Am√©rica Latina: pa√≠ses de que gestionan mejor y peor sus fondos p√ļblicos, seg√ļn el BID
Por: BBC Mundo
Octubre 2018
Fotografia: Getty Images

En Am√©rica Latina ha habido un "derroche" del gasto p√ļblico en las √ļltimas dos d√©cadas.

Eso dice un un reciente informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que asegura que los países latinoamericanos han "malgastado" unos US$220.000 millones, equivalente al 4,4% del Producto Interno Bruto (PIB).

"Con esa cantidad de dinero se podría eliminar la pobreza extrema de toda la región", le dice a BBC Mundo Alejandro Izquierdo, economista jefe del organismo.

Para calcular lo que consideran como "despilfarro" estudiaron tres cosas: las compras del Estado (incluyendo desv√≠o de fondos o corrupci√≥n), el salario de los empleados p√ļblicos y los subsidios.

El estudio concluy√≥ que pa√≠ses como Chile, Per√ļ y Guatemala son los que mejor utilizaron sus fondos p√ļblicos, mientras que Argentina, El Salvador y Bolivia, son los que m√°s gastaron.

Este planteamiento tiene fuertes detractores que creen que el gasto social es irrenunciable, aunque tenga una gran costo para el Estado, porque le permite a la gente vivir en condiciones m√°s dignas.

Y si eso provoca déficit, el fisco debería subir los impuestos a los que tienen más dinero.

En esta vieja disyuntiva sobre subir impuestos o recortar gastos, los economistas del BID dicen que el camino para no "hipotecar el futuro" de las arcas fiscales y el crecimiento económico, es focalizar los fondos fiscales, reducir el gasto y evitar los desvíos de fondos.

Esta lista a continuación solo incluye los países de la región que tienen información disponible, por lo que no se incluye a países como Venezuela o Cuba.

Compras p√ļblicas y la corrupci√≥n

Las compras gubernamentales incluyen de todo: compra de computadores para una escuela, la construcción de una carretera, o el suministro de servicios básicos como agua y electricidad.

En la región se gastaron cerca de US$450.000 millones en esta área, pero en muchos casos los precios no fueron competitivos o los mecanismos de asignación de contratos no fueron lo suficientemente transparentes.

"Las adquisiciones constituyen un imán para las ineficiencias en la gestión y para la corrupción", dice el estudio.

Y aunque la investigaci√≥n plantea que "es dif√≠cil medir el costo exacto de la corrupci√≥n debido a su naturaleza oculta", estima que al menos un 17% de las compras p√ļblicas en Am√©rica Latina termina en desv√≠o de fondos, rest√°ndole al Producto Interno Bruto regional un 1,4%.

En esto, el ejemplo m√°s cercano es el caso Odebrecht, relacionado con el pago de sobornos para asegurar contratos p√ļblicos en 14 pa√≠ses de la regi√≥n.

De hecho, "el malgasto de fondos p√ļblicos en sobornos y presupuestos abultados parece ser enorme", llegando a cerca del 26% del costo de los proyectos de construcci√≥n.

Y la mayor√≠a de los pa√≠ses, con la excepci√≥n de Chile, Uruguay y Costa Rica, se sit√ļan en el "extremo alto de la corrupci√≥n".

El salario de los empleados p√ļblicos

En pa√≠ses como El Salvador, Costa Rica, Paraguay, Guatemala, Bolivia y Argentina, el Estado gasta m√°s del 29% del total del gasto p√ļblico en salarios.

El problema, dicen los investigadores, es que esos sueldos no est√°n relacionados con los resultados en el desempe√Īo.

"Uno sospecha es que detr√°s de eso est√°n las negociaciones con los sindicatos", dice Alejandro Izquierdo.

En promedio, el estudio arroj√≥ que casi un 25% de los trabajadores del sector p√ļblico gana m√°s dinero del que recibir√≠a en el sector privado por la misma funci√≥n.

Los subsidios

Seg√ļn el economista, en muchos casos el objetivo inicial de los subsidios es cubrir a los m√°s pobres a trav√©s de programas sociales, el pago de pensiones o de una parte de la cuenta por el servicio el√©ctrico en los hogares.

"El problema es que prácticamente la mitad de estos subsidios llega a personas que no son pobres", lo que provoca un "error de inclusión", dice Izquierdo.

"Terminas favoreciendo proporcionalmente m√°s a los ricos que a los pobres", agrega.

Un ejemplo de este malgasto es Argentina, que aparece como el pa√≠s que m√°s ha malgastado los fondos p√ļblicos de la regi√≥n.

Pero como el tema de los subsidios es tan controvertido, cuando el presidente Mauricio Macri cambió la política, hubo indignación y miles salieron a las calles a protestar.

Argentina es una de las naciones que m√°s aument√≥ el gasto p√ļblico pasando de un 25% del PIB a fines de los a√Īos 90 a un 42% en 2015.

Eso, que es considerado un logro por algunos, es visto por el BID como un error que le ha costado caro al país.

"Hay que reducir las pensiones"

¬ŅGastar m√°s en los viejos o en los ni√Īos? La respuesta del organismo a esta pregunta es bastante clara: los pa√≠ses deber√≠an recortar las jubilaciones.

El argumento es que por cada d√≥lar gastado en un ni√Īo, los gobiernos latinoamericanos "malgastan" US$4 en un jubilado, y eso es fiscalmente insostenible.

El contraargumento es que muchos jubilados en la región reciben pensiones consideradas "indignas" que apenas les permiten comer.

En este punto suele haber un di√°logo de sordos, donde los jubilados protestan porque no les alcanza y los economistas de organismos internacionales prenden todas las luces rojas porque el Estado no puede asumir ese costo sin hipotecar el futuro.

En el caso de Brasil, la situaci√≥n es considerada cr√≠tica: actualmente gasta un 12,5% del PIB en pensiones y salud y -si la tendencia siguiera igual- el pa√≠s terminar√≠a gastando un 50,1% en el a√Īo 2065.

La investigación propone que es más eficiente reasignar el gasto de los países hacia infraestructura y educación (especialmente mejorar las habilidades a nivel escolar y laboral), dado que esas dos cosas pueden elevar las tasas de crecimiento a largo plazo.

Pero al mismo tiempo, reconoce que esa política "puede ser dolorosa", un costo que a muchos les ha tocado vivir en carne propia cada vez que suena la palabra ajuste.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente
Actualidad