Notice: Use of undefined constant ___FILE__ - assumed '___FILE__' in /home/forge/datos-bo.com/articulo.php on line 3
Ediciones DATOS-BO.COM
20 a√Īos de historia. Nace un nuevo pacto de gobernabilidad
Por: Revista dat0s Viernes, Noviembre 20, 2020-Hrs.
Revista dat0s 234

El √ļltimo acuerdo de gobernabilidad pol√≠tica funcion√≥ en 2002 tras las elecciones de ese a√Īo con la conformaci√≥n de una alianza impensada entonces entre el MNR de Gonzalo S√°nchez de Lozada ganador de ese proceso con el 22,5% y el MIR de Jaime Paz Zamora que arranc√≥ el 16,3% de la votaci√≥n. El acuerdo se denomin√≥ de "Responsabilidad Nacional".

En 1982, marcó el inicio del retorno a la democracia, desde entonces el país fue gobernado consecutivamente entre pactos y acuerdos políticos al no alcanzar ninguno de los candidatos la mayoría para hacer Gobierno por sí solo. En 1985, luego de haberse recortado el periodo de Hernan Siles Zuazo que precidió el Gobierno de la (UDP), sin la mayoría requerida en el Congreso Nacional, se suscribió el "Pacto por la Democracia" luego de las elecciones en las que resultó ganador ADN con el 32.8% de votación y el segundo el MNR que obtuvo el respaldo del 30.3% del electorado. En esa ocasión fue elegido presidente Víctor Paz Estenssoro MNR con los votos de ADN que postulaba a Hugo Banzer Suárez. En las elecciones de 1989, Jaime Paz Zamora MIR tercer colocado en esa elección con el 21.8%, alcanzó la presidencia en acuerdo con ADN que obtuvo 25.2%. Ambas fuerzas políticas, irreconciliables hasta ese momento, por sus divergencias ideológicas, cerraron en el Congreso el pasó al MNR que a pesar de haber logrado el triunfo electoral con el 25.6%, fue relegado de la alianza. Ese acuerdo se conoció con el nombre de "Acuerdo Patriótico".

En las elecciones de 1993, Gonzalo S√°nchez de Lozada MNR alcanz√≥ la presidencia con el 33.8% de los votos en acuerdo con UCS de Max Fern√°ndez que logr√≥ el 13.1% y el MBL que postulaba a Antonio Aranibar que obtuvo el 5%. Ese Gobierno reformul√≥ la Constituci√≥n aprobando el voto a partir de los 18 a√Īos y modific√≥ el periodo presidencial de 4 a 5 a√Īos.

En la edici√≥n de agosto de 2002, dat0s public√≥ en tapa la foto de Goni MNR y Jaime MIR que tras una dram√°tica negociaci√≥n lograron suscribir un acuerdo de gobernabilidad que fue el m√°s cort√≥ y el √ļltimo en la vida de los acuerdos pactados. Concluy√≥ un a√Īo y dos meses despu√©s con el derrocamiento de S√°nchez de Lozada, la conformaci√≥n de un Gobierno transitorio a la cabeza de Carlos Mesa y la convocatoria a elecciones generales en 2005. En ese proceso, el MAS-IPSP alcanz√≥ el 54% de los votos convirti√©ndose en la primera fuerza pol√≠tica en democracia que no necesit√≥ pactos de gobernabilidad para asumir el Gobierno que durar√≠a de enero de 2006 a octubre de 2019.

 

 

NACE UN NUEVO PACTO DE GOBERNABILIDAD

El primer acuerdo pol√≠tico en democracia lo alcanzaron en 1985 el MNR de V√≠ctor Paz Estenssoro y ADN de Hugo Banzer Su√°rez. El acuerdo se denomin√≥ "Pacto por la Democracia". A pesar de haber ganado Banzer cedi√≥ la cabeza del Ejecutivo al MNR. Una de las primeras medidas de la coalici√≥n fue aplicar la Nueva Pol√≠tica Econ√≥mica (NPE) de libre mercado que culmin√≥ 20 a√Īos despu√©s.


