¬ŅCu√°nta inmunidad de reba√Īo es necesaria?
Por: Donald G. McNeil Jr. / The New York Times
Diciembre 2020
Fotografia: Doug Mills/The New York Times

Seg√ļn los estimados de los cient√≠ficos, para acabar con el coronavirus se necesita que entre 60 y 70 por ciento de la poblaci√≥n adquiera resistencia. Ahora, Anthony Fauci y otros expertos creen que ese n√ļmero puede ser mayor.

¬ŅEn qu√© momento logra un pa√≠s la inmunidad grupal o de reba√Īo? ¬ŅQu√© porcentaje de la poblaci√≥n debe volverse resistente al coronavirus, ya sea mediante la infecci√≥n o la vacunaci√≥n, para que la enfermedad desaparezca y la vida vuelva a la normalidad?

Desde el comienzo de la pandemia, la cifra que mencionaron muchos epidemiólogos fue del 60 al 70 por ciento. La Organización Mundial de la Salud sigue citando ese rango, que suele escucharse durante los debates sobre el curso futuro de la enfermedad.

Aunque es imposible saber con certeza cuál será el límite hasta que lo alcancemos y se detenga la propagación, es importante hacer un buen cálculo, puesto que nos da una idea de cuándo es posible esperar volver a respirar libremente.

Hace poco, un personaje al que millones de estadounidenses acuden en busca de orientaci√≥n, Anthony Fauci, asesor tanto del gobierno de Trump como del entrante de Biden, comenz√≥ a aumentar paulatinamente su estimaci√≥n de la inmunidad de reba√Īo.

Christopher J.L. Murray, director del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington afirmó que hay un estudio que confirma esta idea

realizado por el ejército francés sobre la tripulación del portaaviones Charles de Gaulle, que tuvo un brote a finales de marzo.

El estudio encontró que 1064 de los 1568 marineros a bordo, o cerca del 68 por ciento, habían salido positivos en la prueba del virus.

Sin embargo, el navío regresó al puerto cuando el brote estaba en curso y la tripulación entró en cuarentena, por lo que no se sabía con claridad si el virus había terminado de infectar a los nuevos marineros incluso después de que el 68 por ciento lo hubiera contraído.

Además, los brotes a bordo de los barcos son modelos deficientes para los que están en tierra porque las infecciones se mueven mucho más rápido en los espacios cerrados de un barco que entre la población civil que se mueve libremente, explicó Natalie E. Dean, bioestadística de la Universidad de Florida.

M√°s importante a√ļn, las primeras estimaciones de Wuhan e Italia se revisaron posteriormente y aumentaron, se√Īal√≥ Lipsitch, una vez que los cient√≠ficos chinos se dieron cuenta de que hab√≠an subestimado el n√ļmero de v√≠ctimas de la primera ola. Se necesitaron unos dos meses para saber con certeza que hab√≠a muchas personas asintom√°ticas que tambi√©n hab√≠an transmitido el virus.

Tambi√©n qued√≥ m√°s claro posteriormente que los "eventos de superpropagaci√≥n", en los que un individuo infecta a decenas o incluso cientos de personas, desempe√Īaron un papel importante en la propagaci√≥n de la COVID-19. Tales eventos, en poblaciones "normales", en las que nadie usa m√°scaras y todos asisten a eventos como fiestas, torneos de baloncesto o espect√°culos de Broadway, pueden elevar el n√ļmero de reproducci√≥n a 4, 5 o incluso 6, dijeron los expertos. En consecuencia, esos escenarios exigen una mayor inmunidad colectiva; por ejemplo, con un R0 de 5, m√°s de cuatro de cada cinco personas, o el 80 por ciento, deben ser inmunes para ralentizar el virus.

Por si eso fuera poco, hay un consenso creciente entre los cient√≠ficos de que el propio virus se est√° volviendo m√°s transmisible. Una variante de la "cepa italiana" con la mutaci√≥n conocida como D614G se ha propagado mucho m√°s r√°pido que la variante original de Wuhan. Hace poco, se identific√≥ en el Reino Unido, Sud√°frica y en algunos otros pa√≠ses una mutaci√≥n reciente, conocida como N501Y, que puede hacer que el virus sea a√ļn m√°s infeccioso.

Cuanto más transmisible es un patógeno, más personas deben hacerse inmunes para detenerlo.

Morens y Lipsitch coincidieron con Fauci en que el nivel de inmunidad grupal necesario para detener la COVID-19 podría ser del 85 por ciento o más.

"Pero es una suposición", enfatizó Lipsitch.

"Tony est√° adivinando", dijo Morens.

Los Centros para el Control y la Prevenci√≥n de Enfermedades no dan ning√ļn estimado para la inmunidad de reba√Īo; en su sitio web solo dicen que: "los expertos no lo saben".

"Estar√≠amos en aguas muy pantanosas si intent√°ramos decir qu√© nivel de cobertura de vacuna se necesitar√≠a para alcanzarla", dijo. "Deber√≠amos decir que simplemente no lo sabemos. Y no ser√° un n√ļmero mundial o incluso nacional. Depender√° de la comunidad en la que vivas ".

Dean se√Īal√≥ que para detener la transmisi√≥n en una ciudad muy densamente poblada como Nueva York, m√°s personas tendr√≠an que lograr la inmunidad de lo que se requerir√≠a en un lugar menos concurrido, como Montana.

Incluso si Fauci tiene raz√≥n y se necesita un 85 o incluso un 90 por ciento de inmunidad para detener completamente la propagaci√≥n del coronavirus, se√Īal√≥ Lipsitch, "todav√≠a podemos desactivar el virus antes de eso".

A√Īadi√≥: "No es necesario que tengamos una transmisi√≥n cero para llegar a una sociedad adecuada. Tenemos muchas enfermedades, como la gripe, que se transmiten todo el tiempo, y no cerramos todo por eso. Si pudi√©ramos vacunar a casi todas las personas que corren mayor riesgo de padecer enfermedades graves, entonces esta se convertir√≠a en una enfermedad menos grave".

 

 

Donald G. McNeil Jr. es un reportero de ciencia que cubre las epidemias y enfermedades que aquejan a las personas en pobreza. Se unió a The New York Times en 1976 y ha reportado desde sesenta países.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Ciencia & Salud
Vida Sana
Industria & Farmacia