Analistas coinciden que no avanza unidad opositora

0
7

A cinco meses de realizarse las elecciones presidenciales 2014 y a dos de la inscripción de candidaturas ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE), las negociaciones emprendidas por líderes opositores para conformar un “frente único” para enfrentar al oficialismo no dan señales de avance.

Tres analistas políticos consultados por este medio (Carlos Crespo, Carlos Cordero y María Teresa Zegada) dan un virtual desahucio al proyecto. En tanto, el Movimiento Al Socialismo (MAS) ya piensa en la selección de sus diputados y senadores.

Una serie de “acusaciones” entre el Frente Amplio (FA) que lidera el empresario Samuel Doria Medina cerró la semana pasada toda posibilidad de alianza política con el Movimiento Sin Miedo (MSM), liderado por Juan del Granado. En tanto, el Movimiento Demócrata Social (MDS), del gobernador cruceño Rubén Costas, aguardará hasta fin de mes para tomar una conclusión sobre sus acercamientos con el MSM.

“No veo señas de que esto (el frente único) vaya a suceder (…) es pedir peras al olmo en este momento”, dijo Carlos Crespo, sociólogo e investigador del Centro de Estudios Superiores     (CESU) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS).

Para él, los discursos de unidad de los partidos políticos que pretenden hacerle frente al MAS son sólo “retórica electoral”.

“Están haciendo cálculos políticos, el tema es que tienen que renunciar a esos cálculos”, dijo. “Tendría que pasar algo extraordinario en estos días, que el Gobierno meta la pata para que la oposición se una”, agregó.

En la misma línea, para el analista político Carlos Cordero, las elecciones de 2014 tendrán “tres protagonistas”: el MAS, un partido de oposición y los pequeños partidos políticos. “Tengo la impresión de que ese bloque único no va a ser posible. Lo que va a existir es un conjunto de organizaciones políticas opositoras fragmentadas en un grupo grande y otro pequeño”, dijo.

Según Cordero, la lucha de los partidos de oposición será por ocupar el espacio dejado por Convergencia Nacional en las elecciones de 2009 y la otrora Podemos, en 2005.

Por ello, las elecciones de octubre próximo se darán en un panorama muy similar a las de 2005, donde el 82 por ciento de votos estaba concentrado en el MAS y Podemos de Jorge Quiroga, y de 2009, con el 91 por ciento en el MAS y Convergencia Nacional, de Manfred Reyes Villa.

Cordero se anima a identificar las “pequeñas candidaturas” que se repartirán el 15 por ciento de votos: Jorge Quiroga, Félix Patzi, Adriana Gil e incluso el MSM.

Para la socióloga María Teresa Zegada, existen dos obstáculos por los cuales los partidos opositores no logran aglutinarse en un frente único. Por una parte, porque el país está fuertemente mediado por los caudillismos que hacen sombra a los nuevos liderazgos; por otra, está que así como no se puede hablar de una sola oposición, tampoco hay una sola disidencia, sino varias que por diferentes motivos han ido rompiendo con el partido de Gobierno y no es necesario que tengan afinidades con otros disidentes que tal vez hayan tenido otras razones para haberse apartado.

Crespo, Zegada y Cordero, coinciden en afirmar que el tema del “caudillismo y lo cultural” son aspectos que frenarán la constitución de frentes únicos en procesos electorales bolivianos.