Jussi Toivanen, responsable por el mejor programa del mundo contra la desinformación
Por: Intercept y Redacción Dat0s
Mayo 2020

El gabinete de la presidenta transitoria Jeanine A√Īez ha debatido en una larga sesi√≥n de gabinete, seg√ļn palabras de sus portavoces, el decreto contra la desinformaci√≥n que le ha costado otro rev√©s a la cadena de reveses que est√° cometiendo uno detr√°s de otro en poco tiempo. Este, sin ser el peor de todos, se√Īala un peligroso camino en la desorientaci√≥n de la actual administraci√≥n tocando una delicada tecla sobre el estado de excepci√≥n impuesto por la cuarentena para combatir y "derrotar" el coronavirus.

Antes que sea tarde el Gobierno corri√≥ la mano y derog√≥ la medida, pudo antes de dar el paso en falso, aprender de otras experiencias lo que vuelve a se√Īalar una ausencia de pol√≠ticas p√ļblicas que este Gobierno no deber√≠a asumir y as√≠ evitarse problemas precisamente por su car√°cter de transitorialidad.

Un estudio reciente patrocinado por una de las fundaciones del billonario George Soros midió el nivel de educación mediática de la población en 35 países europeos sobre la desinformación a la que inducen las redes y algunos medios interesados en sembrar confusión y mentiras. Cuando más alta la nota, mayor la capacidad de la sociedad de identificar fake news. Finlandia ocupó el primer lugar del ranking, ratificando su posición de modelo mundial en esa materia desde que lanzó en 2014 un programa contra la desinformación.

Adem√°s de convocar a la poblaci√≥n para contribuir a la causa, su presidente aquella √©poca, Sauli Niinist√∂, creo un √°rea encargada de varias acciones para ense√Īar a identificar noticias falsas y de apoyo p√ļblico a los periodistas contra campa√Īas difamatorias movidas por grupos interesados en divulgar desinformaci√≥n. El actual responsable por el programa,¬†Jussi Toivanen, jefe de comunicaci√≥n de la primera-ministra Sanna Marin, cuenta su experiencia.

 

Cu√°l es el tama√Īo del estrago de las fake news, como est√° ocurriendo con la diseminaci√≥n de rumores sobre el coronavirus?

Realmente, se est√°n diseminando noticias falsas, desinformaciones y teor√≠as de conspiraci√≥n en relaci√≥n al coronavirus. Son varias fuentes con un objetivo com√ļn: causar confusi√≥n y desconfianza. Son acciones oportunistas de personas y grupos que quieren usar el momento de temor mundial para divulgar sus propios intereses, como m√©todos que prometen curas milagrosas, o peor que eso lucrar llamando la atenci√≥n de un gran n√ļmero de personas. La crisis como la que estamos viviendo a nivel mundial, contribuye a este tipo de actividades en las redes sociales.

¬ŅQu√© hacen los estados para evitar la desinformaci√≥n?

Una de las estrategias de nuestro Gobierno, ha sido resaltar los motivos por los cuales el sistema electoral finland√©s se ha hecho bastante robusto, en una sociedad acostumbrada a desarrollar el esp√≠ritu cr√≠tico. Exaltamos ese argumento en las campa√Īas de publicidad con muy buenos resultados.

¬ŅQu√© tendr√≠a que ense√Īar Finlandia a otros pa√≠ses en el campo de las fake news?

Es difícil comparar las realidades por cuestiones de historia y formación cultural. Las fake news pasaron a ocupar un lugar de interés oficial a partir de 2014. Muchas veces las publicaciones falsas dejan una serie de pistas que son fácilmente reconocidas por quien está habituado a su mecanismo.

¬ŅCu√°l el peso de la educaci√≥n en el programa finland√©s anti-fake news?

La parte educacional comienza el momento en que un ni√Īo aprende a hurgar el iPad. Para los mayores, implementamos entrenamientos y ense√Īarles como la desinformaci√≥n es fabricada y c√≥mo reconocer una fake news. La educaci√≥n y la alfabetizaci√≥n digital son importantes para que las personas no se suban tan f√°cilmente al carro de las mentiras. Hay un conocimiento que puede ser diseminado de forma sencilla sobre qu√© puede estar detr√°s de un mensaje y si hay intereses particulares por detr√°s de las mentiras.

¬ŅCu√°l es la mayor dificultad en combatir el problema?

No se trata de un modelo √ļnico de actuaci√≥n; debe involucrar desde grandes organizaciones del sector de tecnolog√≠a hasta individuos involucrados en la comunicaci√≥n virtual. Las herramientas de las redes sociales son f√°ciles de usar; el acceso es universal y de dif√≠cil control. Por eso, ese campo representa un terreno f√©rtil para quien est√° empe√Īado en limitar la libertad de prensa para imponer su versi√≥n.

¬ŅPodr√≠a citar el caso m√°s emblem√°tico de fake news registrado en Finlandia?

No tuvimos un caso que merezca destaque especial. Los albos de la desinformación son casi siempre los mismos. Los ataques vienen de grupos anti-inmigración alineados a la extrema derecha. Lidiar con ese tipo de actividad y contenerla es básicamente un trabajo diario. Cuando digo "nosotros", incluyo a la sociedad porque como el país entero es afectado necesitamos el compromiso de todos los actores y no solo de los gobernantes.

¬ŅLa justicia tiene el poder de combatir las fake news?

