"Al sapo lo matas cocin√°ndolo de a poco" Margaret Atwood
Edición "dat0s 225"
Por: Zana Petkovic
Septiembre 2019

La serie televisiva producida por la HBO, basada en la obra de la escritora estadounidense.

 

"El cuento de la criada", a pesar de estar situada en un futuro muy cercano y seg√ļn los afamados cr√≠ticos, caracterizada como una historia "dist√≥pica", nos hace recordar el programa Lebensborn de los nazis y los cr√≠menes del jefe de polic√≠a de Stalin, Lavrenti Beria. "Todo lo escrito en mi libro tiene precedente en la historia" asegura Margaret.

"Quisiera saber qu√© hice para merecer esto", se pregunta la criada principal en una secuencia de la serie mientras se prepara para su violaci√≥n mensual, "rito" en el que participan el Gran Comandante y su esposa. La respuesta que recibe es cortante y √ļnica l√≥gica en el contexto hist√≥rico, cultural y pol√≠tico del libreto: "Naciste como mujer". La criada que alguna vez se llam√≥ June, ahora tiene como nombre -de Fred- ya que en este nuevo estado totalitario vive en la casa del Gran Comandante de nombre Fred. No ser√° dif√≠cil escribir sobre ella para los lectores en un pa√≠s donde todav√≠a -de alguien- es como se define ling√ľ√≠sticamente una mujer casada. La que pertenece a alguien. Una corta descripci√≥n del libreto cuenta que el crecimiento de la poblaci√≥n en Estados Unidos depende de las violaciones que organiza el Estado. Cuando la criada de la familia da vida a un ni√Īo del Comandante, se traslada a otra familia, cambia de nombre como la mujer que al casarse adopta el apellido de marido. Un r√©gimen totalitario discrimina, adem√°s, las palabras: hola y hasta luego por el nuevo saludo- bendito sea el fruto-; hecho que abre espacio para hablar de la eterna manipulaci√≥n de la religi√≥n. El miedo a un Dios furioso que castiga y manda al fuego eterno a todas las mujeres que tratan de revelarse a los hombres, es demasiado contempor√°neo para que esta historia sea denominada como ficci√≥n o un cuento del futuro.

Las criadas son mujeres f√©rtiles, tratadas como ganado que debe ser alimentado para ser fertilizado para el uso de la elite en el poder. Es prohibido leer y salir de la casa sin supervisi√≥n. Su √ļnica funci√≥n es ser violadas y dar a luz. Y todo esto en un Estado llamado Galad, republica fascista patriarcal teocr√°tica construida sobre los principios tradicionales llevados a los extremos. Una de las primeras decisiones de Galad es quitar todos los derechos a las mujeres.

Todo lo que hace que la serie "El cuento de la criada" sea veros√≠mil y posible es el escenario previo. Galad, la historia escrita por Margaret Atwood, se forma seg√ļn los principios de probabilidad. "Despu√©s de la cat√°strofe clim√°tica, el asesinato del presidente y el atentado al Congreso, el ej√©rcito proclama estado de sitio. Los isl√°micos son declarados culpables de todos estos sucesos..., los medios de comunicaci√≥n son censurados, muchos clausurados por motivos de seguridad. Todos los caminos son controlados y bloqueados por las fuerzas policiales. Las cuentas bancarias de las mujeres son bloqueadas y los fondos pasan a sus maridos o al Estado. Las mujeres pierden sus trabajos y pierden el derecho de decidir sobre sus propios cuerpos y sobre sus vidas. Las mujeres que tratan de resistirse son etiquetadas como "prostitutas". Su destino es terminar en campos de trabajo forzado, muy similar a los campos de concentraci√≥n de los nazis o ser colgadas en las plazas p√ļblicas.

El mismo destino comparten quienes pertenecen a la populaci√≥n LGBT y los no creyentes. Galad solo reconoce las leyes del antiguo testamento. A pesar de predicar valores y principios cristianos, sus comandantes tienen lugares de diversi√≥n donde las mujeres son abusadas y violadas como sus esclavas sexuales. Lo √ļnico antiguo que mantiene este nuevo Estado es el sistema capitalista. Los comandantes manejan lujosos autos y viven en lujosas mansiones.

El escenario de Galad es demasiado contemporáneo para ser calificado como ciencia ficción.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Opinion
Personajes
Columnistas
Tristes lecciones desde Bolivia 
Por: Javier Corrales / The New York Times
El malestar en Am√©rica Latina 
Por: Jorge Ramos /The New York Times
El peronismo vuelve 
Por: Martín Caparrós / The New York Times
Los anuncios deshonestos de Facebook no cuentan como 'libertad de expresi√≥n' 
Por: Editorial Board / The Washington Post