Argentina: investigación judicial destapa espionaje durante la presidencia de Macri
Por: El País
Julio 2020
Fotografia: El Agora Digital

La Agencia Federal de Inteligencia argentina parece llevar mucho tiempo haciendo trabajos sucios. Pasan los presidentes y siguen los esc√°ndalos. Una investigaci√≥n judicial apunta ahora a los cuatro a√Īos de mandato de Mauricio Macri. Los indicios apuntan a que la AFI macrista espi√≥ ilegalmente a numerosos pol√≠ticos, tanto peronistas como macristas, y a sindicalistas, periodistas y sacerdotes. Pero la causa ya ha sufrido el primer traspi√©: la C√°mara Federal de La Plata apart√≥ el viernes al juez que dirig√≠a el expediente, Federico Villena, por "falta de imparcialidad", y pas√≥ el sumario a otro juez, Juan Pablo Auge.

La recusación de Villena no suscitó demasiada polémica porque el juez había participado en algunos de los hechos sometidos a investigación: fue él quien ordenó, por ejemplo, el espionaje sobre el Instituto Patria de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (un asunto investigado desde hace semanas por el nuevo juez, Juan Pablo Auge) y fue él quien ordenó que se grabaran clandestinamente las conversaciones entre políticos kirchneristas presos y sus abogados, unas conversaciones que luego se filtraron ilegalmente a la prensa.

Macri y sus principales colaboradores en la anterior Administración, como la exministra de Seguridad Patricia Bullrich, afirman que el sumario por espionaje, indirectamente relacionado con otro que se refiere a presuntas presiones sobre jueces por parte de operadores macristas, forma parte de una "venganza" del kirchnerismo y tiene como objetivo final la "impunidad" de la expresidenta y hoy vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, inmersa en numerosas causas por corrupción y encubrimiento.

El ahora apartado juez Villena emitió el pasado martes 22 órdenes de detención contra antiguos espías y policías presuntamente implicados. La espectacularidad de los arrestos, ante las cámaras de televisión, causó asombro en medios jurídicos. También fue allanado el domicilio de Darío Nieto, secretario personal de Mauricio Macri, a quien se le incautó el teléfono. Villena sospechaba que Nieto era quien hacía llegar a Macri los informes sobre los espiados.

Entre las v√≠ctimas de las presuntas operaciones ilegales figuran, adem√°s de numerosos dirigentes peronistas, dos de los pol√≠ticos m√°s relevantes de la √≥rbita macrista: Mar√≠a Eugenia Vidal, exgobernadora de Buenos Aires, y Horacio Rodr√≠guez Larreta, entonces y ahora jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Hace algo m√°s de un a√Īo, cuando empez√≥ a hablarse de la posibilidad de que fuera Vidal la candidata a la presidencia, en lugar de Macri, el espionaje sobre ellos se intensific√≥.

Tambi√©n se espi√≥ a numerosos periodistas. Uno de ellos, Hugo Alconada Mon, el m√°s prestigioso reportero de investigaci√≥n argentino, no tiene dudas sobre los hechos: "El espionaje existi√≥". √Čl mismo lo comprob√≥ al tener acceso al sumario, en calidad de v√≠ctima, y ver las fotograf√≠as de su domicilio en La Plata o los res√ļmenes de los seguimientos en sus trayectos diarios. Los esp√≠as hab√≠an evaluado incluso la posibilidad de colocar un artefacto explosivo ante la puerta de su casa. Alconada ya hab√≠a sufrido amenazas y seguimientos durante el mandato de Cristina Fern√°ndez de Kirchner.

Lo que m√°s sorprende al periodista, para el que se utilizaba el nombre en clave de "Anaconda", es el bajo nivel de los esp√≠as. "Eran aficionados y energ√ļmenos, tipos que crearon entre ellos un grupo de WhatAapp llamado Super Mario Bros y no se molestaron en borrar los mensajes, gente que dej√≥ huellas por todas partes y hac√≠a un trabajo impropio de profesionales".

Ni siquiera el jefe de la AFI era profesional. Macri colocó al frente del espionaje argentino a un amigo desde la juventud, Gustavo Arribas, que trabajaba en el negocio de la compraventa de futbolistas. Arribas y su principal colaboradora, la subdirectora Silvia Majdalani, contaban como máximos ejecutivos con Alan Ruiz (entonces jefe de Operaciones Especiales de la AFI) y Diego Dalmau Pereyra (entonces director de Contrainteligencia). Los ex espías que ya han prestado declaración ante el juez coinciden en afirmar que recibían órdenes directas de Ruiz y Dalmau Pereyra.

El juez federal Juan Pablo Auge asumir√° desde el lunes la causa iniciada por el juez Federico Villena y proseguir√° con la toma de declaraciones.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente