Sinopharm envi√≥ a Per√ļ vacunas VIP y regalos para el Ministerio de Salud
Por: El País
Marzo 2021
Fotografia: MARIANA BAZO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO / Europa Press

Los detalles del esc√°ndalo del Vacunagate en Per√ļ -470 personas inmunizadas desde septiembre por pertenecer a una red de privilegios- siguen en ebullici√≥n. La farmac√©utica Sinopharm ofreci√≥ en agosto enviarle al Gobierno peruano un lote aparte de vacunas en fase experimental III y no se trat√≥ de un pedido del equipo peruano a cargo del ensayo cl√≠nico del producto, seg√ļn revel√≥ el diario La Rep√ļblica. Adem√°s, dos medios reportaron que la empresa china envi√≥ insumos m√©dicos de regalo al Ministerio de Salud por valor de 860.000 d√≥lares. Todo ello mientras el pa√≠s sudamericano negociaba con √©sta y otras farmac√©uticas la compra de vacunas para la poblaci√≥n.

La publicaci√≥n especializada Salud con Lupa inform√≥ que las donaciones de la compa√Ī√≠a estatal china -ventiladores mec√°nicos, dispositivos de ox√≠geno, term√≥metros infrarrojos y miles de equipos de protecci√≥n personal, entre otros- llegaron en tres embarques en septiembre, noviembre y el 15 de enero. La primera semana de diciembre, la entonces ministra de Salud, Pilar Mazzetti, anunci√≥ que hab√≠an llegado a un acuerdo en las negociaciones con Pfizer, pero d√≠as despu√©s se cay√≥. Entre los primeros funcionarios que se vacunaron irregularmente con las dosis que la empresa china envi√≥ por fuera de las destinadas al ensayo cl√≠nico estaban los negociadores de la Canciller√≠a y el Ministerio de Salud para la adquisici√≥n de vacunas.

El 7 de enero, el presidente Francisco Sagasti anunci√≥ la firma con Sinopharm del acuerdo de compra de 38 millones de dosis y el compromiso para enviar el primer mill√≥n de vacunas. Ese embarque lleg√≥ en febrero y ha servido para inmunizar al personal de salud. "El c√≥digo de √©tica de la funci√≥n p√ļblica tiene prohibiciones de obtener ventajas indebidas y de mantener intereses en conflicto; de otra parte, est√° la arista penal: los fiscales pueden interpretar la donaci√≥n como un soborno adelantado", coment√≥ sobre este caso Samuel Rotta, director ejecutivo de Pro√©tica, ONG especializada en la lucha anticorrupci√≥n.

Cuando estall√≥ el esc√°ndalo del Vacunagate, a mediados de febrero, las autoridades peruanas involucradas y el investigador principal del ensayo cl√≠nico, Germ√°n M√°laga, se√Īalaron que el lote adicional de 3.200 dosis -adicionales a las requeridas para los 12.000 voluntarios- lleg√≥ a pedido del equipo de cient√≠ficos de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, a cargo del estudio de fase 3. Sin embargo, seg√ļn los cables diplom√°ticos de la Embajada de Per√ļ en China, una representante de Sinopharm ofreci√≥ al Gobierno enviar viales como donaci√≥n "para uso voluntario del equipo del ensayo cl√≠nico e individuos relacionados".

Tras las consultas con el Ministerio de Salud y Málaga, decidieron que serían 2.000 unidades -la vacuna china requiere dos dosis-. La agente china dijo que enviaría adicionalmente 1.200 más para diplomáticos chinos y empresarios de esa nacionalidad residentes en el país sudamericano. Pero cuando en septiembre llegó el lote de 2.000 unidades, no solo se inmunizaron los miembros del equipo que realizaba el ensayo clínico de fase 3 en la Universidad Cayetano Heredia y en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

El entonces presidente Martín Vizcarra pidió una vacuna para él, su esposa y su hermano, quienes se inocularon en octubre. Los miembros del comité negociador de la compra de vacunas, las entonces ministras de Salud y de Relaciones Exteriores, empleados de la entidad supervisora de los ensayos clínicos, y decenas de empresarios, políticos, autoridades universitarias y familiares de todos los anteriores se beneficiaron de las vacunas VIP.

Seg√ļn el diario La Rep√ļblica, el primero que se vacun√≥ -ajeno al ensayo cl√≠nico- fue Arturo Jarama, el principal negociador de la Canciller√≠a de la compra de viales. Es uno de los ocho trabajadores de ese ministerio bajo investigaci√≥n interna y de la Fiscal√≠a y la Contralor√≠a. Luego de una pesquisa interna, el Ministerio de Salud se comprometi√≥ a enviar a la procuradur√≠a especializada en corrupci√≥n p√ļblica la identidad de 13 funcionarios de la Sanidad que tienen responsabilidad en este caso. La Contralor√≠a indic√≥ este domingo a EL PA√ćS que har√° una investigaci√≥n r√°pida, de unos 30 d√≠as. "Desde el punto de vista administrativo, corresponde a los titulares de las entidades a las que pertenecen esos funcionarios dictar las sanciones", dijo un portavoz. Si encuentra responsabilidad penal o civil, enviar√° la informaci√≥n a la Fiscal√≠a y procuradur√≠as.

√Čtica y ciencia en pandemia

"Las dosis adicionales son absolutamente inusuales en el contexto de un ensayo clínico, y justo eso desata el Vacunagate y es el problema de fondo de esta situación", comenta el médico e investigador Percy Mayta Tristán acerca de las 3.200 dosis 'donadas' por Sinopharm. Como él, decenas de investigadores científicos cuestionan que la farmacéutica enviara dosis extra a las destinadas a los 12.000 voluntarios del estudio.

"Los investigadores no debieron aceptar las dosis adicionales, el comit√© de √©tica no debi√≥ aprobar el protocolo del ensayo cl√≠nico -o su ampliaci√≥n- cuando las incluyeron, y el Instituto Nacional de Salud (INS) no debi√≥ aprobar el ensayo", anota el cient√≠fico. Mayta afirma que una de las lecciones para la comunidad cient√≠fica peruana es que no se debe "aceptar la intromisi√≥n de lo pol√≠tico en el manejo de un ensayo cl√≠nico". El investigador, quien fue durante seis a√Īos editor cient√≠fico de la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud, agrega que "las aprobaciones r√°pidas -de ensayos cl√≠nicos- en contextos de pandemia tienen riesgos porque se pueden escapar algunos detalles. Por ello el proceso de vigilancia y acompa√Īamiento debe ser mucho m√°s cercano".

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente