3 claves de la economía en Argentina y cómo puede afectar a América Latina

0
22
Foto: Getty Images

Un 8% el miércoles y 13% el jueves. En dos días, el peso argentino ha sufrido una pérdida de valor histórica.

Casi que solo se habla de eso en Argentina, donde la incertidumbre por las movidas del gobierno domina las noticias y las casas de cambio están repletas de gente que busca proteger sus ahorros comprando dólares.

En casi tres años de mandato, esta es quizá la crisis más grave que ha enfrentado el presidente, Mauricio Macri, cuyo gabinete anunció este jueves dos medidas para contener la devaluación: vender US$330 millones en el mercado de valores y subir la tasa de interés al 60%, la más alta del mundo.

Para muchos, son paños de agua tibia. Los menos críticos hablan de un plan económico mal comunicado, los más duros dicen que deben cambiar al equipo económico y los fatalistas vaticinan un estallido o, al menos, un default.

Porque se sabe que se viene más inflación, más incertidumbre, más complicaciones para quienes dependen del crédito o las importaciones.

Las causas y consecuencias de esta devaluación -que ya completa 50% en un año- son diversas, ambiguas y, sobre todo, dependen del lugar político en que se pare quien las explica.

BBC Mundo habló con varios economistas y encontró algunos consensos: en el escenario actual se mezclan los errores de Macri, un contexto internacional adverso y los problemas históricos de la economía argentina.

1. Entre el gradualismo y el ajuste

Aunque el peso viene cayendo desde diciembre, el miércoles se fue al piso tras un anuncio de Macri que trataba de dar confianza pero generó todo lo contrario: incertidumbre.

Fue uno más de lo que algunos llaman los “errores no forzados” de un equipo económico que se autodenominó “el mejor en 50 años”.

Muchos hablan de un gobierno que no termina de explicar sus objetivos: si va a continuar con el histórico déficit fiscal de uno de los países más asistencialistas de América Latina o si va a ajustar tajantemente, acabando con un déficit que genera inflación pero le da un golpe tremendo a los millones de argentinos que dependen del Estado.

La decisión es compleja para una coalición oficialista que busca ser reelecta dentro un año. Pero la ambigüedad, aseguran los expertos, es como un repelente de las inversiones.

Macri, empresario e ingeniero, quiso resolver la excesiva inflación y el déficit heredados del gobierno de Cristina Kirchner de la mano del mercado: saldando cuentas, emitiendo deuda y convirtiendo a Argentina en un destino de turismo financiero.

Su receta para ajustar el gasto fue el “gradualismo” en lugar de un tajante “sangre, sudor y lágrimas”.

En mayo, cuando se produjo la primera fuerte caída del peso de su gestión, se probó que los inversionistas estaban hartos del gradualismo.

Y, a medida que aumentó la incertidumbre sobre el rumbo de la economía del país, los capitales se fueron y Macri, al menos en apariencia, se quedó sin respuestas.

2. El contexto internacional

Quizá el error más grave de Macri, lo dicen incluso sus partidarios, fue malinterpretar el contexto internacional: en un momento de auge del proteccionismo, Macri decretó que Argentina “volvería al mundo”.

Al volcar el financiamiento a los mercados internacionales se exacerbó la ya histórica vulnerabilidad de la economía argentina.

Entonces: cuando Estados Unidos subió sus tasas de interés, cayó el peso; cuando Donald Trump anunció aranceles al aluminio, cayó el peso; cuando Turquía entró en crisis, cayó el peso. Y así.

Ninguna otra moneda de mercados emergentes sufre tanto como la argentina cuando se produce un movimiento que genera tensión financiera y política a nivel global.

El oficialismo dice: “El mundo no nos acompañó”; pero sus críticos hablan de un error de cálculo.

3. La herencia histórica

Lo que hace más grave la situación actual es que Macri -uno de los empresarios más ricos de Argentina- fue elegido precisamente para resolver la economía, que ya venía de capa caída desde el segundo gobier