China recurre a un control social al estilo de Mao para frenar el coronavirus
Por: Alexandra Stevenson / The New York Times
Febrero 2020
Fotografia: China Daily /Reuters

A pesar de contar con herramientas de alta tecnología, el gobierno combate el brote con una movilización que recuerda a las estrategias del expresidente comunista: una severa vigilancia vecinal.

 

El gobierno chino ha llenado las ciudades y las aldeas de batallones de vecinos entrometidos, voluntarios uniformados y representantes del Partido Comunista para llevar a cabo una de las campa√Īas de control social m√°s grandes de la historia.

El objetivo es mantener a cientos de millones de personas apartadas de toda la gente, excepto de sus familiares m√°s cercanos.

En China se está combatiendo el brote del coronavirus con una movilización a nivel local que nos recuerda a las cruzadas masivas del expresidente comunista Mao Zedong, mismas que no se habían visto en China desde hace décadas y que, en esencia, están encargando la prevención de primera línea de la epidemia a una versión potenciada de vigilancia vecinal.

Los complejos habitacionales en algunas ciudades han emitido el equivalente a pases escolares de papel para controlar la frecuencia con la que los residentes salen de sus casas. Los edificios de departamentos les han prohibido la entrada a sus propios inquilinos si vienen de otra ciudad. En las estaciones de tren, se impide que las personas entren a las ciudades si no pueden probar que trabajan o viven ah√≠. En las zonas rurales, han bloqueado las aldeas con veh√≠culos, tiendas de campa√Īa y otras barreras improvisadas.

Pese al arsenal de herramientas de vigilancia de alta tecnología que posee China, el control lo aplican, principalmente, cientos de miles de trabajadores y voluntarios, quienes toman la temperatura de los residentes, registran sus movimientos, supervisan las cuarentenas y -lo más importante- mantienen alejadas a las personas que llegan de fuera y que quizás porten el virus.

Seg√ļn un an√°lisis que realiz√≥ The New York Times de los anuncios del gobierno en las provincias y las ciudades principales, en las √°reas residenciales hay cuarentenas de diversos grados de rigor -desde puestos de control en la entrada de los edificios hasta restricciones severas para salir a exteriores- que contienen al menos a 760 millones de personas en China, o m√°s de la mitad de la poblaci√≥n del pa√≠s. Muchas de estas personas viven lejos de la ciudad de Wuhan, donde se inform√≥ sobre el virus por primera vez y que el gobierno puso en cuarentena el mes pasado.

En todo el país, los vecindarios y las localidades han emitido sus propias reglas acerca de las entradas y salidas de los residentes, lo que significa que la cantidad total de personas afectadas puede ser incluso mayor. Las políticas varían mucho, lo cual deja a algunos lugares en una situación de parálisis virtual mientras que otros enfrentan pocas restricciones.

El líder supremo de China, Xi Jinping, ha convocado a una "guerra del pueblo" sin cuartel para controlar el brote. Pero las restricciones han impedido que los trabajadores regresen a las fábricas y a las empresas, lo que ha perjudicado a la fuerte economía china. Además, ya que los funcionarios locales ejercen una autoridad tan directa sobre el desplazamiento de las personas, no sorprende que algunos hayan llevado el cumplimiento a algunos extremos.

Hace poco, a Li Jing, profesora adjunta de Sociolog√≠a de 40 a√Īos en la Universidad de Zhejiang, en la ciudad oriental de Hangzhou, casi le prohibieron que llevara a su esposo a un hospital luego de que a este se le atorara una espina de pescado en la garganta durante la cena. ¬ŅCu√°l era la raz√≥n? En su vecindario solo se permite que una persona por familia salga de la casa cada tercer d√≠a.

Los trabajos de prevenci√≥n en China est√°n siendo encabezados por sus innumerables comit√©s vecinales, los cuales por lo general sirven de intermediarios entre los residentes y las autoridades locales. Est√°n respaldados por el sistema de "gesti√≥n de redes" del gobierno, el cual divide al pa√≠s en peque√Īas secciones y asigna a algunas personas la vigilancia de cada secci√≥n, lo que garantiza un control estricto sobre una poblaci√≥n extensa.

La provincia de Zhejiang, en la costa sureste de China, tiene una población de casi 60 millones de personas y ha reclutado a 330.000 "trabajadores de la red". La provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, ha desplegado a 170.000. La provincia de Cantón, al sur, ha convocado a 177.000; la provincia de Sichuan, al interior del país, tiene 308.000 y la megalópolis de Chongqing tiene 118.000.

Las autoridades también están combinando un cuantioso personal con la tecnología móvil para rastrear a la gente que tal vez haya estado expuesta al virus. Los proveedores de telefonía celular controlados por el Estado facilitan que los suscriptores envíen mensajes de texto a una línea de asistencia que genera una lista de las provincias que han visitado en fechas recientes.

La semana pasada, en una estación de trenes de alta velocidad en Yiwu, una ciudad al este, trabajadores con trajes de protección les exigieron a los pasajeros que, antes de poder salir, enviaran los mensajes de texto que desplegaran la información acerca de su ubicación.

Una aplicaci√≥n desarrollada por una empresa de aparatos electr√≥nicos para el ej√©rcito controlada por el Estado sirve para que los ciudadanos chinos ingresen su nombre y su n√ļmero de identificaci√≥n nacional y sepan si es probable que hayan estado en contacto con alg√ļn portador del virus en un avi√≥n, tren o autob√ļs.

Es demasiado pronto para saber si la estrategia de China ha controlado el brote. Como hay informes acerca de muchísimas infecciones nuevas todos los días, el gobierno tiene motivos justificados para reducir al mínimo el contacto entre personas y los viajes a nivel nacional. Pero los expertos afirmaron que en las epidemias, las medidas autoritarias pueden ser contraproducentes y provocar que las personas infectadas se oculten, lo que dificultaría más controlar el brote.

"La salud p√ļblica se basa en la confianza de la poblaci√≥n", se√Īal√≥ Alexandra L. Phelan, especialista en legislaci√≥n m√©dica internacional en la Universidad de Georgetown. "Estas cuarentenas a nivel comunitario y el car√°cter arbitrario con el que se est√°n imponiendo y vinculando con la polic√≠a y otros funcionarios pr√°cticamente las est√° convirtiendo en medidas punitivas: una estrategia coercitiva m√°s que de salud p√ļblica".

En Zhejiang, una de las provincias más desarrolladas de China y sede de Alibaba y otras empresas de tecnología, la gente ha escrito en las redes sociales que le han negado la entrada a sus propios departamentos en Hangzhou, la capital de esta provincia. Afirmaban que al regresar a la ciudad, les decían que si no mostraban documentos de sus arrendadores o empleadores, se quedarían en la calle.

Las cuarentenas no son necesariamente opresoras. A muchas personas en China les ha gustado quedarse encerradas, pedir provisiones por internet y, si pueden hacerlo, trabajar desde casa. Algunos funcionarios vecinales les dan un trato humano.

Bob Huang, un estadounidense nacido en China que vive en Zhejiang, al norte del país, comentó que los voluntarios de su complejo habitacional habían ayudado a perseguir a un hombre que se quedó afuera toda la noche para beber, en desacato a las reglas relacionadas con la frecuencia con la que la gente puede salir. Sin embargo, también le entregaron comida de McDonald's a una familia en cuarentena.

Huang, de 50 a√Īos, ha podido burlar las restricciones al usar un pase especial del administrador de la propiedad, y ha estado yendo en su auto a entregar cubrebocas a sus amigos. En algunos complejos de edificios, no le permiten entrar. En otros, le toman sus datos.

En una aldea cercana optaron por un método menos ortodoxo.

"Siempre comienzan a hacer preguntas en el dialecto local, y si puedes contestar en ese dialecto, te dejan pasar", comentó Huang. Como él no hablaba ese dialecto, tuvo que esperar, pero los pobladores fueron amables. Le dieron una silla plegable, le ofrecieron un cigarrillo y no le pidieron su identificación.

En algunas partes de China, se han aplicado otras políticas, a menudo estrictas, para frenar la epidemia.

En Hangzhou, han prohibido que las farmacias vendan analg√©sicos para obligar a las personas con s√≠ntomas a acudir a los hospitales para recibir tratamiento. En la ciudad oriental de Nank√≠n, se solicita que todas las personas que aborden un taxi muestren su identificaci√≥n y dejen sus datos de contacto. En la provincia de Yunnan, quieren que todos los lugares p√ļblicos tengan c√≥digos QR que la gente debe escanear con su tel√©fono celular cada vez que entra o sale.

En muchos lugares han prohibido que se re√ļnan grupos grandes de personas. Este mes, la polic√≠a de la provincia de Hunan destroz√≥ una sala donde se jugaba mahjong, pues encontraron a m√°s de 20 personas jugando en el espacio.

Puesto que, en gran medida, son los gobiernos locales los que deciden esas políticas de manera individual, China se ha convertido en un extenso entramado de feudos.

"Puede ser bastante ca√≥tico", se√Īal√≥ Zhou Xun, historiadora de la China moderna en la Universidad de Essex, Inglaterra. "Un plan que en papel es perfecto, con frecuencia se convierte en soluciones improvisadas a nivel local".

Parece que los funcionarios reconocen que algunas autoridades locales han ido demasiado lejos. Este mes, Chen Guangsheng, subsecretario general del gobierno de la provincia de Zhejiang, calificó de "inadecuado" el hecho de que en algunos lugares hayan empleado "prácticas burdas y rudimentarias", como encerrar a las personas de sus casa para cumplir con las cuarentenas.

El sábado, los funcionarios del país exhortaron a los pueblos y a las aldeas a quitar las barricadas innecesarias y garantizar el traslado fluido de alimentos y suministros.

De todas maneras, a muchas personas en China les preocupa que se relaje el control del virus demasiado pronto.

A Zhang Shu, de 27 a√Īos, le inquieta que sus padres y vecinos se est√©n volviendo displicentes con respecto al virus, aun cuando trabajadores pasan en veh√≠culos con altavoces alrededor de su aldea, cerca de Wenzhou, dici√©ndole a la gente que permanezca en casa.

"Las personas comunes y corrientes poco a poco están empezando a sentir que la situación ya no es tan terrible", dijo. "Ya quieren moverse".

 

Alexandra Stevenson colaboró con información desde Hong Kong. Wang Yiwei y Lin Qiqing colaboraron en la investigación.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente