El Gobierno no recurrió a las vías 'normales' para buscar los respiradores
Por: El Deber
Mayo 2020
Fotografia: APG

La explicaci√≥n era sencilla: se est√°n realizando todas la compras a trav√©s de organismos internacionales para evitar la corrupci√≥n. Incluso se convirti√≥ en un spot que daba vuelta por la televisi√≥n abierta. Sin embargo, una vez explot√≥ el esc√°ndalo del supuesto sobreprecio en la compra de los respiradores de emergencia de origen espa√Īol, queda claro que el Gobierno nunca utiliz√≥ los conductos 'normales' para buscarlos en los mercados nacionales e internacionales (una convocatoria abierta en el Sistema de Contrataciones Estatales) e hizo circular listas de requerimiento entre empresas.

Normalmente, el Estado lanza convocatorias a trav√©s de la web del Sicoes. Estas pueden ser internacionales y son una licitaci√≥n p√ļblica. Sin embargo, con el decreto de emergencia sanitaria se habilit√≥ la contrataci√≥n por excepci√≥n y fue utilizada como √ļnico instrumento para la compra de equipos, pese a que, seg√ļn dijo el exministro de Salud, Marcelo Navajas, hab√≠a escasez de respiradores en el mercado.

Aunque el mundo estaba en alerta desde enero y que el primer caso de Covid-19 se registr√≥ el 10 de marzo, el Ministerio de Salud no comenz√≥ a hacer compras relacionadas a su prevenci√≥n hasta mediados de abril. En marzo a√ļn registraba actividades m√°s o menos normales, relacionadas a enfermedades end√©micas, como el chagas, la rabia canina o el programa de vacunaci√≥n rutinario.

La primera compra anotada en Sicoes y relacionada con el coronavirus es la adquisición de 2.000 barbijos N 95 por Bs 42.000. Esta se registró el 25 de marzo y se repitió casi un mes después, el 24 de abril, por las mismas cantidades, a la misma empresa.

El 17 de abril fue un día agitado en las compras directas, sin licitación: 16 camillas por Bs 148.720; tres desfibriladores por Bs 449.970; más camillas por el mismo monto y al mismo vendedor, y 1.000 antiparras (gafas) a Bs 75 la unidad.

Diez días después vuelven las compras: desfibriladores a Bs 323.400; 22 tubos de oxígeno por Bs 50.600; guantes estériles por Bs 166.268 (a Bs 2,90 la unidad, dice el detalle); 1.860 cajas de guantes de látex por Bs 65.100, y un día después, el 28 de abril, 30 tubos más de oxígenos, al mismo vendedor y por Bs 2.300 la unidad.

Para esas fechas ya estaban en negociaciones por los respiradores, pero no había ni rastros de ellos en el Sicoes. Es más, ya se anunciaban en entrevistas y conferencias que llegarían la siguiente semana. Tampoco hay reportes de compras mayores. Para el 8 de mayo se subieron al Sistema de Contrataciones Estatales más compras de barbijos por un monto de 224.545, tips con filtros para laboratorios por Bs 38.000; se compraron 300 vacunas contra la influenza a un proveedor local, cuando el Ministerio de Salud distribuye cientos de miles de estas vacunas a través de la OMS.

El 8 de mayo, el ex ministro Navajas autoriz√≥ la compra de los respiradores espa√Īoles en una comunicaci√≥n interna dirigida a Giovani Pacheco,¬†pero ninguno de esos documentos fueron subidos al Sistema de Contrataciones Estatales.

El 12 de mayo siguieron las compras: 30 camillas por Bs 278.000; insumos varios por Bs 446.600; termómetros infrarrojos a Bs 920 cada uno hasta sumar Bs 127.880.

Lo √ļltimo comprado usando el decreto de excepci√≥n para la lucha contra el Covid-19 y subido al Sicoes fueron desinfectantes y bolsas para residuos.

Sin embargo, entre las empresas importadoras de insumos m√©dicos circulaba la lista de requerimientos del Ministerio de Salud para instalar unidades de terapia intensiva: monitores multiparam√©tricos a Bs 130.000 la unidad, tubos de ox√≠geno con man√≥metro a Bs 2.900; ventiladores mec√°nicos para altura a Bs 300.000 cada uno; bombas de infusi√≥n a Bs 20.000 la unidad; bombas a jeringa al mismo precio; m√°quinas de aspiraci√≥n a Bs 25.000; tres diferentes tipos de camillas cotizadas entre Bs 15.000 y 20.000 la unidad; 100 gas√≥metros port√°tiles a Bs 125.000 cada uno; tubos de ox√≠genos port√°tiles valuados en Bs 3.000; ventilador port√°til (como el espa√Īol), valorados en Bs 300.000 la unidad, equipos de rayos X, mesas regulables para cama, nebulizadores, m√°s desfibriladores, chatas, patos y c√°maras de aislamiento.

Al final, cuando se terminaba de comprar todo el listado, se habr√≠a gastado Bs 1.085 millones o su equivalente en d√≥lares, 155.972.701 y nada de eso hubiese pasado por una licitaci√≥n p√ļblica.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Política
Especiales
Personajes