Mujeres desempleadas recurren a vender sus fotos desnudas en línea
Por: Gillian Friedman / The New York Times
Enero 2021

OnlyFans, una plataforma de redes sociales que permite que sus usuarios vendan fotos explícitas, ha tenido un gran auge durante la pandemia. Pero la competencia en el sitio significa que no todas las personas ganarán mucho dinero.

 

En junio, Savannah Benavidez tuvo que dejar su empleo como encargada de facturaci√≥n en una instituci√≥n sanitaria para cuidar a su hijo de 2 a√Īos luego de que su guarder√≠a cerrara. Como necesitaba dinero para vivir, cre√≥ una cuenta de OnlyFans -una red social en la que los usuarios venden contenido original a suscriptores mensuales- y comenz√≥ a subir fotograf√≠as de ella desnuda o en lencer√≠a.

Benavidez, de 23 a√Īos, ha ganado 64.000 d√≥lares desde julio, lo suficiente no solo para vivir, sino para ayudar a algunos amigos y familiares con la renta y los pagos de sus autos.

"Es m√°s dinero del que jam√°s he ganado en ning√ļn trabajo", dijo. "Tengo tanto dinero que ni s√© c√≥mo gastarlo".

Lexi Eixenberger esperaba una fortuna similar cuando abri√≥ su cuenta de OnlyFans en noviembre. Eixenberger, de 22 a√Īos, empleada en un restaurante en Billings, Montana, ha sido despedida tres veces durante la pandemia y para octubre estaba tan necesitada de dinero que tuvo que dejar sus estudios de asistente odontol√≥gica. Despu√©s de donar plasma y estar en diversos trabajos peculiares, de todos modos no juntaba lo suficiente para vivir, as√≠ que, cuando unos amigos se lo sugirieron, recurri√≥ a OnlyFans. Hasta ahora solo ha ganado 500 d√≥lares.

La popularidad de OnlyFans, fundada en 2016 y con sede en el Reino Unido, ha cobrado auge durante la pandemia. Para diciembre pasado, ten√≠a m√°s de 90 millones de usuarios y m√°s de un mill√≥n de creadores de contenido, un aumento considerable con respecto a los 120.000 en 2019. La compa√Ī√≠a no quiso comentar para este art√≠culo.

Dado que hay millones de estadounidenses desempleados, algunas personas, como Benavidez y Eixenberger, recurren a OnlyFans en busca de un sustento para ellas y sus familias. La pandemia ha sido especialmente desastrosa con las mujeres y madres, pues ha sacado del juego a los sectores de la economía en los que las mujeres dominan: negocios de comercio minorista, restaurantes y atención médica.

"Mucha gente está migrando a OnlyFans por desesperación", dijo Angela Jones, profesora adjunta de Sociología en la Universidad Estatal de Nueva York en Farmingdale. "Son personas a las que les preocupa qué van a comer, les preocupa que no les corten la electricidad, les preocupa que no las echen de su casa".

Pero para cada persona como Benavidez, quien es capaz de usar OnlyFans como su fuente principal de ingresos, hay docenas más, como Eixenberger, que esperan fortuna y terminan con solo unos cientos de dólares y la preocupación de que las fotografías afecten sus posibilidades de conseguir un trabajo en el futuro.

"Ya es un mercado muy saturado", dijo Jones sobre el contenido explícito en línea. "La idea de que la gente simplemente va a abrir una cuenta de OnlyFans y le comenzará a llover dinero es de verdad errónea".

Las creadoras de contenido más exitosas suelen ser modelos, estrellas de la pornografía y celebridades que ya tienen muchos seguidores en las redes sociales. Pueden usar sus plataformas en línea para llevar a sus seguidores a su cuenta de OnlyFans, donde ofrecen contenido exclusivo a los que están dispuestos a pagar una cuota mensual o incluso contenido personalizado a cambio de propinas. OnlyFans se queda con el 20 por ciento de cualquier pago. Algunas creadoras reciben propinas a través de aplicaciones de pago, en cuyo caso no tienen que darle un porcentaje a OnlyFans; Benavidez gana la mayor parte de su dinero de esta manera.

Pero muchas de las creadoras que se han unido a la plataforma debido a cuestiones económicas apremiantes no tienen tantos seguidores en las redes sociales ni ninguna manera de hacer un negocio constante de esto.

