El tama√Īo real de la pandemia o por qu√© el mundo necesitar√° nuevas cuarentenas
Por: BBC Mundo
Mayo 2020
Fotografia: David Ramos/Getty Images

Uno de los principales desaf√≠os cient√≠ficos a la hora de combatir el nuevo coronavirus es descubrir el tama√Īo real de la pandemia.

Hoy día, con la dificultad de hacer pruebas masivas, solo nos hacemos una idea de cuántas personas han sido infectadas.

Conocer la verdadera dimensión del problema es fundamental para comprender dónde estamos y qué esperar en un futuro cercano.

Uno de los esfuerzos m√°s robustos para encontrar estas respuestas se est√° haciendo en Espa√Īa, uno de los pa√≠ses m√°s golpeados por el coronavirus y donde un estudio nacional acaba de publicar sus primeros resultados que se√Īalan, seg√ļn los expertos consultados por BBC Brasil, que pr√≥ximas oleadas de contagio y nuevos per√≠odos de cuarentena pueden ser inevitables.

La investigaci√≥n realizada por el Instituto de Salud Carlos III, ligado al gobierno espa√Īol, aplic√≥ pruebas serol√≥gicas r√°pidas a60.983 personas en todo el pa√≠s.

El objetivo era buscar anticuerpos para el coronavirus en muestras de sangre y estimar a partir de eso la proporción de la población que fue contaminada.

Los cient√≠ficos concluyeron que apenas el 5% de los habitantes en Espa√Īa, 2,35 millones de personas, contrajeron el nuevo coronavirus.

Aunque sea bastante gente en t√©rminos absolutos, es una proporci√≥n muy peque√Īa en relaci√≥n al tama√Īo del caos vivido en el pa√≠s, que vio su sistema de salud entrar en colapso y se vio obligado a adoptar a mediados de marzo uno de los confinamientos m√°s r√≠gidos del mundo para contener la propagaci√≥n del virus.

El √≠ndice tambi√©n est√° lejos de ser suficiente para la llamada "inmunidad de grupo" o "efecto reba√Īo", que podr√≠a prevenir naturalmente nuevas oleadas de contagio.

Es más difícil ser contagiado en una situación así, y esa barrera inmune evita que un microorganismo se propague y cause un brote.

"Mucha gente susceptible"

Pero el ejemplo de Espa√Īa, en donde se identific√≥ el primer caso el 31 de enero y, tras poco m√°s de tres meses, solo el 5% de la poblaci√≥n fue contagiada, se√Īala que la inmunidad colectiva dif√≠cilmente se puede obtener de forma natural a corto o medio plazo.

"Todavía hay mucha gente susceptible de contraer el virus. A partir del momento en que la vida vuelva a la normalidad, la posibilidad de tener nuevas epidemias es grande", dice la doctora Ana Freitas Ribeiro, del servicio de epidemiología del Instituto de Infectología Emílio Ribas, en Sao Paulo, Brasil.

La proporci√≥n de personas con anticuerpos en la poblaci√≥n identificada por el estudio espa√Īol no fue uniforme en todo el pa√≠s.

La ciudad aut√≥noma de Ceuta, en la costa norte de √Āfrica, tiene el √≠ndice m√°s bajo, de 1,1%. El m√°s alto fue identificado en la comunidad aut√≥noma de Madrid, donde el 11,3% de los participantes ten√≠a anticuerpos.

Pero incluso la tasa registrada en la regi√≥n de la capital espa√Īola no ser√≠a suficiente, dice Fernando Spilki, presidente de la Sociedad Brasile√Īa de Virolog√≠a.

"Incluso en las regiones más afectadas, todavía hay muy pocas personas con anticuerpos. La inmunización natural no está ocurriendo como debería para conseguir superar la pandemia", dice Spilki.

Se da cuando entre el 60% y el 70% de la población ya tiene anticuerpos contra un virus o bacteria.

Si esto sucede, incluso aquellos que no tienen inmunidad contra esta amenaza se benefician indirectamente, porque est√°n protegidos al estar rodeados de personas inmunes.

El epidemi√≥logo Antonio Augusto Moura da Silva, profesor del departamento de Salud P√ļblica de la Universidad Federal de Maranh√£o (UFMA), en Brasil, afirma que, dadas estas tasas, "todo el mundo va a esperar una segunda ola" de contagios.

"Estamos todavía en la primera y no sabemos cuándo llegará la segunda, pero en algunos países que están saliendo del aislamiento, la epidemia ya comienza a manifestarse nuevamente", dice Silva.

Otra forma de conseguir el efecto reba√Īo ser√≠a con una vacuna. Sin embargo, la mayor√≠a de los expertos afirman que solo estar√° lista a mediados del pr√≥ximo a√Īo, es decir, de 12 a 18 meses despu√©s de que el Sars-Cov-2, como se le llama oficialmente, o nuevo coronavirus se identificara.

"Mientras tanto, vamos a tener que hacer per√≠odos de aislamiento social siempre que nuestros sistemas de salud detecten un aumento del n√ļmero de casos", afirma Ribeiro.

El inmunólogo Renato Astray, investigador del Instituto Butantan, en Sao Paulo, también calcula que nuevas cuarentenas podrían ampliarse a otros países de la región (y del mundo).

"Tan pronto como la gente deje de hacer aislamiento, porque los caos est√©n disminuyendo, tendremos una tasa de infecci√≥n no muy diferente de la de Espa√Īa y, en m√°s o menos d√≠as, tendremos otro brote. Y como ellos, vamos a tener que tomar medidas de aislamiento m√°s veces, no va a parar aqu√≠", dice Astray.

Letalidad

La investigaci√≥n espa√Īola tambi√©n revel√≥ algunas informaciones importantes sobre la pandemia del nuevo coronavirus.

Al estimar el n√ļmero de personas infectadas en Espa√Īa, el estudio permite identifica una tasa de letalidad del virus que sea m√°s pr√≥xima al √≠ndice real.

Ribeiro apunta que esta tasa se estim√≥ en 11.9% en Espa√Īa, donde hasta el momento ha habido m√°s de 27.000 muertes entre los m√°s de230.000 casos confirmados, seg√ļn datos de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos.

Pero la m√©dica dice que la letalidad pasa a ser del 1,1% cuando se compara el n√ļmero de muertes con la estimaci√≥n que ha habido hasta ahora de 2,35 millones de infecciones en el pa√≠s.

Es un √≠ndice mucho m√°s bajo que el anterior, aunque Ribeiro se√Īala que todav√≠a es 10 veces mayor que la del virus de la gripe estacional, de 0,1%.

Junto con el hecho de que el coronavirus es bastante transmisible -se estima que cada persona infectada contamina a otros tres- esto puede generar una cat√°strofe.

"Teniendo en cuenta grandes poblaciones, como los casi 50 millones de habitantes en Espa√Īa, sin ninguna medida para contener el virus el n√ļmero de infecciones aumenta mucho, y el 1% de las muertes significar√≠a la muerte de mucha gente", dice Ribeiro.

Los expertos en el informe afirman que esto hace caer por tierra cualquier reclamo de usar el "efecto reba√Īo" como una estrategia para combatir la pandemia, como lleg√≥ a considerar el gobierno de Reino Unido, por ejemplo.

El coste social de una infección masiva sería enorme, dice Astray.

"Cuando la gente habla de que todo el mundo se infectar√° pronto y nos libraremos del virus de una vez, es preciso ver lo que Espa√Īa ya ha sufrido con un 5%. ¬°Imag√≠nese si llegase al 10% o el 20%! Ser√≠a una situaci√≥n de guerra", dice el inmun√≥logo.

Asintom√°ticos

Silva destaca otros datos bastante importantes se√Īalados por el estudio: cerca de un tercio de los participantes que ten√≠an anticuerpos contra el nuevo coronavirus dijeron que no ten√≠an s√≠ntomas.

"Est√°bamos detr√°s de ese n√ļmero de asintom√°ticos", dice el epidemi√≥logo.

Junto con las personas que dieron positivo y mostraron solo dos síntomas, el grupo pasa a representar el 50% del total de los infectados.

Esto da una mejor idea del tama√Īo del desaf√≠o, que es identificar y aislar a qui√©n fue infectado para romper la cadena de transmisi√≥n del virus y controlar la pandemia.

