Por qué Google ya no es el buscador de internet por excelencia
Por: BBC Mundo
Julio 2019
Fotografia: Getty Images

El neologismo "googlear", aunque no es aceptado por la Real Academia de la Lengua, es uno de esos verbos que uno conjuga a diario. Pero es posible que ya no lo vayas a escuchar tanto.

Hubo un tiempo en el que Google era el principio y el fin de la existencia online.

Si no pod√≠as encontrar lo que buscabas tecleando un par de palabras en su reconocida cajita de b√ļsqueda y apretando "intro", lo m√°s probable era que no existiera.

Google era internet.

"Durante mucho tiempo la b√ļsqueda implicaba una bolsa de palabras", explica Stephen Emmott, un experto en motores de b√ļsqueda de la firma consultora Gartner.

Google prosperó porque tenía una bolsa de palabras más grande que cualquier otro y era capaz de agarrar lo que quisieras de ésta más rápido que los demás.

Permitía acceso inmediato y preciso al sitio web, blog o página de Wikipedia que la gente buscaba.

En ese tiempo la b√ļsqueda, en t√©rminos de computaci√≥n, era m√°s bien directa, dice Emmott.

Por la inmensidad de la red había, y todavía hay, mucha información que indexar. Pero ésta tendía a permanecer en el mismo lugar. Y un buen funcionamiento implicaba analizar las palabras en las páginas web y registrar cuántos otros sitios veían esa página como definitiva.

Ahora, se√Īal√≥ Emmot, la b√ļsqueda se ha vuelto mucho m√°s compleja debido a nuestras cada vez m√°s complicadas vidas empresariales y online.

Respuesta r√°pida

En lugar de s√≥lo mirar p√°ginas web, hoy usamos internet para encontrar pareja, regatear un buen precio para un art√≠culo de segunda mano en una subasta, llamar un servicio instant√°neo de taxi o descargar m√°s pel√≠culas en se√Īal directa que las que pudieras ver en toda una vida de ocio.

"De una manera u otra, si usas aplicaciones durante el d√≠a, vas a estar en contacto con una gran variedad de motores de b√ļsqueda y servicios", indic√≥ el experto.

Hoy en d√≠a la mayor√≠a de esas b√ļsquedas no involucran a la tecnolog√≠a Google. El gigante inform√°tico no quiso comentar al respecto.

En su lugar, hay nuevos pretendientes a la corona de buscadores como Elastic y Solr.

En el pasado, la b√ļsqueda implicaba teclear un texto. En la actualidad eso no es as√≠. Las b√ļsquedas pueden involucrar deslizar hacia la derecha, mover un mapa con tus dedos o hablar directamente a una app, comenta Sahy Banon, fundador de Elastic, que produce la tecnolog√≠a de c√≥digo abierto utilizada por Tinder, eBay, Uber, Lyft y Netflix.

La mec√°nica que ocurre detr√°s de la caja de b√ļsqueda para encontrar la respuesta correcta es muy diferente, asegura.

Por ejemplo, al usar Tinder, cuando deslizas la pantalla a la derecha, una serie de datos se comparan con unos par√°metros que est√°n cambiando constantemente. Esa forma de llevar a cabo una b√ļsqueda es muy distinta a la definida por Google.

Uber y Lyft también tiene que encontrar correspondencia con respecto a la ubicación, así como con las preferencias tanto de sus conductores como de sus pasajeros. Igualmente, eBay y Netflix hacen una cantidad de cálculos para responder consultas y hacer sugerencias.

Información alimenticia

Banon escribió la primera versión de Elastic para ayudar a su esposa, quien estudiaba para ser chef en Le Cordon Bleu, la mayor red de escuelas culinarias del mundo.

"Decid√≠ crear un app de recetas y necesitaba resolver c√≥mo a√Īadirle una caja de b√ļsqueda a trav√©s de la cual se pudiera encontrar todo el conocimiento que ella estaba acumulando", dijo.

No era suficiente hacer un índice de la información en todas las recetas, técnicas y trucos que estaba aprendiendo, recalcó.

"Necesitaba un motor de b√ļsqueda que estuviera altamente adaptado a su experiencia y su conocimiento del mundo culinario", continu√≥ Banon.

Ese paso implicó representar las relaciones entre los diferentes elementos y organizar la información de manera que pudiera ser consultada rápidamente.

Tinder, por ejemplo, utiliza a Elastic para manejar m√°s de 300 millones de consultas diarias.

Y as√≠ como las empresas modernas en internet dependen de la b√ļsqueda para mantenerse en funcionamiento, casi todas esas firmas se han dado cuenta de que es una funci√≥n b√°sica con la que tienen que ser precisos, expres√≥ Stephen Emmot de Gartner.

Eso se debe a un par de razones, dijo. El buen an√°lisis de los datos del consumidor, que es pr√°cticamente una b√ļsqueda, puede revelar relaciones invisibles que se necesitan corregir.

Nuevos horizontes

Para empresas como Netflix y Tinder, el organizarse para encontrar nuevos horizontes es sencillo, comenta Haydn Jones, fundador de la firma de datos científicos Alqami y un veterano de proyectos de ingeniería de gran escala.

"Netflix, Lyft, Uber y empresas similares empezaron con una página en blanco", indicó.

Como resultado, pudieron escoger qué tecnología usar y no tuvieron que preocuparse de que los diferentes componentes no funcionaran bien juntos porque ellos registran datos en formatos diferentes o siguen protocolos diferentes.

Ese es un lujo que no se pueden dar algunas de las compa√Ī√≠as que llevan tiempo establecidas, dijo.

Las tecnolog√≠as modernas de b√ļsqueda pueden ayudar, porque son mucho mejores en el manejo de diferentes tipos de datos y en la extracci√≥n de informaci√≥n √ļtil para ellas. Casi nunca se trata de ese gran bolso de palabras.

Adem√°s, manifest√≥ Jones, vali√≥ la pena pasar por el proceso de analizar los datos para ver qu√© se les pod√≠a exprimir a trav√©s de la b√ļsqueda.

Alqami ayud√≥ a muchas organizaciones a aplicar nuevos tipos de usos para sus datos porque el poder hacer b√ļsquedas m√°s eficientes les revel√≥ horizontes que no sab√≠an que ten√≠an.

"Cuando se trata de datos, ensuciándose las manos uno se puede hacer rico", concluyó.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Compa√Īias