Coronavirus: por qué este es el "peor" momento para contener el brote en China
Por: BBC Mundo
Enero 2020
Fotografia: Getty Images

 

Les invito a viajar en el tiempo: por un momento piensen en qué hacían el pasado 20 ó 21 de diciembre y cómo se estaban preparando para la Navidad.

Ahora, imaginen que esas fiestas son la √ļnica oportunidad al a√Īo que tienen para ver a sus familiares, para reunirse y festejar.

Ese es el momento por el que pasan los chinos: este fin de semana comienzan oficialmente las festividades por el A√Īo Nuevo Lunar, pero muchos no podr√°n celebrarlo como querr√≠an.

El brote del coronavirus 2019-nCoV ha empa√Īado su gran fiesta.

"Para evitar contagiarnos o contagiar a otros, hemos cancelado nuestra gran reunión familiar", dice con pesar una joven artista china de Wuhan, la urbe en el centro del país donde se cree que surgió el virus.

La ciudad, de unos 11 millones de habitantes y con conexiones directas con m√ļltiples partes del mundo, fue puesta en una cuarentena de facto el jueves y a ella se sumaron otras localidades en un intento de frenar la propagaci√≥n del virus, que hasta este viernes se hab√≠a cobrado la vida de m√°s de veinte personas y ya lleg√≥ a otros pa√≠ses.

"Realmente parece casi como una ciudad fantasma", dice el jueves la artista en conversación con BBC Mundo desde su casa, de la que ha optado no salir.

Cerrar Wuhan no fue una decisión fácil, reconocieron las autoridades, pero el riesgo de no hacerlo era alto.

Y es que el A√Īo Nuevo Lunar no solo marca la mayor √©poca de celebraci√≥n en la segunda econom√≠a mundial, tambi√©n es el periodo de mayor desplazamiento de personas en China y en el mundo.

La mayor "migración interna"

Si hay una imagen que retrate mejor la fiesta del A√Īo Nuevo chino -o del Festival de la Primavera- es la de las estaciones de ferrocarril repletas de gente cargadas de maletas o simplemente bolsas con ropa o comida para el trayecto, pues, pese a la amplia red ferroviaria, la vasta extensi√≥n del pa√≠s hace que algunos tengan que pasar varios d√≠as de viaje para ver a su familia.

Seg√ļn las previsiones hechas por las autoridades en diciembre, este a√Īo durante el chunyun -como se conoce en mandar√≠n a los 40 d√≠as en torno a la fiesta del A√Īo Nuevo Lunar- se esperaban que se produjeran 3.000 millones de viajes -440 millones en tren-, en lo que se considera la "mayor migraci√≥n humana" del planeta.

Y Wuhan es un punto estrat√©gico de la red ferroviaria: dada su ubicaci√≥n, es un importante n√ļcleo en el que convergen de l√≠neas de alta velocidad que conectan con las principales megal√≥polis del pa√≠s.

Desde la llamada popularmente "olla de China" -por las extremas temperaturas que se alcanzan en verano- se llega en solo cuatro horas a Pekín, unas seis a Shanghái o casi cinco a Hong Kong.

"Mi compa√Īera de piso ha decidido quedarse en Pek√≠n. Ella es de [la provincia de] Hubei y tiene que pasar por Wuhan para llegar a su casa. Hay mucha preocupaci√≥n", le dice a BBC Mundo Laura Zhang, una joven originaria de la regi√≥n sure√Īa de Guangxi que trabaja en la capital china desde hace a√Īos.

En Pek√≠n, no obstante, la situaci√≥n "est√° bien", apunta Zhang. Pero cuenta que las mascarillas, un recurso que de por s√≠ es bastante com√ļn en el pa√≠s, "se han agotado".

Seg√ļn la informaci√≥n de medios oficialistas, 24 casos de este nuevo tipo de coronavirus se han registrado en Pek√≠n, de un total de m√°s de 600, pero ninguna muerte.

El gobierno capitalino ha tomado varias medidas para evitar las aglomeraciones en estas fechas, entre ellas, la suspensión de las populares ferias en templos, una de las principales atracciones en el Festival de la Primavera, los estrenos en cines o el cierre temporal de la Ciudad Prohibida.

La huella del SARS

En medio de esta nueva emergencia, hay un nombre que se repite: SARS.

El síndrome respiratorio agudo y grave (SARS, por sus siglas en inglés) es también de la familia de los coronavirus y mató a 646 personas en China a principios de la década del 2000, 813 a nivel mundial de un total de 8.098 casos confirmados.

Las cr√≥nicas de la √©poca describ√≠an el p√°nico que se apoder√≥ entonces de la capital y los temores en la provincia sure√Īa de Cant√≥n, donde se origin√≥.

Se cree que, como en este nuevo caso de coronavirus, el SARS saltó de un animal a un ser humano en un mercado de animales salvajes.

Inevitablemente, la gente -sobre todo en Pekín y Cantón- se acuerda de aquella epidemia, subrayan varios capitalinos, si bien con los datos conocidos hasta el jueves hay notables diferencias.

Entre ellas, la tasa de mortalidad del 2019-nCoV, de acuerdo con los casos registrados, muy inferior a la del SARS (alrededor del 3%, comparado con el 10%).

La actitud de las autoridades también parece estar siendo diferente.

A principios de siglo, la OMS lanz√≥ graves cr√≠ticas al gobierno chino por la falta de transparencia -tardaron varios meses en reconocer p√ļblicamente la gravedad del problema y colaborar con otros pa√≠ses-, pero en esta ocasi√≥n el organismo ha alabado su respuesta.

Es por las medidas tomadas por Pek√≠n y el bajo n√ļmero de casos registrados fuera de las fronteras chinas por lo que la OMS descart√≥ el jueves declarar al virus de Wuhan como una "emergencia internacional".

"Pero a√ļn podr√≠a convertirse en una", advirtieron los expertos.

Entre otras cosas, subrayaron el todavía gran desconocimiento sobre el origen del virus, su velocidad de transmisión, su estructura o incluso su nivel de peligrosidad.

Los medios oficiales de China, controlados por el gobierno, muestran en su cobertura dos caras de la gravedad: por un lado, están aquellos que tienen en portada información actualizada casi en directo; pero, por el otro, está el ejemplo del principal informativo de la noche del jueves, que colocó la situación en el país por el virus en quinto lugar en importancia.

En la prensa más independiente, como es habitual, se encuentran algunas de las voces más críticas.

Guan Yi, un virólogo que ayudó a identificar el coronavirus que causó el SARS, mostró su preocupación al prestigioso portal Caixin: "Nunca he sentido miedo. Esta vez, tengo miedo".

Guan viajó a Wuhan con la esperanza de encontrarse la ciudad "en pie de guerra", pero pese a las duras declaraciones del gobierno central, no fue lo que se encontró, recogió Caixin.

"No creo que el gobierno local haya hecho lo que deber√≠a. Ni siquiera ha estado repartiendo gu√≠as de cuarentena a las personas que abandonaban la ciudad", se√Īal√≥.

El virólogo, que dirige el Laboratorio Estatal de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Hong Kong, expresó su temor a que la propagación de este virus sea más de 10 veces superior a la del SARS y que la "cuarentena" anunciada el jueves sea una medida ineficaz.

Seg√ļn el experto, la ventana para controlar la propagaci√≥n antes del Nuevo A√Īo Lunar ya se cerr√≥, pues consider√≥ que algunas personas que ya han viajado pueden ser portadores y llevar el virus a todas partes del pa√≠s.

De hecho, los primeros desplazamientos por estas festividades comenzaron el pasado fin de semana y se cree que cientos de miles de personas dejaron Wuhan antes de que la metrópolis cerrara sus puertas.

¬ŅHasta cu√°ndo?

Mientras tanto, entre los que se quedaron en esta ciudad pesa cierta incertidumbre.

"No tenía planes de viajar durante el Festival de la Primavera (...). Espero viajar después del festival, pero ahora no sé si podré hacerlo", cuenta la artista de Wuhan, que prefiere mantenerse en el anonimato.

"No se sabe mucho, pero lo entiendo, es el primer d√≠a [del cierre]", a√Īade.

La joven critica la cantidad de noticias que le llegan por Wechat -un híbrido entre el WhatsApp y el Facebook occidentales- y asegura que le ponen nerviosa por no saber si "son reales o falsas", pero se muestra optimista con el desenlace de la situación.

"Pasé el SARS en Pekín, así que imagino que esto estará bajo control pronto".

Cronología del virus

  • 31 diciembre: China alerta a la OMS sobre un brote de casos similares a la neumon√≠a en Wuhan.
  • 1 enero: El mercado de animales/pescado donde se cree que se origin√≥ el brote es cerrado.
  • 9 enero: La OMS informa que la infecci√≥n es causada por un nuevo tipo de coronavirus.
  • 11 enero: Se confirma la primera muerte.
  • 13 enero: El virus sobrepasa las fronteras chinas, con un caso en observaci√≥n en Tailandia.
  • 16 enero: Se confirma un caso en Jap√≥n.
  • 17 enero: Segunda muerte, en Wuhan.
  • 20 enero: Los casos se triplican hasta m√°s de 200, se extiende a Pek√≠n, Shenzhen y Shangh√°i; se confirma la tercera muerte; las autoridades confirman la transmisi√≥n de humano a humano.
  • 21 enero: El gobierno estadounidense anuncia el primer caso en Norteam√©rica, un hombre que visit√≥ Wuhan.
  • 23 enero: Los casos superan los 600; se confirman m√°s de 20 muertes, todas en China. En total, se registran casos en EE.UU., Tailandia, Singapur, Vietnam, Corea del Sur y Jap√≥n.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente