Un día después
Edición "dat0s 234"
Por: Zana Petkovic
Noviembre 2020
Fotografia: Revista dat0s 234

No voy a escribir sobre esa pastilla del d√≠a despu√©s. Ni sobre ese dolor de cabeza d√≠a despu√©s de una noche de bebidas. Quiero escribir sobre ese d√≠a despu√©s de la pandemia, despu√©s de las elecciones, despu√©s de un a√Īo de malas pol√≠ticas. Ese d√≠a cuando uno despierta y se debe enfrentar a un comienzo de algo nuevo. El d√≠a cuando todo lo so√Īado, planificado, sembrado, comienza a dar frutos. Resultado, reacci√≥n, efecto, conclusi√≥n. Despu√©s de un sue√Īo o una pesadilla. Depende de aquel que estaba dormido. Y de sus sue√Īos.

Hace solo un a√Īo nadie so√Īaba que nos √≠bamos a encontrar en el medio de una pandemia planetaria (al menos la mayor√≠a no lo sab√≠amos). Al parecer en este momento nadie puede saber c√≥mo ser√° ese primer d√≠a despu√©s de la crisis pand√©mica planetaria. Ese d√≠a despu√©s. ¬ŅVolver√° todo a su lugar de alguna manera m√°gica, o estaremos enfrentando alg√ļn tipo de la revoluci√≥n global? Mi generaci√≥n declara casi al un√≠sono que la preocupaci√≥n va dirigida hacia la juventud.

"Nosotros de todas maneras ya hemos tenido tiempo para vivir tantas cosas que ahora nos basta con un buen libro, un café, copa de vino y poca comida. Ventajas de la edad. Mucho más complicado debe ser para los jóvenes que indiferentes y apáticos de todas maneras planificaban irse a buscar oportunidades en otros lados. Ahora están encerrados y en contra de su voluntad atrapada en sus países donde tendrán que buscar la manera de armar las condiciones mejores para sí mismos.

Es por eso que esta época pandémica comienza a generar los conflictos sociales, políticos, económicos, filosóficos, de mentalidades y estados. Algunos perderán millones, otros perderán trabajos que les garantizan la existencia mínima.

Y mientras esperamos ese día después de la pandemia habrá otros días después. Es hora de comenzar a acostumbrarse. Aquellos que todavía no lo hicieron. Por ejemplo, aquellos que el octubre anterior olvidaron que vendrá ese día después. Se olvidaron de muchas cosas. Lo más importante: se olvidaron que sus adversarios no eran los opositores, artistas, empresarios, diplomáticos y políticos. Su adversario era mucho más grande y numeroso.

Pueblo que pelea por su derecho de tener y expresar su propia voluntad. Sea esto correcto o equivoco lo dirá la historia. Pueblo que no acepta ni mentiras ni chantajes. Pueblo que no cree en alquimistas que prometen transformar una piedra en oro y no se tragan la mentira que el agua es dura y la piedra es suave. Aquellos que nunca aceptarán como prioridad el interés personal sobre el bien de una sociedad. Sin importar de quien se trata. La verdad encuentra su camino para revelarse tarde o temprano. Y no es esa falsa verdad que se arma en las redes ni siquiera en los medios. Es la verdad que explota, rebalsa, brota, grita, se enciende y abruma. Tarde o temprano. Demuestra y desnuda al rey y/o a la reina frente al espejo.

Ese día después cuando el alcohólico decide dejar la bebida y el enfermo busca ayuda médica. Ese día después es cuando uno, sea individuo o una sociedad o la humanidad colectiva toma la decisión para elegir un camino nuevo. Entonces comienza la preparación larga para un nuevo día después que inevitable llegará. Depende de una larga cadena de pasos y decisiones como será ese siguiente despertar.

Mientras tanto me conformo con pedir una copa de vino y comenzar el día después. Que sea una, pero de buena calidad. Calidad sobre todo. Restauráremos, si es posible, este siglo de las mentiras en tiempos de calidad. De lo contrario nuestro siguiente día después podrá ser fatal.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Opinion
Artículos Relacionados:
Personajes
Jorge Zepeda Patterson / El País
Martín Caparrós / The New York Times
Cayo Salinas
Cayo Salinas
El llanto de un √°rbol Dat0s 193
Columnistas
Maradona, el apellido de un pa√≠s 
Por: Alejandro WallNovember/ The Washington Post
La edad de oro del p√≥dcast 
Por: Jorge Carrión/ The New York Times
M√©xico ya es el pa√≠s m√°s mortal del mundo para los periodistas 
Por: Témoris Grecko / The Washington Post
Am√©rica Latina, es hora de acabar con los abusos policiales 
Por: Juan Pappier y C√©sar Mu√Īoz Acebes/ The New York Times