San Cristóbal: Rostro social en la Mina

0
53

 

Además de contribuir a la creación de empleo de calidad en Bolivia, MSC busca las mejores condiciones laborales posibles para sus trabajadores, con una remuneración competitiva, capacitación constante, oportunidades de desarrollo profesional, seguridad en el trabajo, salud ocupacional, y un ambiente cálido caracterizado por valores, principios éticos y la igualdad de oportunidades. De hecho, la igualdad de género es un tema estratégico en la mina, las mujeres no generan distinción alguna, en igualdad de condiciones, junto a los varones; muchas de ellas manejan, no sólo maquinaria pesada de alta tecnología, sino que también, están inmersas en el proceso mismo de tratamiento del mineral en la planta principal.

Hablando de la planta, el uso de tecnología permitió instalar un ojo digital para controlar cada uno de los procesos de filtración de los concentrados, etapa que es imprescindible para separar el zinc, del plomo y ambos de la plata. Una cabina ultra sensible vigila, las 24 horas del día, lo que está pasando desde el traslado de las rocas a los molinos de trituración y por supuesto, las plataformas de aplicación de reactivos químicos para subir la ley de cabeza de los minerales.

En la cabina de mando que todo lo mira, se hallan erguidas las mujeres, oriundas del lugar, que manejan con profesionalidad y alta capacidad técnica, cada uno de los procesos. No son ingenieras, pero sí, técnicos formados en universidades e institutos nacionales. “Es una verdadera oportunidad de vida”, refiere al respecto el geólogo Garzón, un experimentado hombre de minas.

Como parte de su filosofía de trabajo que posee la empresa, las diferentes áreas interactúan regularmente con diferentes grupos de interés, lo cual exige actualización en temas relacionados con la normativa legal vigente además el de mantener una comunicación fluida con las personas, empresas, comunidad y otras instituciones con las que se relaciona. Pero, ¿en qué se traduce este signo distintivo? Lo que sucede es que MSC entiende el desarrollo sostenible a partir de una estrategia de negocios que toma asumiendo decisiones que miran las preocupaciones y necesidades de los grupos de interés con los que se relaciona la empresa.

En función de estas variables, despliega estrategias sociales, económicas y de mitigación del impacto en el medioambiente, que tiene cualquier emprendimiento minero en el mundo. Por lo tanto, los “grupos de interés” de MSC son parte central en la toma de decisiones y un elemento clave del Sistema de Gestión que se basa en tres pilares: Conocimiento, que consiste en el aprendizaje interno y la retroalimentación de los grupos de interés.

Compromiso, relacionado a la integración y aplicación del aprendizaje en las actividades rutinarias y Mejora Continua, orientada a la implementación de acciones para alcanzar la excelencia en las operaciones mineras de alta tecnología.

Bajo esta premisa, cada tarea dentro de la empresa, es documentada, usando mecanismos de representación como son los mapas de sistema y mapas de proceso. El control, seguimiento y actualización es responsabilidad de los administradores de cada uno de ellos, asegurando que se describan apropiadamente las tareas requeridas y realizadas, quienes también definen las mejores prácticas empresariales. Esta forma de actuar se traduce en resultados beneficiosos para las comunidades, el departamento de Potosí y Bolivia. La responsabilidad social es un compromiso serio de la empresa y guía su conducta mirando el desarrollo sostenible para el bienestar de toda la población en la región.

En las comunidades de San Cristóbal, Culpina K y Vila Vila, MSC actúa como un facilitador para mejorar las condiciones de vida de los habitantes. Por lo anteriormente mencionado, la Superintendencia de Relaciones Comunitarias de MSC, recibe y coordina propuestas y proyectos para el desarrollo comunitario en cooperación con el Consejo Consultivo Los Lípez- San Cristóbal, que está compuesto por dirigentes y autoridades de esas comunidades.

MSC y el Consejo Consultivo Los Lípez San Cristóbal, realizan juntos las siguientes actividades: gestionan alianzas estratégicas con organizaciones y actores sociales, generando un ambiente favorable para una relación de mutuo beneficio al servicio del desarrollo local; proporcionan asistencia técnica a organizaciones sociales e instituciones comunitarias, para una gestión organizativa independiente y efectiva; apoyan iniciativas de desarrollo sostenible entre autoridades locales, para que puedan abordar sus preocupaciones y reclamos ante niveles oficiales y proporcionan apoyo a organizaciones sociales y microempresas productivas en la gestión de alianzas estratégicas para lograr el desarrollo sostenible de la región.

Es decir, lo que hizo MSC es sembrar un verdadero polo de desarrollo regional en la zona; el resultado de esta sinergia de esfuerzos puso en evidencia el surgimiento de un enclave sostenible de urbanización rural que es irreversible, pero, ante todo, sostenible en el tiempo.

Dique de colas

Todo emprendimiento minero se enfrenta a un tema crucial ¿qué hacer con los deshechos mineros?, la explotación de minerales implica, por lo tanto, contar con un dique de colas, es decir, un depósito cerrado que alberga lo que no sirve. El dique de colas en MSC se encuentra en la microcuenca Wila Kara, ubicada a 9 km al sudoeste de la planta concentradora y a 4 km al noroeste de la comunidad de Culpina K. Esta cuenca es endorreica (cerrada) y las formaciones geológicas subyacentes tienen muy baja permeabilidad, lo cual minimiza infiltraciones y riesgo de contaminación del agua subterránea, las colas llegan hasta el depósito a través de un sistema de tuberías y bombas, que vacían las colas en la parte inferior de una antigua laguna.

El dique de colas se encuentra impermeabilizado con una membrana especial de goma que aisló, por completo, a los desechos minerales los cuales a su vez se hallan sujetos a un régimen estricto de administración de materiales inservibles.

La forma del depósito y la disposición extendida de las colas no requieren la construcción de un dique estructural para contener los relaves; sin embargo, alrededor del depósito se han construido bermas de tierra que delimitan el área de vertido y aseguran su estabilidad, pero ante todo, la sostenibilidad del dique, como resultado de esta gestión exitosa, el dique de colas se halla al lado de inmensas hectáreas de sembradíos de quinua real, un potencial productivo de renombre nacional e internacional que tiene a Culpina K, como núcleo central para la exportación del cereal al mundo.