Elle Morocco de West Palm Beach, Florida, fue cesada de su empleo como gerente de oficina en julio. Sus cheques de seguro de desempleo no alcanzan para su renta mensual de 1600 dólares, el pago de los servicios y el costo de la comida, así que se unió a OnlyFans en noviembre.

Pero Morocco, de 36 a√Īos, realmente no ten√≠a ninguna presencia en las redes sociales cuando se uni√≥ a la plataforma y ha tenido que ganarse sus suscriptores uno por uno, al publicar fotograf√≠as de ella en Instagram y Twitter, y darle seguimiento a los hombres que ponen me gusta y comentan sus publicaciones, para invitarlos a que se suscriban a OnlyFans. Es m√°s dif√≠cil, requiere m√°s tiempo del que esperaba y no es tan redituable.

"Es un trabajo de tiempo completo además de tu trabajo de tiempo completo de buscar empleo", dijo. "Los admiradores quieren que publiques diario. Es un trajín. Siempre te andas tomando fotografías para publicarlas".

Hasta ahora solo ha ganado 250 dólares en la plataforma, a pesar de que a veces invierte hasta ocho horas al día en crear, publicar y promover su contenido.

A Morocco también le preocupa que su presencia en la plataforma le dificulte que la contraten para empleos tradicionales en el futuro.

"Si quieres un puesto de oficinista, quiz√° no te contraten si se enteran de que est√°s en OnlyFans", dijo. "Tal vez no te quieran si saben que eres una trabajadora sexual".

El trabajo sexual digital a veces da la impresión de que es seguro y privado: los creadores de contenido reciben dinero sin tener que interactuar con los clientes en persona. Pero eso no significa que no haya riesgos.

"Para muchas personas el trabajo sexual en línea es una alternativa más llamativa que salir a la calle o vender servicios sexuales de manera directa", explicó Barb Brents, profesora de Sociología en la Universidad de Nevada, Las Vegas. "Dicho esto, cualquiera que decida entrar en este tipo de negocio debe saber que sí hay riesgos".

El pasado abril, una mec√°nica en Indiana perdi√≥ su empleo en una concesionaria Honda luego de que los gerentes supieron que ten√≠a una cuenta en OnlyFans. Las creadoras pueden ser v√≠ctimas de "doxing", una especie de acoso en l√≠nea en el que los usuarios publican informaci√≥n privada o delicada sobre alguien sin su permiso. En diciembre, The New York Post public√≥ un art√≠culo sobre una param√©dica de la ciudad de Nueva York que complementaba su sueldo con el dinero que ganaba de OnlyFans. La param√©dica cre√≠a que el art√≠culo, que fue publicado sin su consentimiento, da√Īar√≠a su reputaci√≥n y har√≠a que la despidieran de su puesto.

Las creadoras también pueden ser objeto de "capping", una práctica en la que los usuarios toman capturas de pantalla o grabaciones no autorizadas y luego las comparten en otro lugar de internet. Las creadoras de OnlyFans también han recibido amenazas de muerte y violación en las redes sociales.

Las creadoras de contenidos de OnlyFans pueden afrontar no solo consecuencias profesionales sino tambi√©n personales. Eixenberger ha mantenido su cuenta en secreto de su padre, pero sabe que √©l se enterar√° ahora que ella lo ha hecho p√ļblico. "No quiero ser avergonzada o repudiada", dijo.

Otras personas dicen que la experiencia las ha hecho sentir empoderadas. Melany Hall, madre soltera de tres hijos, gana 13,30 dólares la hora como paramédica en el norte de Ohio, apenas lo suficiente para sobrevivir. En diciembre abrió su cuenta de OnlyFans.

"Soy madre de tres hijos. Jam√°s pens√© que alguien pagar√≠a para verme desnuda", dijo Hall, de 27 a√Īos. "Ha aumentado mucho mi autoestima".

Ha ganado unos 700 d√≥lares hasta ahora, no lo suficiente para cambiar su vida, pero s√≠ para que las fiestas de fin de a√Īo fueran especiales.

"Este fue el primer a√Īo en que no tuve que elegir entre la factura de la luz y los regalos de Navidad para mis hijos", dijo. "Este es el primer a√Īo que he sido capaz de hacerlo todo por m√≠ misma".

 

 

Gillian Friedman es una reportera de negocios que cubre bancarrotas, economía y noticias de negocios en general. @gillianreporter

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente