La sorpresa de Wimbledon

0
34

La sorpresa en Wimbledon ya tiene nombre y se llama Lukas Rosol el checo que eliminó al imbatible Rafael Nadal en la segunda ronda del  emblemático torneo. Nadal, preclasificado número dos, cayó ante el número 100 del ranking de la ATP por 6-7, 6-4, 6-4, 2-6, 6-4. El español no perdía en esta instancia de un Grand Slam desde Wimbledon 2005.

Rafa, vencedor en Londres en 2008 y 2010, no pudo hacer nada ante el poderoso servicio del checo, aunque Rosol, de 1,96 metros de altura, también dominó el juego desde el fondo de la cancha, al jugarse todos los puntos con su demoledora derecha, con un increíble porcentaje de éxito.

El checo, de 26 años, ha sido un jugador de progresión lenta en el circuito y no se metió entre los 100 primeros de la clasificación mundial hasta el año pasado. De hecho, se trata de su primera participación en el cuadro final de Wimbledon, después de numerosos fracasos en calificaciones. Su mejor resultado en un Gran Slam era una tercera ronda en Roland Garros el pasado año.

“Es un milagro para mí. Tantas emociones. Él es una superestrella, lo siento por eso. Jugué increíble”, dijo Rosol tras el partido. El actual número dos del mundo fue incapaz de mantener los peloteos con Rosol y tuvo que limitarse con frecuencia a defenderse, algo que tampoco logró con eficacia.