¬ŅEstamos ante el comienzo de una nueva Primavera √Ārabe en Medio Oriente?
Por: BBC Mundo
Octubre 2019
Fotografia: EPA

Mientras los √ļltimos resquicios del verano se van de Medio Oriente, ¬Ņse adentra la regi√≥n en una nueva Primavera √Ārabe?

En Irak, a algunos manifestantes los han matado a balazos en las calles. En L√≠bano, los manifestantes paralizaron el pa√≠s y empujaron la renuncia del primer ministro Saad al Hariri. En las √ļltimas semanas, las fuerzas de seguridad de Egipto repelieron los intento de protesta contra el Estado policial del presidente Abdul Fattah al Sisi.

Irak, L√≠bano y Egipto tienen muchas diferencias, pero los manifestantes tienen quejas en com√ļn que son compartidas por millones de personas, especialmente por los j√≥venes del Medio Oriente √°rabe.

Aproximadamente, el 60% de la poblaci√≥n no supera los 30 a√Īos. Una poblaci√≥n joven puede ser un gran activo para los pa√≠ses, pero solo si la econom√≠a, el sistema educativo y las instituciones estatales funcionan y se acomodan a sus necesidades, algo que no sucede salvo algunas excepciones.

Los jóvenes de Líbano, Irak y otros países de la región están frecuentemente consumidos por una frustración que se convierte en rabia con facilidad.

Corrupción rampante

Dos de las mayores quejas son en contra de la corrupción y el desempleo. Una conduce a la otra.

Irak se encuentra entre los países más corruptos del mundo, de acuerdo a varios índices de corrupción mundial. Líbano está algo mejor, pero no por mucho.

La corrupción es un cáncer: devora la ambición y la esperanza de los que se convierten en sus víctimas.

En un sistema corrupto, los perdedores pueden enfadarse mucho y muy r√°pido cuando incluso lo mejores preparados no consiguen empleo y ven c√≥mo peque√Īas camarillas se llenan sus bolsillo.

Cuando instituciones estatales como el gobierno, los tribunales y la policía están implicados, es un síntoma de que el sistema entero está fallando.

Los manifestantes de Irak y Líbano no solo quieren que sus gobiernos renuncien. También desean que todo el sistema de gobernación se reforme o sustituya.

Fuego vivo

Una de las realidades más trágicas de Irak es que la violencia se ha arraigado en la sociedad. Cuando los manifestantes, cantando en contra del desempleo, la corrupción y el gobierno tomaron las calles, no tomó mucho tiempo hasta que se empleara munición contra de ellos.

De momento, las protestas de Irak no cuentan con un líder. Pero el gobierno debe temer que mientras pase el tiempo y las víctimas se acumulen, se puedan organizar mejor.

Los manifestantes han apuntado a los bastiones del poder gubernamental, especialmente a la Zona Verde amurallada en Bagdad, que sol√≠a ‚Äč‚Äčser el centro de la ocupaci√≥n estadounidense. Ahora es el lugar donde se encuentran las oficinas del gobierno y las embajadas, as√≠ como las casas de personas prominentes.

Las marchas comenzaron en Bagdad y ahora se han expandido. En la ciudad sagrada de Kerbala hubo reportes sin confirmar de varios muertos y heridos cuando se disparó contra los manifestantes. Hubo videos en las redes sociales que muestran cómo hombres corren huyendo del fuego.

Desde que las protestas comenzaron, el n√ļmero de v√≠ctimas ha crecido de forma constante.

En Bagdad, algunos informes indican que soldados iraquíes han aparecido con la bandera nacional envuelta sobre sus hombros, en lo que se considera un gesto de solidaridad con los manifestantes.

Pero otros informes también dicen que hombres vistiendo de negro, algunos con máscaras, han abierto el fuego. Una teoría dice que pertenecen a milicias pro iraníes.

Asunto sin terminar

Las protestas comenzaron en Líbano el 17 de octubre después de que el gobierno intentó introducir tasas al tabaco, el petróleo y las llamadas en Whatsapp. Los nuevos impuestos se cancelaron pronto, pero ya era demasiado tarde.

Los manifestantes empezaron con buen humor, pero ahora se están mostrando las tensiones reales del país, con algunos brotes de violencia.

Entonces, ¬Ņse acerca una nueva Primavera √Ārabe? Esto, m√°s que otra cosa, es signo de asuntos sin terminar que se remontan a 2011.

Los levantamientos de ese a√Īo no trajeron la libertad anhelada por las personas que se manifestaron contra los l√≠deres tir√°nicos. Pero las consecuencias de la agitaci√≥n a√ļn se sienten, como las guerras en Siria, Yemen y Libia, y un estado policial mucho m√°s duro en Egipto.

Las reivindicaciones que alimentaron los movimientos en 2011 siguen presentes, y en algunos casos se han profundizado.

El fracaso de los sistemas corruptos para satisfacer las necesidades de una población grande y joven garantiza que la ira y la frustración detrás de las manifestaciones no desaparecerán.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Artículos Relacionados:
Crimen & Drogas
Medio Ambiente