Dilma Rousseff, la "dama de hierro" brasile√Īa
Por: AFP
Octubre 2014

Torturada durante la dictadura, la presidenta de Brasil,¬†Dilma Rousseff, de 66 a√Īos, ha confirmado su fama de dura en una disputada campa√Īa electoral que culmin√≥ el domingo con su victoria para un segundo mandato.

"La vida lo que pide de nosotros es coraje", dijo el 1 de enero de 2011, cuando se convirtió en la primera mujer presidenta de Brasil y recibió la banda presidencial de su padrino político, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010).

Rousseff, candidata del Partido de los Trabajadores (PT), gan√≥ la segunda vuelta de las elecciones con un 51,48% de los votos, frente al 48,52% de su adversario, el socialdem√≥crata Aecio Neves, seg√ļn el escrutinio de m√°s del 98% de los votos.

Durante una dur√≠sima campa√Īa, no dud√≥ en atacar a su adversario, acus√°ndolo de querer gobernar para los ricos o de ser nepotista e insinuando que es agresivo con las mujeres y conduce ebrio o drogado. La presidenta fue acusada, por su lado, de "incompetente" y "mentirosa" por Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasile√Īa (PSDB, centro), as√≠ como de ser "connivente" con los esc√°ndalos de corrupci√≥n en la estatal Petrobras vinculados a su Partido de los Trabajadores (izquierda), que la presidenta ha prometido investigar "piedra por piedra".

Mano dura

De voz firme y ronca y pocas sonrisas en p√ļblico, Rousseff tiene fama de ser una 'dama de hierro' que no duda en corregir a sus ministros en p√ļblico y conoce hasta el m√°s t√©cnico detalle de sus programas. Nada que ver con el carism√°tico Lula, que la llev√≥ al poder, el popular mandatario que hac√≠a re√≠r a la platea con sus ocurrencias y despertaba la veneraci√≥n de una estrella de rock.

Rousseff raramente muestra su cara más íntima y personal: una ávida lectora y admiradora del arte que no consigue dormir sin un libro, seguidora de series televisivas como 'Juego de tronos', supersticiosa, y que no duda en escaparse de incógnito en moto o a pie.

"De las mujeres en el poder siempre dicen que son duras, gerentes. Dilma es una persona con un gran sentido del humor, divertida, extremadamente solidaria y generosa", cuenta a la AFP Ieda Akselrud de Seixas, de 67 a√Īos, que fue encarcelada con Rousseff durante la dictadura. De Seixas, que a los 22 a√Īos cumpli√≥ c√°rcel con una hermana y la madre, y que perdi√≥ a su padre bajo tortura, asegura que la presidenta fue una excelente compa√Īera que la defendi√≥ en los momentos m√°s duros.

"En mi vida, me he enfrentado a situaciones del m√°s alto grado de dificultad, agresiones que llegaron al l√≠mite f√≠sico, y nada me sac√≥ de mi rumbo, de mis compromisos, ni del camino que trac√© para m√≠ misma", declar√≥ Rousseff en junio, tras ser insultada en el estadio de Sao Paulo, en la inauguraci√≥n del Mundial de F√ļtbol.

Dilma Vana Rousseff naci√≥ el 14 de diciembre de 1947 en Belo Horizonte (sureste), en una familia de clase media, hija del inmigrante b√ļlgaro Pedro Rousseff, que la inici√≥ de joven en la lectura de los cl√°sicos, y la profesora Dilma Jane da Silva. Form√≥ parte de dos organizaciones armadas clandestinas de oposici√≥n a la dictadura (1964-85).¬†Estela, Vanda o Luiza eran sus alias como guerrillera.¬†A los 22 a√Īos fue torturada y pas√≥ casi tres a√Īos en la c√°rcel. El juez del tribunal militar la llam√≥ "papisa de la subversi√≥n", revela el periodista Ricardo Amaral en una biograf√≠a de la mandataria. ¬†El libro desvel√≥ una fotograf√≠a in√©dita: una desafiante Rousseff a los 22 a√Īos, frente a sus jueces militares, tan joven y a la vez tan fuerte.

Formada en econom√≠a, Rousseff tiene una hija, Paula, y un nieto de cuatro a√Īos. La presidenta se divorci√≥ de Carlos de Ara√ļjo, su segundo marido y padre de su hija, despu√©s de 30 a√Īos de una relaci√≥n que sobrevivi√≥ a la prisi√≥n de ambos en la dictadura.

De la mano de Lula

Con Ara√ļjo, la presidenta particip√≥ de la fundaci√≥n del Partido Laborista Brasile√Īo (PDT, del legendario caudillo Leonel Brizola), creado en 1979, aunque en el a√Īo 2000 se sum√≥ al PT de Lula.

Lula la integr√≥ a su gobierno cuando empez√≥ su primer mandato en 2003. As√≠ describe el exmandatario su primer encuentro: "Apareci√≥ una compa√Īera con un ordenadorcito en las manos. Comenzamos a discutir y percib√≠ que hab√≠a algo diferente en ella. Entonces, pens√©: 'Creo que ya encontr√© a mi ministra de Energ√≠a'".

El escándalo por la compra de votos a políticos aliados del PT pulverizó a la dirigencia del partido e impulsó a Rousseff al primer plano del Gobierno. Lula la nombró ministra jefe de Gabinete.

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente