Bolsonaro autoriza dar a los pacientes covid-19 un fármaco sin aval científico que él y Trump apoyan
Por: El País
Mayo 2020

 

La pol√≠tica populista le ha metido un golazo a la ciencia en Brasil. Tras dos meses de enormes presiones a sus ministros de Salud y al gremio de los m√©dicos, el presidente Jair Bolsonaro ha logrado que incluso los pacientes con s√≠ntomas leves de coronavirus puedan ser tratados con cloroquina, un medicamento que la ultraderecha populista presenta como la panacea ante la epidemia pero carece de aval cient√≠fico frente a la covid-19. Adem√°s, tiene efectos secundarios graves. Un protocolo aprobado este mi√©rcoles por el Ministerio de Salud brasile√Īo indica que los pacientes pueden ser tratados con cloroquina si el m√©dico lo recomienda y el enfermo da su consentimiento aunque el protocolo recuerda que no hay ensayos cl√≠nicos que prueben su eficacia para esta enfermedad.

Brasil es ya el tercer pa√≠s del mundo con m√°s casos (m√°s de 270.000) con una curva a√ļn ascendente. Aqu√≠ la polarizaci√≥n se ha trasladado con la crisis sanitaria a las cuarentenas y la cloroquina. Pero luego est√°n los que siguen la ciencia y los que le dan la espalda. Las discrepancias en torno a la cloroquina son uno de los motivos tras las salidas de dos ministros de Salud brasile√Īos en un mes. M√©dicos ambos, se negaron a firmar un protocolo de tratamiento que los ensayos cl√≠nicos serios, incluido uno realizado en un hospital de la ciudad brasile√Īa de Manaos, desaconsejan. Pero Bolsonaro recibi√≥ un aval pol√≠tico impagable el lunes cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunci√≥ que toma hidroxicloroquina como medida preventiva.

Cuando el martes su Gobierno anunci√≥ 1.173 nuevas muertes por covid-19 -el m√°ximo en un d√≠a desde que empez√≥ la crisis sanitaria- Bolsonaro estaba dando una entrevista en directo. Fue all√≠, vestido con una camiseta de f√ļtbol, cuando anunci√≥ que el nuevo protocolo estar√≠a listo en horas. Dej√≥ claro entonces que es un asunto pol√≠tico, uno m√°s de los que ensancha la polarizaci√≥n en Brasil. "Quien es de derechas que tome cloroquina, los de izquierdas, Tuba√≠na (un refresco)", dijo entre risas.

Este medicamento se usa hace d√©cadas contra la malaria y enfermedades reum√°ticas cr√≥nicas, pero tiene graves efectos secundarios. El lunes pasado, la Sociedad Brasile√Īa de Inmunolog√≠a desaconsej√≥ su uso "en vista de que diferentes estudios muestran que no existen beneficios para los pacientes" que lo toman debido a efectos secundarios que pueden implicar la muerte.

Un ensayo cl√≠nico realizado por cient√≠ficos brasile√Īos en Manaos, que sufre el peor brote de Brasil, para evaluar la letalidad y toxicidad de la cloroquina en pacientes graves tuvo que ser interrumpido tras la muerte de varios enfermos. Sus autores concluyen, en el art√≠culo cient√≠fico publicado en el Journal of the American Medical Association a finales de abril, que "no se debe recomendar una dosis m√°s alta de cloroquina para el tratamiento de covid-19 grave". El ensayo se hizo con una dosis alta y una baja. Los investigadores, de la fundaci√≥n de Medicina Tropical doctor Heitor Vieira Dourado de Manaos y otros centros, se vieron sorprendidos por la alta letalidad incluso en enfermos cr√≠ticos.

La dimisi√≥n del ministro el viernes pasado y su sustituci√≥n por su n√ļmero dos, un general, allan√≥ el camino para generalizar el uso de la cloroquina a todos los pacientes de covid-19. El militar Eduardo Pazuello, un experto en log√≠stica, firm√≥ el cambio en su quinto d√≠a al frente de Salud tras fichar a otros nueve uniformados para su equipo.

Algunos m√©dicos han declarado a la prensa en las √ļltimas semanas que han sido presionados por pacientes o por sus familias para ser tratados con esa cloroquina tan alabada por los presidentes de Brasil y Estados Unidos. Algunos estados, municipios y hospitales privados hab√≠an empezado a usarla. La idea ahora es extender su uso al Sistema √önico de Salud, la sanidad p√ļblica. Una m√©dica que pide quedar en el anonimato ha explicado este mi√©rcoles que el cambio ha tenido una "repercusi√≥n cero" este mi√©rcoles por la ma√Īana entre los gestores y pacientes del ambulatorio p√ļblico donde trabaja, en el estado de Cear√°. "Para nosotros no ha cambiado nada todav√≠a".

Bolsonaro elimin√≥ hace semanas un primer obst√°culo al lograr la bendici√≥n, con algunas reticencias, del colegio de m√©dicos. El presidente se present√≥ a mediados de abril en la sede del Consejo Federal de la Medicina, se reuni√≥ con la c√ļpula y poco despu√©s este organismo anunciaba que durante la pandemia ning√ļn m√©dico que utilice la cloroquina o la hidroxicloroquina seg√ļn sus normas "cometer√° una infracci√≥n √©tica". Los efectos secundarios de la cloroquina incluyen problemas card√≠acos, de h√≠gado y oculares.

El protocolo publicado por el Ministerio de Salud brasile√Īo deja a criterio del m√©dico recetar cloroquina o no y detalla las pautas de uso. Tras describir los s√≠ntomas leves, moderados y graves, estipula la dosis y duraci√≥n del tratamiento. Argumenta que a√ļn no hay f√°rmacos con eficacia comprobada ante el coronavirus.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente