Deportes poscovid: Champions League, US Open, NBA
Edición "dat0s 233"
Por: Redacción dat0s
Septiembre 2020

Bayern Munich, campeón de la Champions League

Hay muchas historias similares, de hecho hay dichos que reflejan esta situaci√≥n. Pero el PSG nunca esper√≥ que uno de sus exjugadores fuera su verdugo en el partido m√°s importante de sus 50 a√Īos de historia. 'Para que la cu√Īa apriete debe ser del mismo palo', Kingsley Coman, el franc√©s que fue uno de los cambios en la alineaci√≥n del Bayern Munich, conden√≥ al conjunto parisino tras anotar el gol con el que el conjunto b√°varo consigui√≥ su sexto t√≠tulo de la Champions League sobre el PSG (1-0).

La primera parte terminó con dos jugadas peligrosas por bando. La primera un chute en movimiento para Mbappé que el francés definió de tibia manera; por su parte, el Bayern terminó los primeros 45 minutos reclamando un penal sobre Kingsley Coman que el árbitro dejó correr.

Antes de que el reloj marcara la hora de partido, Joshua Kimmich mand√≥ un centro al √°rea. Lewandowski y M√ľller estaban perfectamente marcados, no as√≠ el exjugador del PSG quien, sin saltar, cambi√≥ la direcci√≥n del bal√≥n con un certero cabezazo que Keylor Navas no pudo detener.

Sin las genialidades de Mbapp√© y Neymar, la suerte de un Paris Saint-Germain que a√ļn no consigue su principal objetivo, mientras observa como la grandeza de sus rivales en la Champions League es algo que su dinero a√ļn no puede comprar.

"Sabíamos que ganaríamos al Barça, algunos dijeron que sería 1-5"

Robert Lewandowski, centro atacante de Bayern Munchen en una entrevista para el medio polaco Onet. Tal era la confianza dentro del equipo alem√°n que por la cabeza de los jugadores pasaba el golear al conjunto azulgrana. No dudaban de la victoria, sino del n√ļmero de veces que entrar√≠a Ter Stegen en su porter√≠a a recoger el bal√≥n.

 

 

Djokovic descalificado del Us Open

Tras haber ganado un impecable Master 1000 en Cincinnati y mantener una imparable racha de triunfos durante 2020 que lo manten√≠a invicto esta temporada, el tenista serbio y n√ļmero uno del mundo, Novak Djokovic fue desclasificado del US Open luego de lanzar la bola sin intensi√≥n contra la juez de l√≠nea durante el partido por los octavos de final que disputaba contra el espa√Īol Pablo Carre√Īo.

Nada m√°s producirse el percance, Djokovic se acerc√≥ a la juez para preocuparse por ella. Despu√©s convers√≥ durante m√°s de 10 minutos con los oficiales de juego del torneo, que aplicaron directamente el reglamento. De esta forma, el major perdi√≥ al gran favorito, al hombre que persegu√≠a su 18¬ļ grande y que hab√≠a acudido a Nueva York con la intenci√≥n de recortar distancias con Roger Federer (20) y Rafael Nadal (19), ausentes ambos.

 

 

El llamado de los jugadores negros en la NBA

A pesar de su poder sigiloso, no fue el nuevo coronavirus el que hizo explotar la burbuja de la NBA. Lo hizo la brutalidad policial, el racismo y el desinterés por las vidas de la población negra. Esto no es un juego; es nuestra realidad. Nuestro miedo. Nuestro dolor. Nuestra impotencia. Y por eso es que no puede haber partidos. Los jugadores de básquetbol -y todas las figuras deportivas- no son juguetes de entretenimiento. No existen en un mundo imaginario que se pueda encender y apagar. No hay un lugar en el que los puedan guardar cuando sea inconveniente. Son personas: en parte atletas, y completamente humanos. Ser negro y humano es saber que la sociedad puede separar lo primero y descartar lo segundo.

El miércoles 26 de agosto, los deportes profesionales en Estados Unidos - liderados por la NBA e incluyendo la WNBA, la Major League Soccer y la Major League Baseball- experimentaron una protesta histórica. No fue porque los jugadores ricos son la gente enojada y desagradecida que algunos estadounidenses intransigentes dicen que son. Empezando por los Milwaukee Bucks, seis equipos de la NBA escogieron no jugar porque demasiados conciudadanos preferirían que se callaran y vieran cómo policías en Kenosha, Wisconsin, le disparan a Jacob Blake siente veces en la espalda mientras sus hijos están presentes. Blake está paralizado y sigue luchando por su vida. De alguna manera retorcida, eso lo hace más afortunado que George Floyd, Breonna Taylor y todas las demás personas negras que la Policía de todo el país ha matado tan fríamente.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Eventos
Actualidad