Al borde de un ataque de nervios

0
42

Las campañas por el balotaje paralizaron la efectividad de los contactos del Gobierno para atender la emergencia sanitaria con vacunas para enfrentar el nuevo coronavirus. Pasado el proceso no hay pretextos para gestionar las dosis. Desde que la pandemia se instaló en el mundo, en cada uno de los países de América Latina se han presentado insondables reacciones por la falta de credibilidad de sus líderes políticos; la cercana relación entre el impacto de la corrupción o negligencia para atender con oportunidad de vacunas a la población. Como una trompeta que suena desde el infierno, los países desarrollados están protegiendo la salud de su gente, priorizando el principio por la vida que está privando que las vacunas se distribuyan equitativamente entre ricos y pobres.

Muchos países de la región han logrado sus metas de atención, es el caso de Chile que adquirió vacunas cuando la crisis empezaba, lo que derivó en campañas de vacunación masivas que tampoco han garantizado la inmunización colectiva. El país tuvo que cerrar a su población para evitar nuevos contagios. Y así, los ejemplos siguen. Brasil se ha convertido en un mal ejemplo de atención mundial y Bolivia ha priorizado la política en lugar de la salud, mientras la población no encuentra la vacuna vive al borde de un ataque de nervios.

También en esta edición nos mueve la relación de la industria con la “nueva normalidad”. Si bien el impacto ha hecho caer sus ingresos hay empresas proactivas que comandan iniciativas para no parar la productividad y el empleo. Es el caso de la Cervecería Boliviana Nacional (CBN) que vuelve a consagrar sus buenos hábitos empresariales como su cultura de ética y responsabilidad para atender la emergencia que mucho dice de la labor de sus ejecutivos y la política de la compañía que este año cumple 135 de vida institucional.

 

 

Barbarie dentro de casa

Una estremecedora noticia sacude Brasil con el asesinato de Henry Borel, 4, golpeado hasta la muerte por su padrastro, el abogado Jairinho (Dr. Muerte) concejero de la Alcaldía de Rio de Janeiro. El asesinato ilustra la tapa Veja. La nueva edición de la revista destaca la complicidad de la madre del pequeño y el desgarrador relato del Reportaje. Se trata de una situación que se repite en Brasil. Hace poco, otro menor, hijo de la empleada doméstica de una familia acomodada, fue arrojado del quinto piso de un edificio de la Barra de Tijuca, también en Rio. Las escenas repetidas de estos casos, relacionan la enajenación mental de sus autores, abuso, discriminación y racismo que interpela a la sociedad brasileña.