"La mitad de las personas que tiene covid-19 no lo saben porque no tienen s√≠ntomas o tienen un s√≠ntoma muy leve, como dolor de cabeza o secreci√≥n nasal, por ejemplo, y eso no est√° necesariamente asociado con esta enfermedad. Estas personas contin√ļan circulando y transmitiendo el virus", afirma Silva.

El epidemi√≥logo L√ļcio Botelho, profesor del Departamento de Salud P√ļblica de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC), en Florian√≥polis, Brasil, considera ese √≠ndice "escalofriante".

Especialmente porque apenas el 2,55% de los participantes del estudio dijeron haber sido testados de covid-19 con ex√°menes moleculares, que son las que permiten diagnosticar la enfermedad.

"Sin poder realizar pruebas masivas, no tenemos forma de saber qui√©n transmite el virus o no. Esto significa que el aislamiento es esencial, porque es la √ļnica forma que tenemos hoy d√≠a para impedir que eso suceda", dice Botelho.

Preguntas abiertas

Finalmente, el estudio espa√Īol apunta que, entre quienes hab√≠an hecho una prueba molecular para la covid-19, el 87% ten√≠an anticuerpos contra el Sars-cov-2.

Eso es una buena se√Īal, porque indica que nuestro cuerpo despliega alguna forma de protecci√≥n contra ese nuevo virus.

En la investigación, fueron analizados apenas los anticuerpos conocidos como Igg, que son aquellos creados para que el organismo sea capaz en el futuro de combatir la misma amenaza de forma más eficiente.

El inmunólogo Renato Astray estima que la tasa del 13% que no desarrolló anticuerpos puede haber sido causada por un error de diagnóstico, porque las pruebas rápidas utilizadas en esta fase del estudio dan resultados con un índice de precisión de apenas el 79%.

Astray dice que solo será posible confirmar o refutar esta hipótesis en las próximas etapas de la investigación, cuando se realizará un tipo de prueba de anticuerpos de laboratorio que tengan una mayor precisión, de alrededor del 95%.

También será necesario hacer más investigaciones para comprender si esta respuesta inmunológica es realmente eficiente.

"Tener anticuerpos no significa necesariamente estar protegido, porque ese anticuerpo debe ser de tipo neutralizante para evitar que el virus infecte la célula", dice el inmunólogo.

El virólogo Aguinaldo Pinto, profesor del Departamento de Microbiología, Inmunología y Parasitología de la UFSC, explica que esto no sucede, por ejemplo, con el virus del VIH.

"Una persona que tiene VIH tiene una enorme cantidad de anticuerpos Igg, pero nunca son neutralizantes y el paciente desarrolla sida si no recibe tratamiento", dice Pinto.

Otro aspecto importante es verificar si esa inmunidad es de corto o largo plazo. El virólogo dice que incluso cuando desarrollamos un anticuerpo, no necesariamente permanece para siempre en el cuerpo.

"Esto sucede con las paperas, por ejemplo, que generan una memoria inmune a largo plazo, pero no con el rotavirus, que causa diarrea en ni√Īos. El anticuerpo contra √©l dura un tiempo y luego desaparece. Descubriremos en qu√© caso encaja el coronavirus con el paso del tiempo", dice Pinto.

Tambi√©n ser√° preciso hacer m√°s investigaciones para comprender un aspecto intrigante de los datos presentados hasta ahora por el estudio espa√Īol.

La tasa de anticuerpos var√≠a mucho seg√ļn la edad. Los √≠ndices en ni√Īos de 0 a 9 a√Īos oscilan entre el 1,1% y el 3% y son significativamente menores que los de ancianos, de entre el 5,1% y el 6,9%.

"Se esperaría que la mayoría de los grupos tuvieran la misma producción de anticuerpos", dice Pinto.

Una posible explicaci√≥n es que el sistema inmunol√≥gico de los ni√Īos muy peque√Īos todav√≠a se est√° formando, lo que conducir√≠a a una menor producci√≥n de anticuerpos.

Pero eso tambi√©n deber√≠a verse en los ancianos porque nuestro sistema inmunol√≥gico comienza a deteriorarse a partir de los 60 a√Īos, lo cual perjudica su funcionamiento, dice Astray.

"Los diferentes niveles, ¬Ņse deben a que los ni√Īos estuvieron menos expuestos al virus o a que no desarrollaron anticuerpos? Esa es la pregunta que queda sin resolver".

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente
Actualidad