¡A mí me mataron a mi hija! Pero las mujeres rompimos el silencio'
Por: Jorge Ramos / The New York Times
Marzo 2020
Fotografia: Sashenka Gutierrez/EPA vía Shutterstock

El gobierno mexicano no ha hecho lo suficiente para frenar el aumento de feminicidios en el pa√≠s. Los agresores, en su mayor√≠a, est√°n libres y no se ve un plan concreto para detener esta tendencia.Mar√≠a de Jes√ļs Jaime Zamudio, conocida como Marichuy, muri√≥ una semana despu√©s de caer de un quinto piso en enero de 2016. Su madre, Yesenia Zamudio, est√° convencida que no fue un accidente ni un intento de suicidio, como sugirieron las autoridades en el momento de la tragedia. Durante los √ļltimos cuatro a√Īos ella ha insistido en que su hija fue asesinada.

En septiembre de 2019, el caso de Marichuy fue reclasificado como feminicidio. Esto la convierte en una de los miles de mujeres que son asesinadas en México por violencia de género. Y no se ha hecho nada para solucionar este lamentable estado de las cosas. Los agresores, en su mayoría, están libres.

"Lo que ahora s√©, por los peritajes y las investigaciones [es que] Mari sufri√≥ violencia de g√©nero, sufri√≥ acoso sexual", me dijo Yesenia en una entrevista. "Cay√≥. Nadie la ayud√≥. Despu√©s la dejan en el olvido, desangr√°ndose". Marichuy, de solo 19 a√Īos, muri√≥ por m√ļltiples fracturas en un hospital de Ciudad de M√©xico por intentar escapar de sus atacantes. Su familia afirma que uno de los profesores de Marichuy y tres compa√Īeros de la universidad la agredieron en su apartamento despu√©s de una noche de fiesta, pero hasta ahora no se han realizado arrestos relacionados con su caso.

Yesenia se dio a conocer recientemente por un video que se hizo viral en las redes sociales. "Y si quemo y rompo y hago un pinche despadre en esta ciudad, ¬Ņcu√°l es su pinche problema?", se le escucha decir. "¬°A m√≠ me mataron a mi hija! [...] ¬°Yo soy una madre que me mataron a mi hija! Y, s√≠, soy una madre empoderada y feminista y estoy que me carga la chingada. Tengo todo el derecho a quemar y a romper. No le voy a pedir permiso a nadie. [...] Porque antes de que asesinaran a mi hija han asesinado a muchas".

Yesenia dio este mensaje durante una protesta en la que muchas mujeres se reunieron frente al lugar donde mataron recientemente a Ingrid Escamilla. El cuerpo de Ingrid, de 25 a√Īos, fue encontrado descuartizado y su pareja fue acusada del brutal crimen. La publicaci√≥n de fotos del cad√°ver ensangrentado de la v√≠ctima ocasion√≥ fuertes cr√≠ticas contra medios de comunicaci√≥n -por explotaci√≥n y revictimizaci√≥n- y contra el gobierno de Ciudad de M√©xico, por la filtraci√≥n de las fotos.

La rabia de Yesenia, tan p√ļblica y digital, es la expresi√≥n de una nueva cultura en M√©xico contra el silencio, contra el machismo. Es una cultura en la que las mujeres exigen un trato igualitario. Pero, primero, es indispensable que no las maten. Y son las mujeres quienes est√°n tomando la iniciativa a fuerza de denuncias y protestas. Este domingo 8 de marzo habr√° una marcha multitudinaria en Ciudad de M√©xico y el lunes se convoc√≥ a una inusual protesta nacional conocida en las redes sociales como #UnD√≠aSinMujeres.

En 2019 se registraron 1010 feminicidios en M√©xico, m√°s del doble de los reportados en 2015. El feminicidio es el asesinato de una mujer por el simple hecho de ser mujer. Pero para clasificar como un feminicidio un crimen, el c√≥digo penal federal de M√©xico requiere que se presente alguna de estas circunstancias: que la v√≠ctima "presente signos de violencia sexual", que hayan existido amenazas, acoso, antecedentes violentos, una relaci√≥n sentimental o de confianza con el agresor, privaci√≥n de libertad o la exposici√≥n de la v√≠ctima en un lugar p√ļblico. El problema es que muchos asesinatos de mujeres al final caen en la categor√≠a general de "homicidios dolosos". Y en M√©xico esa categor√≠a es como una fosa com√ļn: la mayor√≠a de los homicidios no se investigan.

Desde que Andrés Manuel López Obrador es presidente -el primero de diciembre de 2018- y hasta el 31 de enero de 2020, han sido asesinados 40.299 mexicanos y mexicanas. Estás son las cifras más altas desde que se lleva registro de la violencia en el país.

Sin duda, esta violencia y el auge de los feminicidios terminó con la luna de miel de casi 15 meses que tuvo López Obrador y ha creado la primera gran crisis en su gobierno. A veces da la impresión de que AMLO, cuyos niveles de aprobación han caído al punto más bajo desde que llegó al poder, no sabe qué hacer. Y muchos mexicanos se preguntan si tiene la capacidad y un plan concreto para enfrentar el problema más grave que tiene el país: el crimen que abruma desde hace décadas a México.

En 2017 le pregunt√© a L√≥pez Obrador si era feminista. Eludiendo la respuesta, me dijo: "Las mujeres merecen ir al cielo". AMLO mostr√≥ esa misma ambig√ľedad en una reciente conferencia de prensa cuando recit√≥ un vago dec√°logo de buenas intenciones para enfrentar los feminicidios. "Se tiene que respetar a las mujeres" y "el machismo es un anacronismo, un acto de brutalidad", son parte de la lista. En otra Ma√Īanera, como se les conoce a sus conferencias de prensa matutinas, una reportera le pregunt√≥ si ten√≠a un plan puntual para reducir los asesinatos de mujeres y √©l asegur√≥ que se estaban "atendiendo las causas", pero despu√©s volvi√≥ a caer en lugares comunes: "Que haya mucho cari√Īo, que no haya odios".

Ese mismo d√≠a el presidente dijo que en M√©xico no hab√≠a impunidad. Pero eso no es cierto: en 2018, el 93 por ciento de los delitos en M√©xico no fueron denunciados o investigados, seg√ļn el Instituto Nacional de Estad√≠stica y Geograf√≠a (INEGI). Es lo que se conoce como "cifra negra". Por lo mismo, la propuesta de varias organizaciones civiles de crear una fiscal√≠a especializada en investigar delitos contra las mujeres ser√≠a un buen primer paso.

En febrero, después de una serie de protestas en las que manifestantes pintaron consignas contra la violencia de género en la fachada del Palacio Nacional, López Obrador le pidió a los grupos feministas que no pintaran las puertas del edificio, en el que vive y trabaja.

Pero Yesenia, la madre de Marichuy, tiene otra idea. "No queremos pintar su puerta, se la queremos tirar, se√Īor. Queremos que nos escuche", dijo. Y luego, casi resignada ante la falta de acci√≥n gubernamental, lanz√≥ un mensaje a otras mujeres: "Por pura rebeld√≠a, vamos a estar unidas. Vamos a querernos. Vamos a protegernos. Y vamos a cuidar a nuestras hijas y a nuestros hijos porque a este gobierno no le interesamos".

Ella sabe que en México las matan y no pasa nada.

------

Jorge Ramos (@jorgeramosnews) es periodista. Es conductor de los programas Noticiero Univision y Al Punto y autor del libro Stranger: El desafío de un inmigrante latino en la era de Trump.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Opinion
Personajes
Jorge Zepeda Patterson / El País
Martín Caparrós / The New York Times
Cayo Salinas
Cayo Salinas
El llanto de un √°rbol Dat0s 193