Gonzalo S√°nchez de Lozada con sus 72 a√Īos de edad, result√≥ ser un gran director del escenario pol√≠tico nacional y sus artes esc√©nicas aprendidas en su juventud, cuando produc√≠a filmes nacionales, le sirvieron para proyectarse hacia la toma del poder el 6 de agosto del 2002. Desde que el 30 de junio los ciudadanos le confiaron una votaci√≥n del 22.46% y lo hicieron ganador de la primera mayor√≠a relativa. As√≠ el expresidente se convirti√≥ en el director pol√≠tico bajo cuyas iniciativas tuvieron que desplazarse los dirigentes de la Nueva Fuerza Republicana (NFR) que obtuvo 20.91%, tercero en la general; y del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) con respaldo del 16.32% del electorado. La sorpresa -a quien hab√≠a que cerrarle el paso- result√≥ el MAS del candidato Evo Morales que logr√≥ el segundo lugar en el proceso con el respaldo del 20.95% de los votos.

Aunque muchos califican el periodo poselectoral como excesivamente dram√°tico; una "crisis pol√≠tica insalvable", S√°nchez de Lozada tom√≥ el mes de julio como el campo para desarrollar iniciativas y ofrecer papeles estelares a Manfred Reyes Villa y a Jaime Paz Zamora. Reyes Villa acept√≥ de inicio ingresar al elenco que est√° preparando el MNR. Pero luego, resolvi√≥ no participar de la alianza que tendr√° duraci√≥n de cinco a√Īos por las diferencias program√°ticas entre su partido y el de Goni.

Sánchez de Lozada, resolvió entonces darle papel de primer orden al MIR, demostrando al país que no existen en política rencores eternos ni vacíos de poder insalvables.

Aun así, en el supuesto de que tampoco se conforme un Gobierno con el MIR, siendo él el director de escena, sabe que está en sus manos la distribución del guion que puede ser volcado a otros actores después del 6 de agosto. Sánchez de Lozada, ha demostrado que la política no solo es una ciencia, sino también un arte para desplazarse en el escenario nacional y desde luego, internacional.

LA OBRA EMPIEZA, ¬°ARRIBA EL TEL√ďN!

Parece que nadie es neutral cuando se trata de Gonzalo Sánchez de Lozada. Elogiado por quienes lo consideran como el hombre ideal para enfrentar el deterioro de la economía y resistido por los que ven en él la figura antipatria. Para sus partidarios y para el electorado conservador que le confió su voto, el nuevo presidente viene con un indiscutible caudal de experiencia. "Es la persona ideal para Bolivia", repiten quienes conocen de cerca a Sánchez de Lozada. Lo definen como un hombre capaz de resolver los problemas más delicados y confían en que su experiencia tanto a nivel empresarial como político le permitirán conformar un Gobierno estable que no dejará de ser dífícil reto.

Se necesitar√° mucho trabajo para sacar a Bolivia adelante y sus seguidores est√°n seguros que el nuevo mandatario alcanzar√° los consensos necesarios, y que har√° un buen acuerdo en el tema del gas, que, desde ya, para muchos analistas, representa de inicio la piedra angular de su gesti√≥n. Los cr√≠ticos de S√°nchez de Lozada en cambio lo ven de otra manera: insensible e indolente con la causa de los despose√≠dos que provocar√° m√°s enfrentamientos en Bolivia. "El se√Īor S√°nchez de Lozada ha gobernado a su manera. No escucha, no tiene sensibilidad apropiada para resolver con di√°logo potenciales conflictos ni capacidad para salvar las diferencias partidarias en el Congreso", dicen los que se ubican al lado de esa tendencia.

Para bien o para mal, Sánchez de Lozada, ha sido elegido por segunda vez presidente de Bolivia y tiene un trabajo difícil en sus manos. Casi inmediatamente instalado en el Palacio deberá tomar medidas trascendentales que perfilarán el país productivo y con empleo; al otro extremo, hay quienes aseguran que podría nuevamente poner a andar la continuidad de la Capitalización de su primer Gobierno que no ha sido la solución para el despegue económico de las empresas bolivianas. Entre esas dos corrientes, el jefe del MNR puede entorpecer la relación con los sectores populares que se niegan a aceptar medidas que incentiven el endeudamiento externo o la penetración de transnacionales; que postergue las aspiraciones de los estamentos sociales que conforman la base dura del MAS de Evo Morales que ha crecido electoralmente por el desgaste de la "vieja política".

En este cuadro solo para poner un ejemplo, habr√≠a que citar las manifestaciones que se han visto desfilar por las calles de la sede de Gobierno en los √ļltimos d√≠as contrarias a la venta de gas por Chile. "Son marchas absolutamente espontaneas", dicen sus promotores. Pero lo cierto es que son los primeros cabildeos de la oposici√≥n radical que ejercer√° el MAS de Evo Morales.

LOS ESCENARIOS DE LOS ACUERDOS

ESCENA 1

Hasta la tarde del 14 de julio el MIR estudiaba una tentadora oferta del MNR para conformar una alianza de gobernabilidad. Al terminar la jornada ese mismo día Jaime Paz Zamora había difundido un mensaje haciendo conocer las resoluciones de un encuentro político de su partido celebrado en Tarija. El jefe mirista dijo que su partido "gobernará desde el Parlamento". Esa declaración no convenció a cierta dirigencia mirista y generó una marcada incertidumbre en los bolivianos que seguían la transmisión por la televisión estatal sin entender en concreto lo que decía Paz Zamora. "Los miristas tienen la habilidad de decir cosas sin decir en específico cuales", se comentó en el MNR.

Ni NFR de Reyes Villa ni el MIR, en ese orden, se resignaban a ceder espacios parlamentarios; con un reparto fulgurante de estrellas muchas de las que, probablemente, se convertirán desde el 6 de agosto en los actores principales de una película similar a las anteriores, quizá esta vez con menor margen de apoyo.

La gobernabilidad estaba deteriorada por corrientes regresivas de apoyo a las fuerzas pactadas. La discusión que enfrentaban por estos días los dirigentes del MNR era sobre la necesidad de generar una agenda amplia de convergencia en base a la cual se genere opinión favorable y no dejar que el MAS robe protagonismo al estrecho triunfo electoral de Goni en las urnas.

ESCENA 2

El jueves 17 de julio, Gonzalo S√°nchez de Lozada se reuni√≥ con el jefe del MIR en su residencia de campo del Picacho en Tarija. En esa reuni√≥n, los expresidentes discutieron amigablemente y establecieron un primer acercamiento de gobernabilidad, seg√ļn comentaron los dirigentes del MNR que acompa√Īaron a S√°nchez de Lozada al encuentro del Picacho. Como ya no era suficiente el drama en torno a los resultados de ese encuentro, Goni pas√≥ al frente para darle un toque de humor a su reuni√≥n con el jefe mirista: "La novia no ha querido entrar a la iglesia, pero la vamos a rogar hasta que acepte".

El principal argumento que reforzaba en chiste la necesidad de que se debían agotar los esfuerzos para conformar un Gobierno estable, recurriendo a la figura de la novia despechada.

Sin embargo, en la reuni√≥n del Picacho pesaban factores adversos. EL MNR se encarg√≥ desde que asumi√≥ el poder en 1993 de atacar al MIR para despojarlo de cualquier posibilidad de retornar al poder con denuncias por supuestos v√≠nculos de su c√ļpula con el narcotr√°fico. Varios de ellos acabaron presos durante largos a√Īos, incluido el fiel escudero de Paz Zamora, estratega y articulador de marras, Oscar Eid Franco. La teor√≠a fundamental sobre la que trabajan los equipos negociadores del MNR era que todo es posible en pol√≠tica y que no se pod√≠a confiar en ning√ļn poder con facultades exclusivas. Los movimientistas parafrasearon a Madison: "Si los hombres fueran √°ngeles ning√ļn Gobierno ser√≠a necesario".

