Tabaré Vázquez y el desafío de gobernar Uruguay después de Mujica
Por: BBC Mundo
Marzo 2015

El presidente electo de Uruguay, Tabaré Vázquez, ya sabe lo que es recibir la banda presidencial, pues fue mandatario desde 2005 hasta 2010.

Pero ésta es la primera vez que sucede a un jefe de Estado de su propio partido, el Frente Amplio.

No obstante, la tarea de Vázquez no será sencilla, ya que reemplazará a quien seguramente ha sido el mandatario uruguayo más famoso del mundo: José "Pepe" Mujica, quien generó enorme interés internacional por su estilo sencillo y poco dado al protocolo.

Aplaudido en el extranjero por su franqueza al hablar y su forma de vida humilde, en su país no conquistó el corazón de todos -de los que esperaban mayores reformas y de los que no se sintieron cómodos con un presidente de estilo tan informal-. Pero Mujica abandona su cargo con una aprobación del 65% y con el consenso de que puso a Uruguay en el mapa del mundo.

Leyes como la que regula el mercado de la marihuana, la del aborto o la del matrimonio entre personas del mismo sexo hicieron que muchos rebautizaran a la peque√Īa naci√≥n sudamericana como "la m√°s progresista" de Am√©rica Latina.

Pero algunas de estas medidas podrían traerle un dolor de cabeza a Vázquez, que no coincide con su antecesor en todas sus políticas.

As√≠, mientras que seguramente el flamante presidente se sienta aliviado por recibir una econom√≠a en buen estado de salud, con un crecimiento anual en torno al 3%, desempleo del 6,7% y 11 a√Īos seguidos de expansi√≥n, tambi√©n tendr√° que lidiar con asuntos no resueltos por Mujica.

Algunas de las iniciativas aprobadas por su antecesor y que le tocar√° poner en marcha son consideradas positivas, como la inauguraci√≥n de una nueva universidad p√ļblica en el interior -la UTEC- o acuerdos de estado para fomentar las energ√≠as renovables y reducir la dependencia energ√©tica de Uruguay.

Pero V√°zquez tambi√©n tendr√° que hacerse cargo de algunas pol√≠ticas m√°s pol√©micas que hered√≥ o que contin√ļan sin soluci√≥n incluso desde su gobierno anterior.

1. Educación y Seguridad

√Čstas son las dos principales preocupaciones de los uruguayos y los temas que dominaron la campa√Īa electoral el a√Īo pasado.

Por un lado, Uruguay tuvo los peores resultados desde 2003 en la √ļltima prueba PISA, una evaluaci√≥n de la Organizaci√≥n para la Cooperaci√≥n y el Desarrollo Econ√≥micos (OCDE) que mide los niveles educativos de j√≥venes de 15 a√Īos en 65 pa√≠ses.

El pa√≠s ha sufrido en los √ļltimos a√Īos paros docentes y altas cifras de repetici√≥n de a√Īo, que en algunos colegios secundarios alcanzaron m√°s del 57,4% de alumnos no promovidos.

Hasta el punto que el propio Mujica reconoció que éste fue uno de los fracasos de su gestión.

Para reflotar el anta√Īo prestigioso sistema educativo uruguayo V√°zquez propone "becas o bonos" que permitan a los alumnos de colegios administrados por el Estado continuar su escolarizaci√≥n en establecimientos gestionados por privados.

Además, propone sistemas de apoyo para los alumnos, fortalecer la autoridad del Ministerio de Educación y dar mayor asistencia en la transición de la Primaria a la Secundaria.

Por otro lado, en el país existe una creciente sensación de inseguridad, aunque las estadísticas sugieren que Uruguay se mantiene como uno de los países más seguros de Sudamérica.

La tasa de homicidios es de ocho por cada 100.000 habitantes y el n√ļmero de asesinatos se redujo en el √ļltimo a√Īo, seg√ļn el gobierno de Mujica.

Eso s√≠, est√° entre los cinco pa√≠ses con m√°s robos, seg√ļn datos de Naciones Unidas, y √©stos aumentaron en un 10% en el √ļltimo a√Īo en la capital.

El nuevo presidente apuesta por seguir las políticas del actual gobierno en materia de seguridad, "tratando de dignificar la función de la policía, la reducción del hacinamiento carcelario y el apoyo a las víctimas".

