Estudio identifica cepas de Reino Unido y EEUU en La Paz y Chuquisaca

0
80

Un estudio de genotipificación del coronavirus elaborado por el Servicio Departamental de Salud (Sedes) chuquisaqueño  evidenció que la cepa británica ya  circula en La Paz y la norteamericana en Chuquisaca. El Gobierno envió muestras de infectados  de  Beni a Brasil para conocer si la  variante amazónica se encuentra en esa región.

“Hemos hecho la secuenciación genómica del virus (Sars-Cov-2) en septiembre del año pasado”, explicó a Página Siete   el jefe de la Unidad de Epidemiología del Sedes Chuquisaca, Jhonny Camacho. Aseguró que el estudio se hizo en ese departamento, además de La Paz y Potosí.

Camacho explicó  que se hizo la secuenciación genómica de la Covid-19 para verificar si los virus que circulan actualmente son los mismos que circularon en la primera ola en esas regiones.

Según el especialista,  los que circularon en el mundo fueron aquellos denominados 20A y 20B. “Al  inicio de marzo hicimos correr la muestra,  se comparó con los patrones a nivel internacional y se evidenció que  aparte de las variantes más comunes 20A y 20B -porque así se da la nomenclatura a la cepa de acuerdo con el año que se presentan y  también al abecedario- se identificó a otras variantes en La Paz y en Chuquisaca”, dijo.

En el caso de La Paz, según la autoridad local, el estudio encontró a la variante 20E  que es  la de  Reino Unido, es decir la británica. En Chuquisaca, de acuerdo con Camacho,  se halló la cepa 20G que es una variante que circula de forma masiva en Estados Unidos y  Australia. “Es la variante que ha generado muchos contagios en ambos países”, indicó.

En Potosí  se encontró a los virus comunes 20A y 20B, según la investigación. El estudio concluyó que en los tres departamentos están circulando cuatro cepas: las comunes que son 20A y 20B,  además de la 20E y la 20G.

Camacho aclaró que con  esta investigación  se evidenció sobre la afección que provocan esas nuevas cepas. “Aunque tienen los mismos síntomas son más agresivos y virulentos”, sostuvo.

Marco Antonio García, neumólogo del Instituto Nacional de Tórax,  aseguró que evidentemente estos virus mostraron la alta agresividad en las personas infectadas. “En la primera ola,  los pacientes presentaban la forma grave de la enfermedad después de siete días;  pero en la segunda ola, la agresividad se mostraba  a los cinco días. Por eso en ese tiempo ingresaban a terapia intensiva y  muchos casos fueron  altamente letales”, sostuvo.

El estudio fue dirigido por Óscar Rollano, biólogo molecular,  y Delia del Carmen Delgado, bioquímica con maestría en biología molecular,  además de  los funcionarios de  la Unidad de Epidemiología del Sedes Chuquisaca, quienes dieron  apoyo con la obtención de muestras.

La investigación  de genotipificación del coronavirus  es la primera que se realiza  en  Bolivia  desde   que el virus  ingresó al país.   Antes,  muchas autoridades departamentales explicaron que en el país no se podía realizar un estudio de esa naturaleza porque no se contaba con la tecnología suficiente.

Según Camacho, la investigación representa además  la primera experiencia que se hizo a nivel nacional. Aseguró que continuarán con esa misma labor para que se pueda monitorear   la circulación de los virus.

El infectólogo Juan Saavedra aseguró que no sólo esas cepas circulan  en el país, sino también la amazónica, P1 o brasileña.

“Las cepas británica y brasileña  están en el país porque no se han cerrado las fronteras con los países- Brasil y Perú- donde este virus está haciendo estragos”,  dijo  el profesional.

El experto aseguró que tan sólo en Brasil, donde se originó la cepa amazónica, cada día  mueren al menos 2.000  personas;  además, los  centros de salud están colapsados.

El profesional dijo  que aunque es necesario realizar un estudio para certificar  la presencia de esa cepa en la zona fronteriza, Santa Cruz, Pando y Beni, los registros de casos positivos revelan un aumento de nuevos  infectados.