Periodismo, de la caída del muro de Berlin a las redes sociales

0
74

L a disrupción del periodismo crítico nació mucho antes que dat0s, por supuesto; sería arriesgado jugar espacios de tiempo pero seguramente sin lugar a equivocaciones, siempre antipáticas cuando se trata de defender un producto de cualquier clase, dat0s fue una de las primeras revistas que se zambulló a la pesca de cobertura periodística de investigación que siempre o casi siempre estuvo vetada en Bolivia. Muy pocas revistas o las pocas que entonces circulaban en el país -hablando del año 2000- porque las de ahora son folletos de publicidad y no hacen periodismo, se beneficiaron de esta disrupción; incluso cuando un presidente de la Cámara de diputados planteó una querella penal de las muchas que nos llegaron por denuncias probadas de corrupción que nos valió un largo pleito en la justicia, el entonces director de un diario muy importante que ejercía la presidencia de la Asociación Nacional de Periodistas (ANP) que, entre otras muchas cosas, se considera demócrata y un afiebrado defensor de la libertad de expresión, nos cerró las puertas de su diario cuando solicitamos hablar con él para mostrarle los documentos de la investigación. Él, claro, defendía la cultura política a ultranza.
Hoy, mientras el país se juega una batalla que podría definir su futuro en términos geopolíticos, aunque parezca una realidad histriónica, la mayoría de los bolivianos sin importar el lado que defienden y sin apelaciones ideológicas, juzgan la labor de la prensa y la califican de “traidora”. Esa apreciación es por supuesto tan tendenciosa, como decir que la caída del Muro de Berlín no es la representación de un nuevo mundo o, para hacer la comparación más próxima a la realidad que estamos viviendo, que las cuestiones de seguridad en las redes son un pálido reflejo del ejercicio profesional de escribir para amordazar a los internautas.

———————————————————————————-

GQ (Mohamed Salah)
Hace algunos días, el jugador del Liverpool FC Mohamed Salah fue elegido como el “Hombre del Año” por la edición para el Medio Oriente de la revista GQ. Por esta razón, una imagen del futbolista egipcio ocupó la portada de la publicación. En la fotografía, Mo aparece sonriente, con un traje color crema, sujetando un balón de fútbol y acompañado de la modelo brasileña Alessandra Ambrosio, quien ganó el premio “Icono de la Moda”. Orgulloso del reconocimiento, el deportista compartió la imagen en su cuenta de Instagram, pero también publicó otra que causó polémica en su país de origen, donde es considerado un “héroe nacional” ¿La razón? En ella el futbolista posa con su mano izquierda en el bolsillo del pantalón, mientras que con la derecha sostiene un balón. Muchas pelotas nuestro disminuido crack de Liverpool.