BRICS unidos

0
55

 

Los presidentes de las naciones del grupo BRICS, las de mayor crecimiento y que amenazan el dominio de los Estados Unidos y de los países europeos hegemónicos de la escena mundial en los últimos 50 años, se reunieron en Nueva Deli, India, para discutir las relaciones de comercio e integración de sus mercados. Uno de los temas fuertes de la reunión acabó siendo la crisis en los países musulmanes. La presidenta de Brasil Dilma Rousseff puso la llega en la herida. En el discurso de clausura de la 4ª Cumbre del BRICS conformado por (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica ), la mandataria defendió la búsqueda de la paz en Palestina y Siria y el derecho de Irán a desarrollar su programa nuclear, siempre y cuando el mismo no amenaza la estabilidad del planeta ni la paz mundial. Rousseff defendió la recomposición del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, conformado por 15 países de los cuales 5 tienen asiento permanente. La presidenta de Brasil condenó además la adopción de sanciones de forma indiscriminada y repudio la violencia y las violaciones a los derechos humanos. La fortaleza del grupo está refrendada en la necesidad expresada por sus gobiernos decididos  a emprender el camino a la constitución de su propio “Banco Mundial” que viene a ser un reflejo de su peso adquirido en la economía mundial.

El grupo BRICS podría verse ampliado en los próximos meses con otros países emergentes como Turquía, Indonesia e Irán. Y esa es la explicación de la candidatura del colombiano, José Antonio Ocampo, a la presidencia del Banco Mundial, propuesta por Brasil. Es un pulso de los países emergentes frente al “coloso” (que ya puede ponerse entre comillas por su evidente decadencia). Finalmente, pudiera resultar mejor que se aferraran a sus arcaicos puntales financieros, pues, paradójicamente, impulsaría la decisión de los emergentes de crear sus propios organismos multilaterales ajustados a sus propias necesidades internas de desarrollo económico y a sus relaciones internacionales en un mundo que se estremece todo cuando el Imperio estornuda.