La diplomacia de subordinaci贸n de AMLO en la Casa Blanca
Por: Le贸n Krauze / The Washington Post
Julio 2020
Fotografia: Pool/Getty Images/AFP

Este mi茅rcoles, el presidente mexicano, Andr茅s Manuel L贸pez Obrador, visit贸 al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como parte de su primer viaje oficial internacional. Sin embargo, la agenda del d铆a en Washington no ofreci贸 ninguna pista sobre por qu茅 era necesaria esta visita, sobre todo en medio de una pandemia.

En la ma帽ana, en vez de solicitar reunirse con legisladores dem贸cratas o grupos inmigrantes, L贸pez Obrador coloc贸 una corona de flores en el monumento a Abraham Lincoln y en una estatua del l铆der mexicano Benito Ju谩rez. Su reuni贸n con Trump en la Casa Blanca fue coreografiada meticulosamente, dise帽ada para crear la oportunidad de una sesi贸n de fotos para celebrar el inicio del T-MEC, el nuevo tratado de libre comercio entre M茅xico, Estados Unidos y Canad谩, que ha reemplazado al TLCAN.

En su intervenci贸n, L贸pez Obrador agradeci贸 a Trump por su amabilidad hacia M茅xico, una afirmaci贸n realmente ins贸lita dirigida a uno de los presidentes m谩s xen贸fobos de nuestros tiempos. Lo que gan贸 el l铆der mexicano con esta visita podr铆a seguir siendo un misterio, pero Trump con seguridad utilizar谩 la ceremonia de firma de este mi茅rcoles como parte de su campa帽a electoral.

El momento y la preparaci贸n de la visita fue desconcertante desde el comienzo. En principio concebida como una reuni贸n trilateral, termin贸 degenerando en un viaje de un d铆a, luego de que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, decidiera sabiamente cancelar. En vez de posponer su viaje a Washington, L贸pez Obrador sigui贸 adelante. Fue una rara decisi贸n para un presidente que ha alejado a M茅xico del escenario mundial. Antes del mi茅rcoles, el presidente mexicano no hab铆a viajado al exterior. Hab铆a delegado cada aspecto fundamental de la relaci贸n bilateral incluso en los tiempos m谩s dif铆ciles y urgentes, cuando su presencia como jefe de Estado podr铆a haber estado m谩s que justificada. Por ejemplo, nunca visit贸 Washington para formar parte en las tensas negociaciones comerciales. No solicit贸 un encuentro personal con Trump cuando el gobierno estadounidense amenaz贸 con imponer aranceles si M茅xico no aceptaba la implementaci贸n de las brutales pol铆ticas migratorias de Trump. No fue a la reuni贸n del G-20 en 2019.

El hecho de que haya decidido visitar a Trump para alabarlo personalmente y regocijarse por un tratado comercial que ya est谩 en vigor -en medio de una crisis sanitaria y una campa帽a presidencial, adem谩s- no es tanto una se帽al de hero铆smo, como algunos aduladores de L贸pez Obrador repiten, sino de capitulaci贸n.

Para L贸pez Obrador tambi茅n fue una oportunidad desperdiciada para confrontar a un hombre al que ha criticado, desde lejos, por a帽os. Siendo candidato, L贸pez Obrador le dirigi贸 fuertes palabras a Trump por sus pol铆ticas antiinmigrantes. En 2017, recorri贸 Estados Unidos y se dirigi贸 elocuentemente a las comunidades de inmigrantes a las que prometi贸 defender una vez estuviera en la presidencia. Recopil贸 esos discursos en un libro apasionado llamado Oye, Trump. En 茅l, L贸pez Obrador calific贸 al muro fronterizo de Trump como "un monumento a la crueldad y la hipocres铆a" y compar贸 la ret贸rica antimexicana del gobierno con la Alemania nazi. "No podemos consentir una pol铆tica de Estado que menoscabe la dignidad de los intereses leg铆timos de los mexicanos y la naci贸n", escribi贸 L贸pez Obrador.

No mostr贸 nada de esa bravuconer铆a en la Casa Blanca. Ante una oportunidad para denunciar personalmente las pol铆ticas de Trump, prefiri贸 dar elogios. "En vez de agravios hacia mi persona y (...) hacia mi pa铆s, hemos recibido de usted comprensi贸n y respeto", afirm贸 L贸pez Obrador. En un sorprendente giro en los acontecimientos, procedi贸 a darle las gracias a Trump por "ser cada vez m谩s respetuoso" con los mexicanos en Estados Unidos. Trump, dijo L贸pez Obrador durante la declaraci贸n conjunta del mi茅rcoles en el Rose Garden, ha sido "amable y respetuoso" con M茅xico.

Esto, por supuesto, es falso y vergonzoso. El gobierno de Trump ha impuesto una lista de terribles pol铆ticas al gobierno mexicano, ha perseguido sin piedad a millones de inmigrantes mexicanos indocumentados, ha amenazado el sustento de cientos de miles de beneficiarios de DACA y ha abusado de un n煤mero similar de potenciales refugiados centroamericanos, con la colaboraci贸n activa de L贸pez Obrador.

Los simpatizantes de L贸pez Obrador probablemente alegar谩n que este cinismo es, de hecho, una inteligente estrategia de apaciguamiento. No lo es. La sumisi贸n nunca es buena diplomacia. Por ejemplo, el sometimiento pleno de M茅xico a las demandas de Trump sobre inmigraci贸n ha creado una cat谩strofe humanitaria por toda la frontera del norte del pa铆s y ha socavado la tradici贸n compasiva de M茅xico hacia los inmigrantes, sin mencionar siquiera los propios compromisos de campa帽a asumidos por L贸pez Obrador de ayudar a los inmigrantes y refugiados.

A pesar de m煤ltiples promesas, el gobierno de Trump no ha invertido de forma significativa en el desarrollo del sur de M茅xico o de Centroam茅rica. Ha hecho muy poco para tomar medidas dr谩sticas contra el tr谩fico de armas y mucho menos para cerrar los vac铆os legales que permiten que armamentos de guerra sean adquiridos de forma legal en Estados Unidos y luego contrabandeados a M茅xico. Mientras tanto, Trump contin煤a alardeando del muro fronterizo mientras las draconianas pol铆ticas migratorias de su gobierno siguen haciendo de las suyas, incluyendo una agresi贸n constante a los beneficiarios de DACA, de los cuales m谩s de medio mill贸n son mexicanos.

Como candidato, L贸pez Obrador prometi贸 un lazo bilateral con Estados Unidos basado en el respeto mutuo. A poco tiempo del final del primer periodo de Trump, el presidente de M茅xico ha cosechado lo opuesto: una relaci贸n desequilibrada basada en demandas y caprichos de Estados Unidos, y acatamientos y gratitud denigrante por parte de M茅xico. L贸pez Obrador se va de Washington con las manos vac铆as, tras alabar al presidente estadounidense m谩s activamente antimexicano de los 煤ltimos tiempos. Ninguna sesi贸n de fotos podr谩 ocultar eso.

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Opinion
Personajes
Jorge Zepeda Patterson / El Pa铆s
Mart铆n Caparr贸s / The New York Times
Cayo Salinas
Cayo Salinas
El llanto de un 谩rbol Dat0s 193