Masacres en Colombia: qué hay detrás de su reaparición
Por: Olga Behar y Carolina Ardila Behar / The Washington Post
Septiembre 2020
Fotografia: Fernando Vergara/AP Photo

Durante la noche del 27 de septiembre, un grupo de encapuchados no identificados ingresaron a una finca en el municipio de Andes, Antioquia, y asesinaron a sangre fr√≠a a tres personas, entre ellos un joven de 13 a√Īos. De acuerdo con las autoridades, se trat√≥ de una disputa relacionada con la venta de estupefacientes.

Esta noticia parece repetirse una y otra vez en los diarios de Colombia, pa√≠s donde, seg√ļn un informe del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), las masacres ocurridas en el pa√≠s en lo que va del a√Īo superan las 60, con un total de 246 civiles asesinados.

De acuerdo con Indepaz, una masacre es "el homicidio intencional y simult√°neo de varias personas (tres o m√°s protegidas por el Derecho Internacional Humanitario (DIH), y en estado de indefensi√≥n, en iguales circunstancias de tiempo, modo y lugar". Adem√°s de las masacres, fueron 215 los cr√≠menes contra l√≠deres sociales durante estos nueve meses. Todo esto convierte al 2020 en el a√Īo m√°s violento desde 2013.

Las masacres traen un mensaje de terror, para doblegar y someter a la poblaci√≥n, y garantizar "las √≥rdenes sociales del grupo armado que est√© interesado en ejecutarlas". As√≠ lo explica en entrevista la comisionada para el Esclarecimiento de la Verdad, Alejandra Miller. Aunque hist√≥ricamente todos los grupos armados han utilizado las masacres como forma de control territorial, agrega que fue una estrategia caracter√≠stica de los grupos paramilitares, que contribuyeron al ba√Īo de sangre en las dos √ļltimas d√©cadas del siglo XX y la primera del siglo XXI.

Esto se evidencia en las cifras oficiales, que establecen el periodo entre 1988 y 2004 como el m√°s violento del conflicto colombiano, con 76.8% de las masacres totales.

Tras el proceso de desmovilizaci√≥n de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) -entre 2003 y 2006- y, en especial, desde poco antes de la firma del Acuerdo de Paz en 2016 entre el Gobierno y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Colombia entr√≥ en una transici√≥n al bajar los niveles de violencia en los municipios. Entonces, ¬Ņpor qu√© resurgieron las masacres, despu√©s de cinco a√Īos de poca presencia de esta forma de crimen?

Con este acuerdo, más de 13,000 guerrilleros se desmovilizaron y dejaron sus zonas de influencia. La comisionada Miller sostiene que, debido a que el Estado no ocupó esas regiones, "otros grupos armados, unos que ya existían y otros nuevos, llegaron a ocupar esos territorios". También explica que Colombia vive "conflictos armados" -en plural-, como los llama la Cruz Roja, con un factor político (por la presencia de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional), "pero también presentan un alto componente de criminalidad asociado a los temas de economías ilegales, como narcotráfico y minería ilegal".

A pesar de la militarización -basada en el aumento del pie de fuerza y el resurgimiento de unidades especiales de contrainsurgencia-, el Estado no está logrando el control territorial. Por el contrario, la población civil está quedando en medio del fuego cruzado, con la justificación de que apoya a los grupos armados ilegales, y también se la obliga a ceder sus territorios a ese nuevo control.

Frente a la reactivación de las masacres y los asesinatos selectivos de líderes sociales, se perciben pocos resultados en temas de investigación y prevención de la violencia, mientras el gobierno intenta minimizar la situación con eufemismos, como la publicación del presidente Iván Duque en su cuenta de Twitter, cuando hizo referencia a "asesinatos colectivos" en vez de masacres.

¬ŅEl cambio de lenguaje hace que los cr√≠menes desaparezcan? Ll√°mense "asesinatos colectivos" o masacres, esta forma de terror est√° azotando campos y ciudades.

Si el gobierno decide transformar su presencia en las regiones, cambiar la estrategia de lucha contra los grupos al margen de la ley e implementar los acuerdos de paz, también atacará los factores estructurales de persistencia del conflicto armado, como la pobreza, el aislamiento social de la población y la desigualdad.

Pero no ser√° f√°cil.

Esto se debe a que el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos empezó a crear el andamiaje para la implementación, pero desde la llegada de Duque en 2018, "se aplicó el freno, y desde algunas posturas radicales de ultraderecha, quieren volver al lenguaje de la guerra", aseguró el director de Indepaz, Camilo González.

A todo lo anterior se agrega el cambio de visión sobre la erradicación de cultivos ilícitos. En lugar de la sustitución pactada en el punto cuatro del Acuerdo de Paz, ahora se habla de fumigación y erradicación forzosa.

Esta población productora, cuyos cultivos de coca ocupan unas 154,000 hectáreas, "significa más de 400,000 familias, o sea, dos millones de personas en esas economías", explica González.

Otro compromiso del Acuerdo que se cumple reticentemente es el de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), que han estado desfinanciados por encima de 85%. ‚ÄúA ese paso y con el presupuesto que se les est√° dando en el marco fiscal, para que el cumplimiento de los PDET sea efectivo se necesitar√≠an 125 a√Īos‚ÄĚ, se lamenta Miller.

Parece ser entonces que la pol√≠tica de seguridad del Estado se caracteriza no por una estrategia para la paz, sino para profundizar el conflicto y combatir a determinados grupos armados. Lo que tampoco logra, en medio de un gobierno d√©bil que no se conecta con la opini√≥n p√ļblica. Seg√ļn la encuesta realizada por Invamer en septiembre de 2020, la desaprobaci√≥n del presidente alcanza 55%.

En el país se respira un ambiente poco optimista, agravado por las consecuencias del COVID-19 en la economía y el empleo. Solo dando marcha atrás en la estrategia violenta de control territorial y planteando un nuevo acuerdo entre los sectores en conflicto, se podrán impedir fenómenos como los asesinatos de líderes sociales y el aumento de las masacres, que azotan a zonas en donde la esperanza de paz está siendo aniquilada por la reactivación de la guerra. Solo así, estas noticias comenzarán a desaparecer.

 

Olga Behar es periodista, politóloga y escritora colombiana. Durante más de tres décadas ha investigado sobre el conflicto armado y político de Colombia. Carolina Ardila Behar es periodista, internacionalista e investigadora colombiana. Trabaja temas sobre el conflicto armado y la memoria histórica.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Opinion
Personajes
Jorge Zepeda Patterson / El País
Martín Caparrós / The New York Times
Cayo Salinas
Cayo Salinas
El llanto de un √°rbol Dat0s 193