ESCENA 3

La noche del 21 de julio la pol√≠tica qued√≥ sacudida por la negativa de la NFR de pactar con el MNR. Manfred Reyes Villa le neg√≥ su apoyo a Goni aduciendo que entre el programa de su partido y el del MNR hab√≠a ciertamente abismales diferencias. Sin embargo, fuentes confiables de NFR dijeron a este medio que el principal motivo era la despiadada guerra sucia que inici√≥ el MNR contra Manfred para bajarlo del primer lugar que ocupaba c√≥modamente en las encuestas del 38% al 20.91% con el que acab√≥ tras el recuento de votos. La noticia lleg√≥ como un balde de agua fr√≠a para el equipo de negociadores del MNR que gestionaba acuerdos con esa fuerza pol√≠tica: Chacho Justiniano, Oscar Arrien y el resto quedaron mermados de apoyo. Siguiendo en la pantalla de los noticieros por la television, quienes celebraban en otro escenario eran Carlos S√°nchez Berza√≠n y Juan Carlos Dur√°n, los dos principales articuladores de la alianza en ciernes entre el MNR y el MIR. Al d√≠a siguiente el pa√≠s se repon√≠a ingenuamente; lo que quer√≠a o√≠r ante semejante incertidumbre. "El problema de S√°nchez de Lozada es su falta de credibilidad", dijeron fuentes de NFR. Recordaron el rompimiento unilateral que Goni promovi√≥ con Acci√≥n Democr√°tica Nacionalista (ADN) en el "Pacto por la Democracia" poco antes de las elecciones de 1993. "La falta de confianza es una carta recurrente que manejan quienes no lo conocen", defendieron los partidarios del gonismo forzando encontrar un acuerdo de gobernabilidad. En medio de este fluido intercambio de desencuentros, la guardia vieja del MNR dijo que "no ser√≠a la primera vez ni la √ļltima que asumamos la responsabilidad de gobernar sin aliados".

Las presiones internas se hacían sentir cada vez con más fuerza. Sánchez de Lozada estaba pagando el alto precio de ganar una elección sin suficiente respaldo. El cuatro veces presidente constitucional de Bolivia Víctor Paz Estensoro (MNR) decía que "todo hombre tiene un precio y una ambición en su vida y que el secreto de la política consistía en satisfacer esas aspiraciones".

EP√ćLOGO

Pero hay otro factor que muy pocos parecen recordar a esta hora. La gran dependencia boliviana de la cooperación externa. Estados Unidos tiene intereses poderosos en la democracia boliviana que están amarrados a grandes intereses económicos como el gas y la lucha contra las drogas. De otra manera no se explica el recorrido tortuoso que había realizado durante al menos dos fatigosas semanas el embajador de los Estados Unidos en Bolivia, Manuel Rocha, buscando sustento para el nuevo Gobierno. "Bolivia empieza a ser una pieza clave en el contexto internacional y consecuentemente estos factores pueden poner su dedo índice para equilibrar la balanza a favor de la viabilidad del Gobierno de Sánchez de Lozada", se comentó en círculos diplomáticos que esperaban un desenlace sobre la tensa espera.

Finalmente, la pel√≠cula cobr√≥ forma en los d√≠as posteriores. Jaime Paz acept√≥ el reto de hacer acuerdo con S√°nchez de Lozada. La pregunta que habr√°n de hacerse ahora los aliados es la siguiente: ¬Ņqu√© pasar√° en los pr√≥ximos meses? El nuevo Gobierno tendr√° que enfrentar la arremetida de los grupos radicales en el Congreso. La respuesta ante esa comprobaci√≥n de fuerzas centrifugas ha sido si ese asedio tendr√° respuestas imaginativas con tareas orientadas a los sectores m√°s vulnerables de la sociedad. Habr√° que ver por ejemplo si el Gobierno de Goni convoca una Asamblea Constituyente para refundar la naci√≥n. Una tendencia que cobra alt√≠sima fuerza entre las organizaciones sociales adscritas al MAS.

Una respuesta de calado era poner en marcha un ambicioso plan de vivienda social con el compromiso de que las mayorías accedan a un techo propio con el compromiso de pagar sus impuestos. Contradicciones como esa conforman el universo fulgurante que agita el clima de estabilidad. En Bolivia el 80% de las actividades del comercio son informales, por lo tanto, las grandes mayorías nacionales no declaran al Servicio de Impuestos. Se estima que el Gobierno pondría desde un inicio atención prioritaria para la construcción de carreteras que integren a los sectores rurales para mejorar sus ingresos para la comercialización de sus productos.

Otro de los ejes es que la ayuda para el Desarrollo Alternativo, programa para la lucha contra el narcotráfico financiada por agencias de EEUU, no se concentre exclusivamente en la zona del Trópico de Cochabamba sino que llegue a zonas más deprimidas para potenciarlas y desconcentrar la asistencia financiera. Son las famosas obras con empleo que desde el 6 de agosto se pondrán en ejecución para contrarrestar la arremetida de la "sociedad civil organizada" como le gusta llamar a Evo Morales que asumirá su curul en franca y vigorosa oposición a la nueva alianza pactada.