88% de cada litro de etanol sigue subvencionado por el Gobierno

0
30

El 88 por ciento de cada litro de etanol que es gasolina base continúa siendo subvencionado, mientras que el 12 por ciento restante corresponde al aditivo producido en los ingenios (alcohol anhidro). Sin embargo, el Gobierno busca recompensar gastos cotizando el litro a 4,50 bolivianos al consumidor final.

El economista José Espinosa considera que la subvención, con la Súper Etanol 92, cayó en un 12 por ciento, pero Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) cobra alrededor de 80 centavos más por el nuevo producto en relación a la gasolina especial, pese a que paga a los ingenios 0,72 dólares por los 120 mililitros de alcohol anhidro que utiliza en cada litro de Etanol Súper 92.

“En realidad, lo que va a reducir el gasto en la subvención de la gasolina no va a ser tanto esta reducción del porcentaje de la gasolina, sino el incremento que se está cobrando (a la gente) por el precio de la nueva gasolina”, explicó Espinosa.

Sin embargo, el director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Gary Medrano, explicó que el precio fijado para el denominado combustible verde (4,50 bolivianos) obedece a un modelo económico que permite cubrir los costos de los diferentes actores de la cadena de producción, almacenaje, comercialización (comisiones a los surtidores) e impuestos.

Medrano destaca los beneficios que involucran la producción y comercialización de la nueva gasolina, sobre todo porque evita la fuga de divisas en la importación de aditivos. “Dejamos de importar un aditivo hidrocarburífero y vamos a usar un aditivo natural boliviano”, dijo.

El director de la ANH señaló también que los ingenios tienen previsto completar una inversión de 1.600 millones de dólares hasta el año 2025, monto que permitirá ampliar la frontera agrícola; aumentar equipos y maquinaria para la siembra, cosecha y transporte de caña, además de implementar o adecuar las plantas de deshidratación del alcohol para la obtención del alcohol anhidro.

Al respecto, el economista Germán Molina indicó que, “en principio”, el precio de la nueva gasolina puede resultar más elevado en relación a los países de la región, pero éste descenderá en la medida que aumente el consumo del nuevo combustible.

“La tendencia es que, a futuro, si esto sale favorablemente, haya un consumo masivo de los usuarios de vehículos que usan este combustible, lo que permitirá tener un precio más competitivo”, agregó.

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) paga a los ingenios Guabirá, Aguaí y Unagro hasta un 26,7 por ciento más por el alcohol anhidro que el precio en el mercado de Brasil, líder regional en la producción de aditivos de origen vegetal.

En Brasil, el costo del litro de alcohol anhidro se adquiere a 0,52 dólares (precio al 1 de noviembre de 2018), sin embargo, en Bolivia el costo asciende a 0,72 dólares por el mismo volumen.

 

25.500 VEHÍCULOS ADQUIEREN ETANOL

El director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Gary Medrano, reportó que 25.512 vehículos compraron 678.894 litros de la nueva gasolina Súper Etanol 92 desde su lanzamiento en la ciudad de Santa Cruz, el 1 de noviembre.

Por marcas de vehículos, Medrano explicó que motorizados Suzuki adquirieron más litros del nuevo combustible, seguido de Toyota y Nissan.

También precisó que, por tipo de vehículo, las vagonetas compraron más el Súper Etanol 92, seguido de camionetas. Al menos 1.863 motocicletas adquirieron el nuevo combustible en Santa Cruz, donde existen 19 estaciones de servicio habilitadas.