El Banco Central Europeo apunta a una desaceleraci贸n m谩s profunda
Edición "dat0s 225"
Septiembre 2019

Las actas de la 煤ltima reuni贸n del BCE, del pasado 25 de julio reflejan la preocupaci贸n del Consejo de Gobierno ante una desaceleraci贸n m谩s grave de lo previsto para el pr贸ximo trimestre derivada de las tensiones comerciales. Por ello, hubo consenso entre los banqueros europeos para lanzar el paquete de medidas de est铆mulo econ贸mico (recorte de tipos, rebaja de la orientaci贸n de tipos y compra de activos) del golpe. A pesar de que la instituci贸n ha encargado la preparaci贸n de un sistema escalonado sobre los tipos de dep贸sito para los bancos, varios consejeros se opusieron al considerar que se podr铆an dar consecuencias no deseadas de ese cambio de pol铆tica.

Dicho sistema de tramos supondr铆a que de los 1,8 billones de exceso de liquidez que la banca tiene aparcado en la instituci贸n monetaria, solo estar铆an 'tasados' con el -0,4% en el que actualmente est谩 fijada la facilidad de dep贸sito una parte o tramo, en lugar de la totalidad actual. Para septiembre se espera que el BCE saque a relucir toda su artiller铆a ante la desaceleraci贸n econ贸mica que est谩 comenzando a asolar a la econom铆a europea. En la 煤ltima reuni贸n de julio se puso encima de la mesa flexibilizar el objetivo de inflaci贸n, bajar tipos inter茅s, modificar la orientaci贸n sobre los tipos de inter茅s -guidance- y tomar medidas para los bancos para mitigar las tasas negativas en la facilidad de dep贸sito. Las actas publicadas hoy apuntan a que hay un amplio acuerdo para aprobarlas, salvo la ayuda a la banca. Pero lo m谩s relevante es que el Consejo de Gobierno las quiere lanzar a la vez.

"Se expres贸 la opini贸n de que las diversas opciones deber铆an considerarse como un paquete, es decir, una combinaci贸n de instrumentos complementarios y con sinergias significativas. La experiencia ha demostrado que un paquete -como la combinaci贸n de recortes de tipos y compras de activos- era m谩s eficaz que una secuencia de acciones selectivas", reza en el documento. El Consejo de Gobierno no debati贸 una fecha concreta para dar luz verde a una o todas las medidas, pero el mercado descuenta una bajada de tipos en septiembre, que vendr铆a acompa帽ada del anuncio -y sus detalles- del relanzamiento del programa de compra de deuda. Pero s铆 mostr贸 una enorme preocupaci贸n por los datos entrantes de la econom铆a con "un crecimiento algo m谩s d茅bil en el segundo y tercer trimestre de este a帽o".

"El debilitamiento del crecimiento mundial y la d茅bil din谩mica del comercio internacional influyeron en las perspectivas de la zona del euro, mientras que la prolongada presencia de incertidumbres continu贸 atenuando el sentimiento empresarial, especialmente en el sector manufacturero", subrayan las actas. "Los riesgos de recesi贸n se han hecho m谩s omnipresentes y su persistencia podr铆a requerir en 煤ltima instancia una revisi贸n del escenario de crecimiento de referencia", a帽adi贸 el BCE. Con una ralentizaci贸n m谩s prolongada, tambi茅n exist铆a el riesgo de que la debilidad de la industria se extienda a los servicios, ya que la industria manufacturera tiende a ser uno de los principales indicadores. Y advierte que "la insistencia de los riesgos podr铆a obligar a una revisi贸n a la baja del escenario econ贸mico".

No hay consenso para aprobar un sistema que no penalice la liquidez de la banca

Las actas se帽alan que el BCE ha comenzado con los trabajos previos para dise帽ar un sistema escalonado sobre los tipos que se aplican a la facilidad de dep贸sito, actualmente al -0,4%, que sirva para mitigar el efecto negativo en la rentabilidad de la banca. Algunos miembros del Consejo apoyaron esta tesis, pero otros advirtieron sobre las consecuencias no deseadas de ese cambio de pol铆tica, dejando en el aire su aplicaci贸n definitiva. Los bancos pagan actualmente 7.500 millones de euros al a帽o por 1,8 billones de euros de exceso de liquidez que acumulan en el instituto monetario. Un coste que suma al da帽o perverso de intentar obtener rentabilidad prestando dinero con los intereses en m铆nimos hist贸ricos, lo que provoca que la diferencia entre el dinero que prestan con el que captan est谩 plano. La medida supondr铆a que, de los 1,8 billones de exceso de liquidez, s贸lo estar铆an 'tasados' una parte, en lugar de la totalidad actual.

Sobre la reactivaci贸n del programa de compra de activos, el documento insiste en la idea de estudiar las distintas opciones como su tama帽o y la composici贸n de las compras potenciales de nuevos activos netos. De esta manera, el BCE mantiene la puerta abierta a ampliar su balance con la compra de acciones o de cr茅dito bancario. Este extremo potenciar铆a la influencia del banco sobre el mercado. Hasta el momento, el programa de est铆mulos del BCE se ha basado en la compra de bonos soberanos y corporativos en el mercado secundario. El verdadero problema y quebradero de cabeza: d贸nde est谩 la inflaci贸n.

Las actas dejan claro que el verdadero debate y an谩lisis del Consejo se centr贸 en c贸mo el BCE va a levantar las expectativas de inflaci贸n. El economista jefe del BCE, Philip Lane, manifest贸 la necesidad de que la instituci贸n expresara una postura acomodaticia de la pol铆tica monetaria durante un per铆odo prolongado de tiempo, ya que las tasas de inflaci贸n, tanto realizadas como proyectadas, han estado persistentemente por debajo de los niveles de objetivo. Los miembros del Consejo coincidieron ampliamente en la tendencia a la baja en las expectativas de inflaci贸n y adoptaron la decisi贸n hist贸rica de flexibilizar el objetivo del 2% con una aproximaci贸n "sim茅trica". Significa que el BCE se volver铆a m谩s permisivo si los precios rebasan el l铆mite autoimpuesto, mientras en un per铆odo prolongado, no puntual, se mantenga en el objetivo.

"A partir de ahora la inflaci贸n no tendr谩 un tope, se podr铆a desviar hacia arriba o hacia abajo, pero promediando un nivel cercano al 2% en el medio plazo", se explic贸. Lane expuso que "al analizar las perspectivas de inflaci贸n, se subray贸 que, aunque el crecimiento salarial se hab铆a mantenido s贸lido, las medidas de expectativas de inflaci贸n derivadas del mercado y basadas en encuestas hab铆an disminuido". El economista indica que su reflejo en los precios no est谩 teniendo lugar por "una compresi贸n de los m谩rgenes de ganancias". Es decir, las empresas no est谩n trasladando los incrementos en los sueldos al producto final y Lane plantea la cuesti贸n de cu谩nto podr铆a durar y qu茅 significaba. "Las presiones inflacionarias se mantienen apagadas y los indicadores de expectativas disminuyen", se帽alan.

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Econom铆a & Finanzas
Artículos Relacionados:
Negocios
Inversiones
An谩lisis