Revelan planes de EEUU para desestabilizar Cuba

0
11

La Casa Blanca se negó ayer a comentar el plan de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, según sus siglas en inglés), para enviar jóvenes latinoamericanos a Cuba con la idea de promover la caída del gobierno de Raúl Castro, junto al “Twitter cubano”, conocido como Zunzuneo, para influir en los jóvenes. “No puedo comentar el informe (publicado en la prensa estadounidense) porque hay varios puntos no exactos. Los invito a dirigirse directamente a la Usaid”, dijo el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest. La información del envío de latinoamericanos fue revelada por la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP), la misma que destapó los planes sobre el proyecto de Zunzuneo. Según AP, la Usaid y su contratista, Creative Associates International, enviaron en secreto a jóvenes latinoamericanos, utilizando la cobertura de programas de salud y cívicos para provocar cambios políticos.

Esa operación clandestina puso en peligro a estas personas, agregó el informe, incluso después de que en La Habana se condenara al contratista estadounidense Alan Gross, detenido mientras intentaba desarrollar actividades contra la seguridad de la isla caribeña. La agencia estadounidense AP indicó que Usaid y su entidad pantalla, Creative Associates International, continuaron el programa incluso cuando sus empleados dijeron en privado a funcionarios del gobierno que consideraron suspender el viaje a Cuba, luego del arresto de Gross, publicó ayer el diario oficial cubano Granma.

El ciudadano estadounidense estaba contratado precisamente por la Usaid y viajó a Cuba con el propósito de montar una red de Internet que escapara del control del gobierno cubano, pero fue detenido por las autoridades de La Habana y condenado a 15 años de prisión acusado de espionaje. El informe precisa además que la agencia estadounidense envió a jóvenes venezolanos, costarricenses y peruanos a Cuba desde 2009 con la esperanza de poner en marcha una rebelión. Según la investigación, el programa estaba plagado de incompetencias y riesgos. Los jóvenes casi arruinan su misión de “identificar actores de un potencial cambio social”, señaló el documento.

Uno de esos jóvenes dijo que tuvo un irrisorio seminario de 30 minutos para aprender cómo evadir a la inteligencia cubana. Al parecer no había una red de seguridad para los inexpertos trabajadores si eran capturados, señala la AP en su informe. Las nuevas filtraciones subrayan que tanto Zunzuneo como los programas de jóvenes viajeros latinoamericanos son parte de un esfuerzo multimillonario de las autoridades estadounidenses para fomentar la inestabilidad en otros países. Los documentos muestran que Creative Associates aprobó el uso de parientes de sus empleados para llevar dinero en efectivo a los contactos cubanos. Pero los familiares nunca fueron informados de que los fondos eran de parte del gobierno de los Estados Unidos, indicó el informe.

Por otra parte, la vocera del Departamento de Estado norteamericano, Jen Psaki, reconoció que los programas de supuesta ayuda sanitaria y desarrollo para Cuba, en concreto uno referido a concientizar y prevenir sobre el virus del VIH, no estaban vinculados del todo con la promoción de la democracia, aunque negó que se trataran de programas secretos. “El Congreso conoce nuestros esfuerzos por promover cualquier tipo de compromiso en la sociedad civil en países que no tienen los beneficios de las sociedades abiertas, como Cuba. Había un beneficio secundario aquí y era proveer información sobre estos programas”, aseguró la portavoz al ser interrogada ayer en la rueda de prensa diaria que ofrece.

Aunque se desconocen las fechas exactas en las que se ejecutaron dichos programas de la Usaid, al menos una docena de jóvenes latinoamericanos participaron en el proyecto a través de los seminarios para prevenir el VIH, y continuaron haciéndolo a pesar de la detención de Gross. Los jóvenes llegaron a Cuba haciéndose pasar por turistas y viajaban por la isla contactando a jóvenes cubanos a través de la organización de talleres dedicados a asuntos de salud pública.

Sin embargo, según revelaron los mismos medios, contaban con documentación clave para comunicarse con Estados Unidos en caso de que estuvieran en peligro. “Que Usaid esté usando medidas para promover la democracia en Cuba no es ningún secreto. Noso-tros tenemos que mantener la presión al régimen castrista y seguir apoyando al pueblo cubano, que vive bajo la opresión cada día”, aseguró ayer la congresista republicana de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen. En esa línea, el portavoz de Usaid, Matt Herrick, negó que haya “secretismo” en los programas que realiza el gobierno norteamericano “para tratar de promover la democracia en Cuba”.