Esos casos caen en la esfera criminal una vez que las acusaciones se convierten en injurias y difamación. Si la justicia decide por la condena la discusión es sobre medios y comunicación y tiene poco impacto en el eje comportamental de quien disemina noticias falsas.

¬ŅGigantes veh√≠culos de informaci√≥n como Facebook est√°n empe√Īados lo suficiente para combatir la diseminaci√≥n de noticias falsas?

Hay un discurso bien elaborado sobre este asunto. Facebook y otras compa√Ī√≠as son √≥ptimos en relaciones p√ļblicas y en realizar presentaciones bonitas en PowerPoint, pero no sabemos se est√°n realmente haciendo lo que divulgan. Ellos tienen de hecho control sobre el contenido de sus plataformas.

¬ŅCu√°l es su opini√≥n al respecto?

Yo no confió en esas empresas. Las herramientas ofrecidas por las redes sociales son usadas contra la sociedad y los individuos. La verdad es que Facebook dispone una plataforma para personas mal intencionadas a afectar las elecciones de un país, por ejemplo. Por eso, esas empresas deben tener una responsabilidad social respecto a la diseminación de fake news, lo que no estamos viendo con claridad.

¬ŅHasta d√≥nde los gobiernos pueden impedir la diseminaci√≥n de fake news, considerando que los mensajes ocurren en el √°mbito personal?

En Finlandia, el papel del Gobierno es reaccionar e informar a la población, además de mantener actualizada la programación escolar en ese sentido. Esa ha sido una buena estrategia porque es preciso estar preparado para uno de los mayores desafíos del futuro que será conseguir diferenciar lo que es real de lo que no es. Ni todos los países tienen esa misma táctica, algunos controlan la información a la que las personas acceden, por ejemplo.

¬ŅLos deepfakes (falsificaciones) son el mayor problema actualmente en las redes sociales?

Si, y la perspectiva no es de las mejores. El acceso a esas herramientas de desvirtuar la realidad ser√° cada vez m√°s f√°cil y barato. Cuanto m√°s dudas tengamos que algo es real o no, m√°s da√Īos podr√°n ser causados a la sociedad. La manipulaci√≥n de im√°genes en la comunicaci√≥n entre individuos; cuando conversamos por video llamada, por ejemplo. En el futuro no vamos a tener certidumbre de que la persona al otro lado exista.

¬ŅSe puede hacer algo al respecto?

Me inclino a pensar que la tecnología está disponible para todos. Va a ser una especie del juego al gato y al ratón. Nosotros tenemos que prepararnos para los ataques de desinformación porque van ser una  realidad en el futuro próximo. Se pensaríamos acertadamente el Caballo de Troya fue el primer caso de manipulación de la información de la historia que hoy no pasa de una fábula, pero durante la Guerra de Troya era una realidad asustadora. Los mecanismos tecnológicos están desarrollándose tan rápido que podemos deparar con una serie de episodios semejantes, pero solo sabremos si se trata de una farsa mucho tiempo después.

Hay diferencias en relación a cómo reaccionan las diferentes generación a las fake news?

Si, cuando se observo ese comportamiento durante las elecciones norteamericanas, se constat√≥ que los mayores con los que m√°s comparten fake news en las redes sociales, por ejemplo. Por eso, aqu√≠ en Finlandia, voluntarios organizan grupos de discusi√≥n en bibliotecas para aproximarse a ese p√ļblico, que est√° en un periodo de aprendizaje de entender que el mundo entero est√° dentro de smartphone.

¬ŅQu√© opina de la t√°ctica de pol√≠ticos como los presidentes Donald Trump y Jair Bolsonaro, que se ufanan en tachar de noticia mentirosa cualquier menci√≥n de la prensa que los incomoda?

Esa estrategia es una forma m√°s de atacar a la democracia e poner en jaque uno de los principales pilares, la libertad de prensa. Lo m√°s importante en toda sociedad es la confianza en las instituciones. Las personas deben confiar en sus gobernantes y en otros √≥rganos representativos, como la justicia. Los medio son el vaso conductor de la democracia. Las personas a√ļn conf√≠an en la prensa, y eso es bueno, pero esa visi√≥n puede cambiar con el tiempo, ya que es el primer enemigo de las fake news. Cuando hay la intensi√≥n de herir a la sociedad, la prensa es el blanco preferido. Ella debe ser desacreditada para que una nueva "verdad" se imponga, incluso si se basa en mentiras.

¬ŅHasta qu√© punto la crisis de credibilidad del periodismo profesional abri√≥ espacio para la diseminaci√≥n de las fake news?

Las empresas de comunicación enfrentan crisis financieras en todo el mundo. Eso afectó la forma como se hace periodismo. Lamentablemente las fake news tendrán espacio a pesar de esa crisis. La confianza en la prensa tradicional es uno de los mejores antídotos contra a diseminación de falsas informaciones.

M√°s all√° de la contaminaci√≥n del ambiente pol√≠tico, ¬Ņcual es el mayor maleficio que la exposici√≥n de las fake news puede causar a largo plazo?

Dejar a las personas paranoicas, sin la sensaci√≥n de poder confiar en las fuentes de informaci√≥n. Es algo que los adeptos de las fake news saben y quieren: dejar a las personas desconfiadas en las fuentes oficiales en relaci√≥n a la verdad. Ese comportamiento puede incidir en la proliferaci√≥n de enfermedades psicol√≥gicas e emocionales en los pr√≥ximos a√Īos. Por eso debemos mantener atencion con relaci√≥n al tema.

 

Publicado en VEJA de 25 de marzo de 2020.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente
Actualidad