Hegemonía Mundial | Xi Jinping lidera a China como potencia mundial
Edición "dat0s 235"
Por: Revista dat0s
Enero 2021
Fotografia: Revista dat0s 235

La China ha ido reproduciendo su éxito de penetración con el aval de aliados en zonas consideradas estratégicas y mucho más que gravitantes por su impacto económico.

Sin duda la China Continental es uno de los indiscutibles ganadores de la pandemia desatada en el mundo. La Rep√ļblica Popular de China ha dise√Īado una estrategia geopol√≠tica de penetraci√≥n mundial in√©dita que puede parecerse por su vigor al Plan Marshall dise√Īado por los Estados Unidos despu√©s de la Segunda Guerra Mundial. La conflagraci√≥n b√©lica hab√≠a dejado debilitados los sistemas econ√≥micos y financieros del mundo y EEUU mostrando una espalda poderosa destin√≥ una multimillonaria asistencia en su estrategia hegem√≥nica para controlar el sistema financiero.

Recomponer la econom√≠a despu√©s de una recesi√≥n no es una tarea para nada sencilla, m√°s a√ļn por las enormes diferencias econ√≥micas despu√©s del nuevo coronavirus que ha descargado sobre las espaldas de los estados una enorme responsabilidad que en muchos casos no podr√° asumir. La brecha entre ricos y pobres ha crecido y en ese escenario el papel de la potencia asi√°tica parecer√≠a llegar con soportes para una mayor penetraci√≥n a este lado del mundo.

Nunca antes como ahora la supremacía mundial se está jugando en enormes conglomerados privados que son los que mayor capacidad económica de desplazamiento han desarrollado desde el advenimiento de la tecnología digital. Y no se trata solo del avance irremediable de la tecnología 5G que muchos atribuyen como uno de los principales desencadenantes de la crisis por el control planetario, en la que todo vale incluso una mortal combinación de factores de salubridad. La China tiene dispuestos en varios países del orbe sus tecnologías e infraestructura de construcción de multimillonarios proyectos.

En ese orden de prioridades, los chinos han desarrollado una enorme capacidad de penetración con su estrategia de la Ruta de la Seda que no representa sino un espacio de expansión geopolítico referencial para incidir en el mapa mundial, ya que mientras en el mundo se están produciendo disturbios alentados por la lucha racial -que debió superarse hace décadas para permitir la convivencia pacífica en determinados puntos calientes de la tierra- la China no tiene ese problema que resolver. Tampoco las migraciones que invaden Europa es un tema que les incumba. Están en todo caso compitiendo sin adversarios en el terreno.

Y si bien este no es un espacio para dar cabida a las especulaciones, es inevitable que la China Popular tenga un plan de conquista tanto de comercio como tecnol√≥gica que afianza su poder√≠o econ√≥mico y militar. Este a√Īo el presidente Xi Jinping desde√Ī√≥ la paz mundial al arengar a sus tropas a que est√©n listos para la guerra. El plan del dise√Īo chino no es reciente y tampoco al azar. Se habla que en 2030 ser√° el punto de referencia cuando este verdaderamente preparada para expandir su dominio planetario.

En la √ļltima d√©cada la China ha desplazado a EEUU como el socio comercial n√ļmero uno de Argentina, Chile, Per√ļ, Uruguay y Brasil, y ha ganado terreno en M√©xico y Colombia.

Decenas de miles de millones de d√≥lares de inversi√≥n china se ha destinado a las redes el√©ctricas brasile√Īas, las carreteras argentinas, la red inal√°mbrica mayorista de M√©xico, las terminales portuarias peruanas y con algunos proyectos de infraestructura en Bolivia, una penetraci√≥n que podr√≠a parecerse al per√≠odo de la reconstrucci√≥n de una guerra.

Diplom√°ticamente, varios pa√≠ses se unieron a la iniciativa de la Ruta de la Seda y Pek√≠n cortej√≥ a Panam√°, El Salvador y Rep√ļblica Dominicana para alejarlos de sus relaciones diplom√°ticas con Taiw√°n. Estados Unidos tambi√©n ha marcado el equivalente a varios autogoles que lo est√°n poniendo en condici√≥n de segundo jugador en el escenario mundial. Despu√©s de la diplomacia de suma cero y las t√°cticas comerciales punitivas de Trump, pocos ven a Estados Unidos como un socio estable o confiable. M√°s recientemente, la decisi√≥n del Gobierno de EEUU de retirar los cargos de narcotr√°fico y lavado de dinero contra el exjefe de defensa mexicano, el general Cienfuegos, sugiere que la justicia estadounidense puede ser intimidada o comprada.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente
Actualidad