El FMI inicia en Buenos Aires las negociaciones por la deuda argentina
Por: El Pa铆s
Febrero 2020
Fotografia: FMI

Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) se han sentado, al fin, en la misma mesa. La llegada a Buenos Aires este mi茅rcoles de una misi贸n t茅cnica ha sido el pistoletazo de largada de la negociaci贸n por el futuro de la deuda externa del pa铆s sudamericano, considerada impagable por la Administraci贸n del peronista Alberto Fern谩ndez. Durante una semana, las partes analizar谩n las cuentas del Gobierno y las posibilidades pr谩cticas de un nuevo plan de pagos que vuelva "sustentable" la deuda de 44.000 millones de d贸lares que聽Mauricio Macri contrajo con el FMI en 2018. Argentina necesita el apoyo del organismo internacional para avanzar, tambi茅n, en la negociaci贸n con los acreedores privados, que esperan solo para este a帽o pagos por 37.000 millones de d贸lares.

La misi贸n del Fondo Monetario Internacional coincidi贸 con una presentaci贸n informativa ante el Congreso del ministro de Econom铆a, Mart铆n Guzm谩n, a cargo de las conversaciones. El funcionario no ha revelado detalles, pero ha dado al menos una idea del camino que piensa seguir la Casa Rosada. Ha dicho que el Gobierno tiene "un programa econ贸mico muy definido" que no contempla la reducci贸n del d茅ficit fiscal, ha achacado al FMI la responsabilidad de la crisis de deuda que atraviesa Argentina y ha advertido que el Ejecutivo no permitir谩 que "fondos de inversi贸n extranjeros marquen la pauta de la pol铆tica macroecon贸mica". Ha dicho adem谩s que el objetivo final de la negociaci贸n con el FMI es alcanzar una soluci贸n "sustentable a largo plazo" al problema de endeudamiento cr贸nico que tiene el pa铆s.

"El pr茅stamo del FMI no se us贸 para aumentar la capacidad productiva del pa铆s, se us贸 para pagar deuda inviable y para financiar la salida de capitales", ha dicho Guzm谩n. "El FMI es responsable por la crisis de deuda, tambi茅n Argentina y los bonistas que decidieron apostar a una tasa alta y a un modelo que fracas贸", ha insistido ante los diputados, que en la v铆spera acercaron al ministro un listado con 122 preguntas sobre el proceso negociador.

La calle tambi茅n dio la bienvenida a la misi贸n del FMI, encabezada por la directora adjunta del departamento para el Hemisferio Occidental, Julie Kosack, el venezolano Luis Cubeddu, a cargo del caso argentino. Movimientos sociales afines al gobierno marcharon a modo de protesta por Buenos Aires, en lo que ha sido un delicado juego de equilibrios entre el apoyo a las negociaciones que lleva adelante Alberto Fern谩ndez y el repudio hist贸rico que mantienen con todo lo que huela a Fondo Monetario Internacional.

El venezolano Cubeddu es un viejo conocido en Buenos Aires, porque ya tuvo a su cargo en 2003 la renegociaci贸n de la deuda realizada por el fallecido expresidente N茅stor Kirchner. Aquellas conversaciones terminaron el 3 de enero de 2006, cuando Kirchner cancel贸 de un solo pago los 9.800 millones de d贸lares que Argentina adeudaba al FMI, lo que supuso la ruptura de relaciones formales. La realidad actual es muy distinta.

A mediados de 2018, Macri volvi贸 al FMI para pedir un rescate financiero. Los mercados hab铆an cerrado el grifo de pr茅stamos a Argentina y el organismo multilateral dio al pa铆s sudamericano una l铆nea de cr茅dito de 57.000 millones de d贸lares, la mayor jam谩s otorgada. Cuando la situaci贸n econ贸mica salt贸 por los aires a finales de 2019, el FMI decidi贸 suspender las ayudas. Macri hab铆a recibido 44.000 millones del total acordado y, en ese entonces, tuvo que admitir que no pod铆a hacer frente a los vencimientos comprometidos. Meses antes de dejar el poder, inici贸 un "reperfilamiento" de las obligaciones de deuda, tanto con el Fondo Monetario Internacional como con los acreedores privados, poseedores de bonos argentinos por unos 66.000 millones de d贸lares. El trabajo sucio qued贸 para su sucesor.

La misi贸n del Fondo se reunir谩 con altos funcionarios argentinos, pero tambi茅n con banqueros, analistas financieros y empresarios. La idea es que se lleve a Washington un panorama general de las cuentas argentinas y "entender mejor las medidas que se est谩n tomando para mejorar la situaci贸n de la pobreza y reactivar la econom铆a", seg煤n dijo a finales de enero el auditor regional del FMI, Alejandro Werner.

Las relaciones entre Argentina y el Fondo estaban congeladas desde el triunfo de Fern谩ndez en las elecciones primarias de agosto pasado. El FMI entendi贸 que no ser铆a Macri quien deber铆a resolver el problema de la deuda y prefiri贸 esperar a los primeros pasos del nuevo Gobierno. Decidi贸 incluso excluir el caso argentino de su reporte econ贸mico mundial por falta de precisiones. Por eso mantuvo la meta de crecimiento que hab铆a realizado en octubre, con una previsi贸n negativa del 1,3% para 2020 y un leve repunte de 1,4% para el a帽o pr贸ximo. La llegada este mi茅rcoles de la misi贸n a Buenos Aires supone la normalizaci贸n de las relaciones.

El ministro Guzm谩n ya hab铆a dado un primer paso la semana pasada en Roma, cuando se reuni贸 con la directora del organismo, Kristalina Georgieva. La v铆spera de la visita, sin embargo, no fue del todo apacible. El Gobierno posterg贸 de forma unilateral hasta el 30 septiembre la amortizaci贸n de 96.000 millones de pesos (1.600 millones de d贸lares aproximadamente, unos 1.440 millones de euros) de capital del bono AF20, una letra dual emitida en pesos pero atada a la cotizaci贸n de la divisa en el mercado local. Antes hab铆a intentado, sin 茅xito, un canje de los bonos y la emisi贸n de un t铆tulo en pesos para obtener dinero fresco.

Protestas callejeras

Bajo el lema "La deuda es con el pueblo", miles de personas se han movilizado durante la tarde de este mi茅rcoles en el centro de Buenos Aires en contra de la visita del FMI, al que acusan de haber endeudado al pa铆s al conceder un pr茅stamo inviable. Partidos de izquierda, movimientos sociales afines al Gobierno de Fern谩ndez y sindicatos han encabezado la marcha que termin贸 frente al Congreso argentino a la misma hora de la exposici贸n de Guzm谩n.

A excepci贸n de los partidos de izquierda, muchos de los manifestantes respaldan al Ejecutivo peronista y no se oponen a la negociaci贸n con el organismo internacional, pero exigen que cualquier acuerdo contemple la protecci贸n de los m谩s vulnerables. "Apoyamos las negociaciones con la advertencia de que no estamos dispuestos a que la deuda se pague con hambre y desocupaci贸n", se帽al贸 el titular de la Uni贸n de Trabajadores de la Econom铆a Popular, Esteban Castro, en la convocatoria de la protesta.

Fern谩ndez lleg贸 al poder al frente de una amplia coalici贸n que incluy贸 tambi茅n a pol铆ticos que fueron cr铆ticos con el kirchnerismo -como Victoria Donda, designada titular del Instituto Nacional contra la Discriminaci贸n, la Xenofobia y el Racismo- y procedentes de movimientos sociales, como Daniel Men茅ndez, subsecretario del Ministerio de Desarrollo Social. Ambos participaron de las manifestaciones, lo que muestra una vez m谩s las tensiones internas a las que debe hacer frente el presidente argentino.

"Es una movilizaci贸n multitudinaria. Hay columnas de distintos espacios que muestran la necesidad de agruparnos todos con un sentido de firmeza y de unidad", subray贸 Men茅ndez desde la calle. Men茅ndez considera que el FMI "ha sido c贸mplice de un proceso de fuga y actu贸 de manera irresponsable en relaci贸n con el endeudamiento" realizado por el Gobierno de Macri. "La deuda millonaria que nos dejaron solo sirvi贸 para la fuga de capitales y no para el desarrollo productivo. Para pagar hay que crecer", ha escrito Donda en su cuenta de Twitter. Su postura coincide con la del oficialismo, que pide tiempo para reactivar la econom铆a y as铆, crecer.

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente