cultivarlo en el laboratorio y luego debilitarlo hasta que no pueda causar la enfermedad.

Es una tecnología casi centenaria, son las más comunes en nuestro calendario vacunal. Previenen, enfermedades como el sarampión, la rubéola, las paperas, la gripe y otras. En el caso de la covid-19, un ejemplo de la vacuna inactivada es CoronaVac, del Instituto Butantan.

Segunda generación

Estas vacunas utilizan una parte del microorganismo que es reconocida por el sistema inmunol√≥gico. En general, se usa una prote√≠na o un az√ļcar con la ventaja de que ya no es necesario cultivar el organismo en s√≠. Para fabricar estas "part√≠culas" de microorganismos, se necesitan t√©cnicas de biolog√≠a molecular, capaces de producir y purificar prote√≠nas en cultivos celulares.

Ejemplos de vacunas de subunidades en uso son la hepatitis B y el VPH. Novavax y Medicago est√°n llevando a cabo inmunizaciones contra la covid-19, con este tipo de vacunas.

Tercera generación

Son vacunas genéticas, de ADN y ARN, y vectorizadas, en general adenovirus, pero que pueden utilizar cualquier otro virus benigno como vector. Estas vacunas ya no funcionan con el organismo completo o con piezas. Utilizan información en forma de secuencia genética. En el caso de la covid-19 se presenta en forma de una molécula de ARN, que constituye el genoma del coronavirus (Sars-CoV-2). El desarrollo de estas vacunas usa solo un fragmento del genoma viral, que las células del cuerpo humano leen y usan para producir una proteína típica del virus, que hace que el sistema inmunológico sea inteligente contra él.

Las primeras vacunas de ARN aprobadas para uso humano fueron creadas para combatir la covid-19 por las compa√Ī√≠as farmac√©uticas Pfizer y Moderna. Las vacunas vectorizadas tambi√©n usan una fracci√≥n del ARN del virus, pero se env√≠an dentro del caparaz√≥n de un virus "amigable". En el contexto del coronavirus, esta es la estrategia del modelo AstraZeneca / Oxford y Sputnik V

La tecnolog√≠a de ARN de vacunas no es reciente. Ha sido estudiado durante treinta a√Īos por investigadores pioneros como es el caso de la bioqu√≠mica h√ļngara Katalin Karik√≥. La t√©cnica allana el camino para una nueva era en la historia de las vacunas y las enfermedades infecciosas. Utiliza informaci√≥n gen√©tica y ya no funciona con microorganismos. Este tipo de vacuna puede ser especialmente vers√°til, f√°cil y r√°pida de producir. Puede cambiar la secuencia gen√©tica como alguien que se cambia de ropa y, a un ritmo muy r√°pido; contiene un producto para una nueva versi√≥n de la misma enfermedad.

Con estas vacunas, podremos responder a los nuevos patógenos emergentes. Y seremos mucho menos vulnerables en la próxima pandemia.

 

Natalia Pasternak es microbióloga

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Ciencia & Salud
Vida Sana
Industria & Farmacia