Qué nivel de vacunación se necesita para volver a "la vida normal"
Por: BBC Mundo
Noviembre 2020
Fotografia: BBC

Los anuncios sobre las vacunas contra el coronavirus invitan al optimismo, pero acabar con la pandemia y regresar a la normalidad sigue estando lejos.

Viajar sin restricciones, no usar mascarillas y asistir a eventos masivos son algunas actividades que tardar√°n en volver.

No basta con que se aprueben las vacunas y los pa√≠ses arranquen sus campa√Īas de vacunaci√≥n.

Para hablar de "nueva normalidad", seg√ļn expertos, har√° falta vacunar a una gran mayor√≠a.

Y esto podr√≠a tomar varios meses o incluso a√Īos.

Tampoco está claro qué normalidad viviremos al conseguir una inmunidad colectiva. Dependerá de cuánto dure la protección de las vacunas y de si cortan la transmisión además de evitar que enfermemos.

Cuatro desarrolladores han mostrado hasta ahora sus credenciales: Pfizer/BioNTech (EE.UU.-Alemania), Instituto Gamaleya (Rusia), Moderna (EE.UU.) y la Universidad de Oxford/AstraZeneca (Reino Unido).

Las cuatro vacunas demostraron ser efectivas en la Fase III de ensayos clínicos, pero son resultados preliminares pendientes de aprobación.

Teniendo en cuenta esto y los sacrificios para distribuir dosis en masa, ¬Ņcu√°nta gente har√° falta vacunar para recuperar la vida antes del coronavirus?

Inmunidad global

"Cómo y cuándo volveremos a la normalidad está en la mente de todos", reconoce Andrew Bradley, profesor de medicina molecular de la Clínica Mayo en Estados Unidos.

"Pero es muy seguro que para lograrlo haya que vacunar a cerca del 75% de la población", explica Bradley a BBC Mundo.

Son datos similares a los que maneja la Asociaci√≥n de Vacunolog√≠a en Espa√Īa (AEV), pa√≠s que el 24 de noviembre aprob√≥ su plan de vacunaci√≥n contra la covid-19.

Este arrancará en enero de 2021 y las vacunas serán gratuitas y se administrarán primero a los grupos con mayor riesgo de mortalidad y exposición a la enfermedad.

"Con un 60-70% de vacunación se empieza a controlar al microorganismo y cortar la transmisión", dice a BBC Mundo Amós García Rojas, presidente de la AEV.

Los n√ļmeros tambi√©n coinciden con los porcentajes que la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) estima necesarios para alcanzar la inmunidad de reba√Īo, es decir, una inmunidad colectiva m√≠nima pero necesaria para frenar la enfermedad.

"Dada la alta transmisibilidad del SARS CoV-2, creemos que será necesario inmunizar entre el 60 y 70% de la población. Eso se consigue vacunando de forma segura", dijo en conferencia la doctora Soumya Swaminathan, científica jefa en la OMS.

Con estas cifras, en pa√≠ses como M√©xico habr√≠a que vacunar a 88 millones de personas, en Colombia a 35 millones y en Per√ļ a 22 millones, por ejemplo.

México, que anunciará pronto su plan definitivo de vacunación, tiene preacuerdos cerrados con AstraZeneca y Pfizer para adquirir sus vacunas cuando se aprueben.

Colombia, por otra parte, aseguró tener 20 millones de dosis cerradas el 24 de noviembre.

Y el Ministerio de sanidad peruano se comprometió a pagar más de US$100 millones para adquirir 9,9 millones del compuesto de Pfizer.

Sin embargo, opina Bradley, es vital que los niveles de vacunación se consigan a nivel global.

"Ser√° necesario alcanzar la inmunidad de reba√Īo a una escala global para reducir la incidencia de la enfermedad o erradicarla. Teniendo en cuenta que somos m√°s de siete billones, esto podr√≠a tomar a√Īos", estima el especialista.

"Estamos en una pandemia y no se trata de solo controlar la enfermedad en Reino Unido, Francia o Espa√Īa. Tambi√©n hay que combatirla en √Āfrica y Am√©rica Latina", coincide Garc√≠a Rojas.

"Los pa√≠ses ricos deben ayudar a los de menos recursos. Esto es un problema global, de solidaridad", a√Īade.

Actualmente, varios gobiernos, organizaciones sanitarias, fabricantes, cient√≠ficos y fil√°ntropos contribuyen en el proyecto Covax, dise√Īado para proveer un reparto equitativo y fluido de vacunas y tratamientos en todo el mundo, al margen de los recursos de cada pa√≠s.

Algunos países, explica García Rojas, puede que ya tengan más inmunizados por vía natural y hayan superado la enfermedad.

Sin embargo, opina que la vacuna debe administrarse a todos "independientemente de si se hayan infectado o hayan sido asintom√°ticos o no".

Interrogantes

Aunque existe cierto consenso sobre vacunar a un 70% de la población para recuperar cierta normalidad, otras organizaciones demandan cautela y apuntan a varias interrogantes por despejar.

"Todavía no se conocen al 100% la enfermedad y su inmunidad. Es pronto para decir qué porcentaje se necesita vacunar para disminuir la transmisión", comenta a BBC Mundo el doctor Rodrigo Romero, secretario general de la Asociación Mexicana de Vacunología.

"Tambi√©n depender√° de la efectividad de la vacuna y cu√°nto dure la protecci√≥n en las personas", a√Īade.

A las dudas sobre la protección e inmunidad de las vacunas, se suman los retos logísticos, de distribución y almacenamiento.

Las vacunas de Moderna y Pfizer/BioNtech, por ejemplo, deben conservarse a temperaturas ultrafrías usando tecnologías especiales.

Los expertos opinan que esto será un desafío, especialmente en países con menos recursos o en vías de desarrollo.

"El ritmo de cómo van llegando las vacunas a cada país irá marcando posibles horizontes temporales sobre cuándo volver a la normalidad", dice García Rojas.

"Tambi√©n estamos viendo un considerable n√ļmero de personas que no est√°n seguras sobre si vacunarse o no. Cada campa√Īa de vacunaci√≥n tendr√° que acompa√Īarse de una estrategia de comunicaci√≥n clara. Todo esto suma m√°s tiempo", agrega.

¬ŅNueva o vieja normalidad?

A√ļn consiguiendo inmunizar a suficiente poblaci√≥n, los expertos dudan sobre c√≥mo ser√° la vuelta a la normalidad e incluso si volveremos a tener una vida como la de antes de la pandemia.

Bradley, de la Clínica Mayo, cree "improbable" volver pronto a la misma vida. Argumenta que "muchos negocios cambiarán y los empleados continuarán su trabajo remoto".

"Los restaurantes y bares funcionar√°n con capacidad reducida y los viajes seguir√°n limitados", a√Īade.

García Rojas, por otra parte, dice que hablar de 'nueva normalidad' le provoca "sarpullidos".

"Yo quisiera la normalidad de siempre. Pero hablar de esto en medio de una pandemia es peligroso para la ciudadanía. Puede hacer creer que estamos listos para volver a la rutina de antes", opina.

"Honestamente, espero que después del coronavirus mantengamos muchas costumbres que adquirimos para protegernos. Espero que el lavado de manos frecuente se quede. También las mascarillas; no siempre, pero sí para solidarizarnos y usarla en la calle cuando estamos resfriados", concluye García Rojas.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Ciencia & Salud
Vida Sana
Industria & Farmacia