El triunfo del carro de la muerte
Edición "dat0s 232"
Por: Luisa Fernanda Siles
Agosto 2020

Luisa Fernanda Siles, Premio Nacional de Novela, en exclusiva para dat0s expresa su visi贸n sobre el particular momento que atraviesa el planeta y Bolivia.

Precedido por aterradoras im谩genes de personas cayendo desfallecidas en las calles de Wuhan, y poniendo al mundo en situaci贸n de emergencia, en el mes de marzo de este a帽o lleg贸 el primer caso Coronavirus al pa铆s.

De ser amos y se帽ores del planeta azul y disfrutar de sus bondades sin restricci贸n, de la noche a la ma帽ana, la naturaleza nos da la espalda, nos confina en nuestros hogares, con la premisa que la mejor protecci贸n contra el SARS-CoV-2 es la distancia entre cong茅neres, mientras los cient铆ficos, azorados, buscan la cura. Para hacer frente al peor de los enemigos hay que estar al tanto de sus debilidades, o por lo menos, conocerle el aliento, descubrirle el tal贸n de Aquilessi lo tiene-. Desafiar lo desconocido es aterrador.

La paranoia de d贸nde apoyar las manos, mantener vitaminado el cuerpo, ba帽arse en alcohol, eucalipto, jab贸n, encapucharse y encomendarse a Dios y a todos los santos, cada que se da dos pasos, son h谩bitos adquiridos en el 煤ltimo cuatrimestre; medidas preventivas para resistir la furia del virus chino que ha coronado de muerte a cerca de un mill贸n de personas, paralizado el planeta, puesto en crisis a los sistemas de salud m谩s avanzados y descalabrado la econom铆a global.

Giovanni Boccaccio en el Decamer贸n, narra la cuarentena en Florencia durante la peste negra. Azote que asol贸 Europa y Asia en el Trecento y aniquil贸 el 60% de la poblaci贸n, tan solo por respirar el mismo aire o por rascarse las picaduras de las pulgas que infectaban a las ratas. Entonces, igual que hoy, se aconsejaba mantenerse positivo, reconfortarse atesorando los afectos y v铆nculos familiares, aunque resulta dif铆cil ser positivo cuando se teme el abrazo de la muerte, la dificultad al acceso a cuidados m茅dicos en sistemas sanitarios desheredados y se sale a ganar el pan de cada d铆a en una zona de guerra.

La pandemia desnud贸 la vieja angustia del ser humano acarreada desde su nacimiento: el miedo a la muerte. Gracias a las emociones y a su nivel de autoconciencia, el hombre es el 煤nico que puede concebir la muerte y como ser narrativo -que es- necesita explic谩rsela, comprenderla y desentra帽ar sus misterios. Arist贸teles se帽al贸 que "Lo m谩s temible es la muerte porque es el fin". La mayor铆a de las personas evitamos pensar en la finitud de nuestra existencia porque consterna la soledad e indefensi贸n del ser que llegado el momento se entrega al trance en el que pierde, irremediablemente, lo m谩s preciado que tiene, a s铆 mismo, y, despojado de todo, enfrenta lo desconocido.

Deslucidos el dinero, los sue帽os, las metas, cuando la propia respiraci贸n depende de una m谩quina. Invencibilidad y despreocupaci贸n se desintegran ante la amenaza que se carg贸 los paradigmas, la seguridad, la auto estima, el poder铆o de la raza humana y, en una especie de ensayo general del apocalipsis, nos muestra por una rendija lo que nos podr铆a esperar. 驴C贸mo pudimos olvidar que somos solo seres mortales y que un cuerpo microsc贸pico podr铆a acabar con nosotros? 驴C贸mo, enceguecidos por la ambici贸n, nos encaramamos en el carro del "Triunfo de la muerte"? Endiosados y c铆nicos. 驴En qu茅 momento cre铆mos que el dinero pod铆a ganarle a una tormenta de citoquina o a la depredaci贸n despiadada de los recursos del planeta?

No me cabe duda que pronto la vacuna contra el Coronavirus estar谩 en nuestro cuerpo ya que la vida se aferra a s铆 misma con obstinaci贸n, la capacidad del humano para sobrevivir y sobreponerse a la adversidad es inagotable. Por otra parte, queda claro que la lecci贸n que nos deja el virus es tremenda y que si queremos conservar nuestro para铆so, como lo conocemos, debemos dar un giro de tim贸n. 驴Qu茅 haremos cuando no haya plan B y el tiempo se acabe?

Imprimir
Enviar Articulo

Moda
Cine & Televisi贸n