El avance de la pandemia obliga a dar marcha atrás a países que volvían a abrirse
Por: El País
Junio 2020
Fotografia: laregion.es

Mientras una parte del mundo lidia con la aceleración de la pandemia, otra, que ya creía controlado el virus, se enfrenta ahora a nuevos brotes y al temor a una segunda oleada que obligaría a volver a imponer restricciones o, incluso, a tener que confinar de nuevo a parte de su población. Alemania ha vuelto a cerrar colegios, bares, museos y gimnasios en un territorio donde viven 640.000 personas para luchar contra un brote con más de 1.500 afectados en una gran empresa cárnica. Portugal también ha dado marcha atrás al desconfinamiento en Lisboa y ha vuelto a limitar las reuniones de personas y los horarios comerciales. Israel ha impuesto nuevos confinamientos en zonas con fuertes rebrotes.

La pandemia de coronavirus se está acelerando. El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, lleva unos días repitiendo que los países no pueden confiarse: "Estamos en una fase nueva y peligrosa". Casi la mitad de los nuevos casos proceden del continente americano, pero las cifras del sur de Asia y de Oriente Próximo también son preocupantes. Más de dos tercios de los fallecimientos recientes han ocurrido en América. Estados Unidos lleva ya 120.000 muertos. Brasil, 50.000. México ha rebasado los 22.000.

La OMS alert√≥ sobre el avance imparable del virus la semana pasada, cuando se alcanzaron los 150.000 casos diarios por primera vez. Pero la situaci√≥n no ha hecho m√°s que empeorar. El domingo subieron hasta los 183.000, la cifra m√°s alta desde el inicio de la epidemia. Para ilustrar el ritmo que est√° tomando el coronavirus, el jefe de la OMS emple√≥ el lunes una comparaci√≥n muy gr√°fica: en el mundo se han registrado hasta ahora casi nueve millones de casos. Al primer mill√≥n se lleg√≥ despu√©s de tres meses de epidemia. El √ļltimo mill√≥n se ha contabilizado solo en los √ļltimos ocho d√≠as. Ghebreyesus empez√≥ su comparecencia muy serio: "Parece que todos los d√≠as llegamos a un nuevo y sombr√≠o r√©cord".

Mientras algunos territorios están en lo más alto de la primera ola, con drásticos incrementos en la transmisión, en otros preocupan los brotes o la llegada de segundas oleadas. Se trata de Estados que creían haber superado lo peor de la epidemia, que confinaron a su población y poco a poco están tratando de recuperar cierta normalidad abriendo sus economías.

El epidemi√≥logo Antoni Trilla no cree que pueda hablarse de segunda oleada en casi ning√ļn pa√≠s, y, menos a√ļn, en Estados europeos como Alemania o Portugal. "Todav√≠a no hemos salido de la primera", asegura. Entre una oleada y la siguiente deber√≠a haber "un periodo de descanso, de paz o de tregua", a√Īade. No est√° establecido de cu√°nto tiempo, pero deber√≠a ser relativamente largo y con la situaci√≥n muy estable, con bajas incidencias. En el momento en que, tras ese descanso, el n√ļmero de casos aumentara de forma desproporcionada, con transmisi√≥n aut√≥ctona, y se perdiera la pista a las cadenas de transmisi√≥n, s√≠ podr√≠a hablarse de segunda ola, explica el investigador de ISGlobal y jefe de Medicina Preventiva del Cl√≠nic de Barcelona.

Ante un aumento puntual de casos durante ese periodo valle, "un ac√ļmulo relativamente peque√Īo m√°s o menos localizado", estar√≠amos hablando de un brote. El concepto de rebrote no se usa en epidemiolog√≠a, a√Īade Trilla, pero podr√≠a entenderse como la aparici√≥n de un grupo de casos donde ya hubo uno anteriormente. "Hay que recordar que sigue habiendo transmisi√≥n del virus y seguir√° habiendo brotes", alerta. "Esto no se ha acabado y tenemos que ir con mucho cuidado".

Ante un aumento puntual de casos durante ese periodo valle, "un ac√ļmulo relativamente peque√Īo m√°s o menos localizado", estar√≠amos hablando de un brote. El concepto de rebrote no se usa en epidemiolog√≠a, a√Īade Trilla, pero podr√≠a entenderse como la aparici√≥n de un grupo de casos donde ya hubo uno anteriormente. "Hay que recordar que sigue habiendo transmisi√≥n del virus y seguir√° habiendo brotes", alerta. "Esto no se ha acabado y tenemos que ir con mucho cuidado". Pone el ejemplo de pa√≠ses que se pusieron como modelo al principio, como Corea del Sur, Taiw√°n, Singapur, Islandia o Alemania, que ahora se enfrenta a un brote de 1.500 casos y ha tenido que poner en cuarentena un barrio entero. "Se interpret√≥ que lo hab√≠an hecho tan bien que se lo hab√≠an quitado de encima, y no es as√≠. Lo han hecho muy bien, pero les puede volver a tocar".

La situaci√≥n en Estados Unidos y Am√©rica Latina es de una "preocupaci√≥n extrema", asegura Trilla, no solo porque est√°n sumando casos a decenas de miles cada d√≠a sino tambi√©n porque pronto entrar√° el invierno austral, una "receta perfecta" con "m√°s virus circulando, m√°s fr√≠o, la gente qued√°ndose en casa y menos posibilidades de que se den las condiciones de temperatura, humedad y sol que ayudan a ralentizar la transmisi√≥n del virus". Con el problema a√Īadido de que llega tras una primera andanada muy fuerte, sin descanso, con el virus circulando y, en algunos pa√≠ses, "muy descontrolado".

La epidemia en Asia

Corea del Sur, uno de los pa√≠ses que m√°s eficazmente consigui√≥ salir de la primera embestida del virus en su territorio, ha admitido que est√° luchando contra una segunda ola de infecciones que se inici√≥ en la capital, Se√ļl, durante un fin de semana de mayo en el que se reabrieron muchos establecimientos de ocio. Este lunes el pa√≠s, que hasta ahora manten√≠a que el aumento de infecciones se deb√≠a a que la primera ola a√ļn no hab√≠a pasado, reconoci√≥ por primera vez que est√° inmersa en una segunda oleada de contagios, tanto importados como de transmisi√≥n local.

Los expertos también dan por hecho que Irán vive una segunda oleada del virus, que ha golpeado al país justo cuando sus habitantes empezaban a relajarse. Este segundo ataque es igual de virulento que el primero, o más. Las autoridades del país aseguran que ahora hacen más pruebas que en marzo, y que eso explica el aumento de casos. Las cifras más recientes muestran que se registran casi 3.000 positivos nuevos al día, más que a finales de marzo. Este martes Irán ha confirmado 121 víctimas mortales más en solo 24 horas, y ya se acerca a los 10.000 fallecidos.

El retroceso en la contención de la pandemia se acrecienta en Israel en medio del temor a una segunda oleada, informa Juan Carlos Sanz. El Gobierno ha anunciado que va a aprobar este martes la implantación de zonas restringidas en varios puntos del país donde los contagios se han disparado. La Autoridad Palestina ya ha establecido confinamientos parciales en áreas como Hebrón al duplicarse los casos positivos en apenas dos semanas tras la desescalada.

Australia ha vuelto a recomendar el confinamiento a cerca de un mill√≥n de personas que viven en el Estado de Victoria y est√° estudiando si hace obligatorio estar en casa despu√©s de detectar un repunte en los casos. Los brotes se originaron en reuniones familiares y fiestas de cumplea√Īos y afectan a la segunda ciudad m√°s poblada, Melbourne.

Alemania impone restricciones a 640.000 personas

Tampoco Europa se libra. El brote con m√°s de 1.500 afectados en una gran empresa c√°rnica del norte de Alemania ha obligado a volver a imponer medidas restrictivas a una zona en la que viven 640.000 personas, informa Ana Carbajosa. No es una vuelta al confinamiento pero s√≠ implica cierre de lugares p√ļblicos y la limitaci√≥n del contacto entre personas. Las nuevas restricciones, anunciadas por el jefe del Gobierno regional, Armin Laschet, se aplican a todo el distrito de G√ľtersloh, donde viven unas 360.000 personas, e implican el cierre de los bares, museos y gimnasios. Las restricciones, las primeras en el pa√≠s desde que comenzara la desescalada, obligan adem√°s a reducir los contactos entre personas y estar√°n vigentes hasta el 30 de junio. De momento, las autoridades consideran que el brote est√° localizado entre los empleados de la industria c√°rnica T√∂nnies y que no se ha propagado al resto de la poblaci√≥n, donde se han registrado un total de 24 contagios.

En Portugal, pa√≠s considerado mod√©lico por c√≥mo consigui√≥ controlar la llegada de la epidemia, tambi√©n est√°n preocupados por el ritmo de nuevos contagios de los √ļltimos d√≠as. El Gobierno ha impuesto desde este martes nuevas restricciones en la regi√≥n metropolitana de Lisboa. El m√°ximo de asistentes a concentraciones pasa de 20 a 10 personas y habr√° multas para quien incumpla la normativa. Los establecimientos comerciales cerrar√°n obligatoriamente a las ocho de la tarde, salvo en el caso de los restaurantes que sirvan cenas.

Con la llamada nueva normalidad reci√©n estrenada, Espa√Īa tambi√©n est√° viviendo algunos brotes en varias comunidades. De los 36 detectados desde mayo, 12 siguen activos, seg√ļn destac√≥ el lunes Fernando Sim√≥n, director del Centro de Coordinaci√≥n de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES). Estos nuevos agrupamientos de casos no preocupan a las autoridades sanitarias, que hasta ahora est√°n siendo capaces de identificarlos y controlarlos.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente