Honduras rota: el origen de la caravana migratoria
Por: El País
Octubre 2018
Fotografia: John Moore-Getty Images

San Pedro Sula, segunda ciudad de Honduras, sede de alguna de las grandes fortunas del pa√≠s de apellidos sirio o liban√©s, pero tambi√©n de los barrios m√°s peligrosos del continente, sigue estupefacta ante la caravana que sali√≥ un mi√©rcoles de octubre de su estaci√≥n de autob√ļs. No por la sorpresa, sino por no haberse enterado a tiempo.

Cuando pasaron los noticieros y comenzaron a comentar en voz alta lo que al principio era un rumor, muchos descubrieron entonces la cantidad de gente conocida que viaja en la caravana que avanza por México: el joven que vendía películas pirata frente al bar Popeye, el taxista que estaciona junto a la catedral, el mesero que atendía Pacific... Otros, como Andrés Hernández, peluquero en una barbería cercana a la plaza central, lamentan no haberse enterado antes. Siente que se le escapó la mejor oportunidad de salir del país y conseguir papeles en México o Estados Unidos.

En 2009 un golpe de Estado en Honduras apart√≥ de la presidencia a Manuel Zelaya, expulsado por la noche y en pijama a Costa Rica. Poco a poco el clamor popular se fue apagando y la derecha gan√≥ dos elecciones m√°s. Las √ļltimas, hace un a√Īo, permitieron al presidente Juan Orlando Hern√°ndez reelegirse en el poder en medio de denuncias de fraude y fuertes protestas en la calle que dejaron decenas de muertos y heridos. Incluso la Organizaci√≥n de Estados Americanos (OEA) pidi√≥ nuevas elecciones. Nuevamente poco a poco los disturbios se fueron apagando y el candidato derrotado, Salvador Nasralla, acced√≠a a sentarse en una mesa de di√°logo con el mandatario.

En aquel remoto golpe de Estado mal cerrado de hace nueve a√Īos est√° gran parte de la ra√≠z de un problema que se prolonga hoy, admite en la eucarist√≠a de la catedral monse√Īor √Āngel Garachana, Obispo de San Pedro Sula, poco antes de oficiar misa de seis. Durante su homil√≠a, dedica unas palabras de aliento a los "hermanos migrantes que se enfrentan a los riesgos del camino".

A la violencia y la pobreza, Honduras suma tambi√©n la crisis pol√≠tica que vive y que ha tensado la situaci√≥n de un pa√≠s tradicionalmente pac√≠fico, que se mantuvo relativamente ajeno a la violencia de las guerras centroamericanas en los a√Īos ochenta y noventa. Con nueve millones de habitantes, Honduras es tambi√©n estos d√≠as un pa√≠s humillado desde que ocupa las portadas de la prensa mundial porque miles de personas se han unido para caminar y gritar al mundo que no se puede vivir ni un d√≠a m√°s ah√≠.

El presidente Juan Orlando Hern√°ndez, arrogante y habilidoso pol√≠tico, se ha dedicado desde entonces a recorrer las televisiones y los despachos de Washington se√Īalando que la caravana de migrantes "est√° organizada por la izquierda radical", y la sucursal de Nicol√°s Maduro en Honduras, que quiere desestabilizar su gobierno. Mientras tanto, los pa√≠ses vecinos, Guatemala y El Salvador, miran de reojo una crisis que les ha rozado pero que contiene los mismos ingredientes: violencia, pobreza e inestabilidad pol√≠tica.

El Gobierno de Hern√°ndez atribuye el origen de esta marcha que ha puesto nerviosos a cinco gobiernos a un hombre: Bartolo Fuentes. Seg√ļn el Ejecutivo de Honduras este exdiputado de LIBRE -el partido de Zelaya- organiz√≥ por Facebook la marcha que puso a caminar hacia el Norte a m√°s 7.000 personas. La polic√≠a se moviliz√≥ y el exdiputado fue detenido a los tres d√≠as de que esta arrancara y pocas horas despu√©s de que Trump lanzara su primer tuit. Sin embargo, para quienes caminan con los pies hinchados y el est√≥mago vac√≠o, el culpable es el hambre y la violencia.

Seg√ļn la Iglesia hondure√Īa en el √ļltimo a√Īo, salen diariamente del pa√≠s 300 personas. La diferencia es que antes lo hac√≠an a oscuras y de forma clandestina y ahora juntos y a plena luz del d√≠a.

Aunque el pa√≠s creci√≥ a un ritmo del 4,2 en 2017, seis de cada 10 personas viven en la pobreza y cuatro en la extrema pobreza y ni siquiera pueden comer una vez cada d√≠a. Sufre adem√°s la presi√≥n fiscal m√°s alta de la regi√≥n y las compa√Ī√≠as de luz, agua y gas ejercen sin piedad est√°ndares de cobro del primer mundo en un lugar con m√°s de cinco millones de pobres.

"¬ŅUsted cree que si recibiera un peso de Maduro, as√≠ andar√≠a comiendo frijoles y arroz a diario?", ironiza en un barrio de calles de tierra de las afueras de San Pedro Sula, Maribel Cantarero, esposa de Franklin, un alba√Īil que hoy cumplir√° 12 d√≠as a pie atravesando M√©xico. En barrios como este se suma la violencia que ejercen las pandillas y el pago del "impuesto de guerra". Hasta el a√Īo 2016, Honduras era el √ļnico pa√≠s del mundo con dos ciudades, San Pedro Sula y Tegucigalpa, en la clasificaci√≥n de los cinco lugares m√°s peligrosos del mundo, con 112 y 85 muertos cada 100.000 habitantes, respectivamente.

Aunque durante el Gobierno de Juan Orlando Hern√°ndez se ha reducido significativamente la violencia, esta mantiene ratios insoportables para cualquier mortal. ACNUR, la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados, se√Īal√≥ que en el √ļltimo a√Īo aumento en un 1.000% las solicitudes de refugio de centroamericanos en M√©xico. Cada vez es m√°s frecuente escuchar que los centroamericanos no emigran, huyen.

Paralelamente ha surgido un nuevo fen√≥meno: el orgullo de ser migrante. Los pobres han descubierto la fuerza de la miseria cuando se parece a Germinal y va unida con la cabeza alta. Durante los diez d√≠as de caravana a los hondure√Īos se han unido espont√°neos de Guatemala y El Salvador. A todos ellos, el presidente de M√©xico, Enrique Pe√Īa Nieto, ofreci√≥ el viernes un plan de empleo, educaci√≥n y sanidad siempre y cuando pasen por una oficina de migraci√≥n. La dificultad est√° en que si algo llevan grabado a fuego quienes atraviesan M√©xico es que durante el camino hay que escapar de dos cosas: de Los Zetas y las autoridades mexicanas.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente