Maduro vetará ley de amnistía de presos políticos
Por: El País
Marzo 2016
Fotografia: AFP

Un nuevo conflicto de poderes se asoma en Venezuela. La Asamblea Nacional, controlada por la oposición, ha aprobado la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, un instrumento que debería liberar a 78 personas presas por motivos políticos. El presidente Nicolás Maduro ha avisado de que vetará el proyecto, mientras que el jefe de la bancada chavista, Héctor Rodríguez, considera que la reforma aprobada "es inaplicable porque viola las leyes venezolanas e internacionales".

La Constituci√≥n faculta al gobernante para rechazar la ley, incorporar las observaciones y devolverla al Parlamento para su posterior aprobaci√≥n, pero tambi√©n le deja una opci√≥n mucho m√°s efectiva: enviarla al Tribunal Supremo de Justicia para que la Sala Constitucional decida si la ley choca o no con lo establecido en el contrato social que rige a todos los venezolanos. Desde 2004, cuando una reforma elev√≥ el n√ļmero de togados del m√°ximo tribunal, el Gobierno no ha perdido una sola decisi√≥n ventilada en esa instancia, de acuerdo con una investigaci√≥n del abogado Antonio Canova y compilada en el libro¬†El TSJ al servicio de la Revoluci√≥n.¬†La ley avivar√° la llama de la pugna entre los poderes p√ļblicos y supondr√° un nuevo asalto del combate que libran el Ejecutivo y el Legislativo desde enero, cuando se renov√≥ el elenco de representantes parlamentarios. La oposici√≥n los ha perdido todos hasta ahora. El chavismo lleva las de ganar no solo por la naturaleza de la Constituci√≥n, sino porque los cinco integrantes de la Sala Constitucional del Supremo, donde se deciden estos recursos, comparten el proyecto pol√≠tico de la autodenominada revoluci√≥n bolivariana.

Desde enero el Parlamento ha tomado decisiones que luego no han podido ejecutarse por las decisiones adoptadas por el Supremo. Ocurri√≥ en las primeras sesiones del a√Īo cuando la directiva, encabezada por¬†Henry Ramos Allup, intent√≥ juramentar a tres diputados del Estado de Amazonas, en el sur de Venezuela, cuya elecci√≥n hab√≠a sido impugnada por el Gobierno. No era un desaf√≠o menor. Con estos tres asamble√≠stas la opositora Mesa de la Unidad Democr√°tica hubiera completado los dos tercios necesarios para legislar con mayor√≠a cualificada. Pero despu√©s de la negativa del m√°ximo tribunal, y ante la perspectiva de convertirse en

un foro de discusión política sin incidencia alguna, optaron por desecharlos. A día de hoy, la provincia carece de representación parlamentaria y está a la espera de la resolución del contencioso. Ocurrió también cuando la oposición intentó revertir el atropellado nombramiento de los nuevos magistrados al final de la legislatura anterior y el propio tribunal, en respuesta a un recurso de interpretación, decidió que la Asamblea Nacional no estaba facultada para "revisar, anular, revocar o dejar sin efecto" la designación de los togados.

Alegría de la oposición

Al margen de ese incierto destino, la aprobaci√≥n ha constituido una alegr√≠a para los familiares de los detenidos que podr√≠an ser beneficiados con esta ley. Lilian Tintori, esposa del celeb√©rrimo preso pol√≠tico Leopoldo L√≥pez, no ocult√≥ su alegr√≠a al ver aprobado el proyecto. "Es el comienzo del rescate de la justicia, la reconciliaci√≥n y la libertad en Venezuela", asegur√≥. En el chavismo tienen una opini√≥n distinta: "La amnist√≠a es un olvido sin reparaci√≥n de las v√≠ctimas", asegur√≥ el diputado Pedro Carre√Īo en el debate previo. El propio Maduro denunci√≥ que se trata de leyes "para amparar terroristas y criminales". Precisamente, la oposici√≥n ha querido salirle al paso a la idea de que la ley amparar√° a los responsables de las 43 muertes ocurridas durante¬†las manifestaciones ocurridas entre febrero y junio de 2014, convocadas por L√≥pez, la exdiputada Mar√≠a Corina Machado y el alcalde del √°rea metropolitana de Caracas, Antonio Ledezma, para demandar el fin anticipado del gobierno de Nicol√°s Maduro, o a quienes hayan cometido delitos graves.

En la exposici√≥n de motivos del proyecto se asegura que la ley amparar√≠a solo a aquellas personas involucradas en delitos cometidos en manifestaciones pol√≠ticas, y alcanzar√≠a tambi√©n a aquellos ciudadanos sentenciados en procesos judiciales ama√Īados. Muchos de los oradores recordaron que la carrera pol√≠tica de Hugo Ch√°vez fue posible en parte porque en 1994 el entonces presidente Rafael Caldera decidi√≥ amnistiarlo junto a sus compa√Īeros de armas. El resto es historia.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente