300 familias claman por alimentos y buscan evitar otro deslizamiento
Por: Los Tiempos
Febrero 2020
Fotografia: Hernan Andia / Los Tiempos

Desprotegidos y desamparados, as铆 se sienten m谩s de 300 familias afectadas por el deslave del Parque Tunari en Tiquipaya.

A cinco d铆as del alud, la situaci贸n de los pobladores se agrava por las carencias y la alerta de nuevos deslizamientos en la parte alta de la cuenca Taqui帽a, mientras los t茅cnicos del Gobierno nacional y de la Gobernaci贸n intentan evitar otra tragedia.

"Necesitamos agua, alimentaci贸n y vituallas. El trabajo para sacar el lodo y las piedras es cansador", se帽al贸 ayer Mario Flores, un vecino de Tika Khatu, una de las m谩s afectadas por el aluvi贸n.

El trabajo en la zona del desastre es arduo. En el 谩rea se encuentran desplazados 215 voluntarios, 620 soldados y 221 polic铆as y bomberos que retirar material de 80 viviendas da帽adas en gran magnitud y otras 286 infraestructuras afectadas, indic贸 el asesor general de la Gobernaci贸n de Cochabamba, Roberto Mamani.

Mencion贸 que a la fecha se contabiliz贸 124 familias afectadas y 64 damnificadas.

"Tenemos 300 personas en albergues, as铆 como tambi茅n tenemos una superficie afectada de 2.800.000 metros cuadros", agreg贸.

La limpieza de lodo que ingres贸 a casas y v铆as de 12 barrios en los distritos 5 y 6 avanza en medio de dificultades por cuestiones de log铆stica debido a que faltan implementos b谩sicos como botas, guantes, cascos, herramientas y maquinaria pesada.

En varios puntos se constat贸 que el barro obstaculiza la labor y la circulaci贸n de los efectivos.

Cansados de vivir con incertidumbre y dudas sobre qu茅 pasar谩 en pr贸ximos d铆as, los vecinos de la OTB Molle Molle Noroeste se reunieron para solicitar a las autoridades nacionales, departamentales y municipales respuestas a sus peticiones.

"Pedimos m谩s material de trabajo y limpieza. El lodo en las viviendas est谩 a dos e incluso tres metros de altura. Eso no se puede sacar s贸lo a pulso, muchos vecinos quedamos pr谩cticamente en la calle, por eso necesitamos m谩s colaboraci贸n", afirm贸 Crist贸bal Burgos, el presidente de la OTB.

Otro aspecto que mantiene en vilo a la gente del lugar es qu茅 pasar谩 con ellos m谩s adelante, debido a que existe una disposici贸n para que sean evacuados a albergues temporales.

"驴D贸nde vamos ir? Se habilit贸 un albergue en una unidad educativa, pero all铆 no hay ba帽o ni ducha y el espacio es peque帽o. El n煤mero de damnificados est谩 aumentando", advirti贸 Isaura Cruz.

Mencion贸 que el incremento se debe a que muchos afectados se alojaron con familiares los primeros d铆as y ahora retornan para limpiar sus hogares.

Estas personas se han dado cuenta de que est谩n hospedados lejos y decidieron trasladarse al establecimiento que la Alcald铆a habilit贸 como albergue para movilizarse con mayor facilidad.

En un recorrido realizado por Los Tiempos al refugio, se verific贸 que funciona con algunas limitaciones.

La responsable del albergue, Edith Aguilar, dijo que lo que m谩s preocupa es la ausencia de carne, vegetales y otros insumos para cubrir la alimentaci贸n de las 50 personas que se resguardan en este espacio y las raciones que se debe distribuir a los soldados.

Sostuvo que las denuncias de desv铆o de donativos en el aluvi贸n de 2018 por presuntos funcionarios de la Alcald铆a crearon desconfianza en la poblaci贸n para entregar v铆veres y otros enseres.

Pese a que a el alcalde Juan Carlos Angulo aprob贸 la declaratoria de desastre municipal la madrugada del s谩bado y la gobernadora Esther Soria gestiona una ley de emergencia departamental que permiten disponer inmediatamente de fondos, se desconoce los motivos por los que no existen recursos econ贸micos para cubrir gastos elementales.

Hay cuatro zonas erosionadas en la cuenca Taqui帽a que podr铆an desprenderse, seg煤n un informe de realizado por el Parque Tunari.

BUSCAN EVITAR OTRO DESLIZAMIENTO

El secretario de la Madre Tierra de la Gobernaci贸n, Alan Lisperguer, alert贸 ayer que se identific贸 una nueva fractura que podr铆a hacer que otro talud ceda y remarc贸 que se trabaja para evitar el descenso de otra mazamorra.

"Tenemos que hacer zanjas de coronamiento en este sector y revestir con piedra. Hay un riesgo latente porque existe una infiltraci贸n elevada de agua", puntualiz贸.

Lisperguer subray贸 que se monitorean de forma permanente el comportamiento del clima y aspectos geol贸gicos con la finalidad de prevenir un nuevo deslave en la cuenca Taqui帽a.

ADULTOS, LOS QUE M脕S SE ENFERMARON POR ALUVI脫N

REDACCI脫N CENTRAL

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) realiz贸 226 atenciones m茅dicas a pacientes afectados por el deslave de Tiquipaya en cuatro d铆as, seg煤n un informe de la instituci贸n.

El documento detalla que el 49 por ciento de las personas atendidas fueron adultas (110), que ten铆an entre 20 y 39 a帽os; el 13 por ciento (29), 10 a 49 a帽os; el 9 por ciento (21), m谩s de 60 a帽os; el 8 por ciento (18), de 50 a 59 a帽os, y el 13 por ciento (13) de 1 a 9 a帽os.

El ministro de Salud, An铆bal Cruz, inform贸 ayer que se desplazaron brigadas y personal de la Cruz Roja para prevenir enfermedades diarreicas, casos de hipotermia, infecciones estomacales y otros en el sector.

Precis贸 que 37 m茅dicos recorren la zona afectada con medicamentos.

30 VOLUNTARIOS SE UNEN PARA SALVAR A MASCOTAS

REDACCI脫N CENTRAL

Alrededor de 30 voluntarios se organizaron para rescatar y cuidar a las mascotas afectadas por el desastre. La tarea se realiza en medio de carencias y sacrificios debido a que personal del Centro de Operaciones de Emergencia Municipal de Tiquipaya (COEM) intenta reubicarlos.

"Nuestro trabajo es importante porque estamos ayudando a quienes no hablan pero sufren. Nos quieren desalojar para llevarnos a la subalcald铆a de distrito 5 o a un tecnol贸gico que est谩 a 50 metros del r铆o", que es una zona de alto riesgo por la crecida del afluente, indic贸 Jhonny Antezana.

En tan s贸lo cuatro d铆as se rescataron 40 canes, asever贸 Rodrigo Jaimes, un joven que colabora con esta labor.

Mencion贸 que requieren medicamentos y hogares temporales, porque los refugios colapsaron.

PUNTOS DE VISTA

"La ayuda ha llegado limitadamente. Lo que m谩s nos preocupa es d贸nde vamos a ir, porque las condiciones del refugio Libertad no son las adecuadas, hay bastante hacinamiento". Isaura Cruz. Vecina de Tiquipaya.

"Necesitamos m谩s botas, picotas, palas y material de limpieza. Esta vez la mazamorra baj贸 con fuerza y se acumul贸 en las casas hasta alcanzar dos metros". Cristobal Burgos. Dgte. Molle Molle Noroeste.

OPINIONES

"Requerimos vituallas, alimentos y colchones. Hemos habilitado ambientes para los ni帽os con apoyo de Aldeas Infantiles SOS, donde se realizan actividades l煤dicas". Edith Aguilar. Responsable de refugio.

"No tenemos recursos para hacer el rescate de las mascotas. Nos movilizamos con nuestros propios medios, nos quieren reubicar a una zona de riesgo cerca del r铆o". Nayra Morris. Voluntaria.

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Bolivia
An谩lisis