2. Ley de la marihuana

Una de las apuestas pol√≠ticas de Mujica que m√°s controversia caus√≥ dentro y fuera del pa√≠s fue la de la regulaci√≥n del cultivo, distribuci√≥n y venta de la marihuana, aprobada en diciembre de 2013 a√ļn con la oposici√≥n de la mayor√≠a de los uruguayos.

La reglamentación estipula que la venta se hará a través de farmacias autorizadas, algo que es cuestionado por Vázquez.

"Vamos a ver muy atentamente qué resultados da eso. Va a haber una evaluación muy estricta y muy de cerca sobre el impacto que tenga en la sociedad esta ley", dijo el nuevo presidente.

"Lo vamos a analizar con mucho cuidado. Y si en alg√ļn momento vemos que no funciona, no dudaremos un instante en hacer las correcciones necesarias", a√Īadi√≥.

Sin embargo, se mostró dispuesto a buscar alternativas a la tradicional guerra a las drogas llevada a cabo en otros países de América Latina:

"La ley está ahí y habrá que manejarse con ella. No hay que perder de vista que las políticas que se aplicaron en todo el mundo para enfrentar al narcotráfico fracasaron. Hay que intentar alguna cosa", dijo.

3. Llegada de presos de Guant√°namo

Mujica anunció en marzo de 2014 que su país acogería temporalmente a un grupo de presos que serían enviados desde la prisión de la base estadounidense de Guántanamo, en la isla de Cuba.

El anuncio tom√≥ por sorpresa al pa√≠s, que en su mayor√≠a se mostr√≥ contrario a la idea, seg√ļn reflejaron las encuestas.

La oposición también cuestionó la medida, por considerarla una sumisión al gobierno de Estados Unidos.

No obstante, en diciembre pasado seis exprisioneros de Guantánamo llegaron a Montevideo, donde recibieron atención hospitalaria debido a su delicado estado de salud.

Cuatro de los liberados son sirios, uno tunecino y uno palestino, y llegaron a Uruguay en calidad de refugiados.

Todos hab√≠an sido detenidos por presuntos v√≠nculos con grupos insurgentes y permanecieron retenidos en Guant√°namo desde 2002, pero nunca fueron acusados, seg√ļn inform√≥ el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Vázquez dijo que entendía a quienes se oponían a la llegada de los presos, pero rechazó que pudieran poner en peligro a los uruguayos.

"Tienen preocupaciones lógicas. Yo las tuve y las pude evacuar. La seguridad que me dio la embajadora es que no son personas de peligro", aseguró.

Se desconoce cu√°nto tiempo estar√°n en Uruguay.

En un principio se especul√≥ con la posibilidad de que permanecieran al menos dos a√Īos all√≠ pero Mujica se√Īal√≥ antes de su llegada que "se pueden ir al otro d√≠a si quieren".

Tambi√©n dijo recientemente que uno de los exreos ya pidi√≥ irse de Uruguay y que el pa√≠s est√° gestionando con "alguna embajada de alg√ļn pa√≠s √°rabe que lo reciba".

Uno de los refugiados de origen sirio, Jihad Ahmed Diyab, realizó una visita a Argentina en febrero para pedir a ese país que también acepte recibir a prisioneros de Guantánamo.

4. Los refugiados sirios

Además de recibir a los expresos de Guantánamo, Mujica también abrió las puertas de Uruguay a un grupo de refugiados sirios que huían de la guerra en ese país.

En octubre llegaron las primeras cinco familias (42 personas en total).

Fueron recibidos por el propio Mujica, quien cont√≥ a la prensa que los ni√Īos "ya est√°n jugando al f√ļtbol".

Sin embargo, el arribo de un segundo contingente de refugiados, previsto para febrero de este a√Īo, se posterg√≥ en medio de una controversia por denuncias de supuestos abusos dom√©sticos intrafamiliares.

Si bien el presidente Mujica dejó en claro que el país no aceptará costumbres culturales que avalen la violencia doméstica, funcionarios del gobierno aseguraron que la postergación no tenía relación con esa polémica.

La Justicia uruguaya investigó y desestimó las denuncias, y Vázquez dijo que definirá después de asumir si mantiene la política de reasentamiento de familias sirias en suelo uruguayo.

5. Juicio con Phillip Morris

Tabaré Vázquez, médico oncólogo de profesión, hizo de la lucha contra el tabaquismo una de sus banderas durante su primer mandato.

Tanto que en 2006 entr√≥ en vigor bajo su mandato una prohibici√≥n para fumar en espacios p√ļblicos cerrados, con lo que Uruguay se convirti√≥ en el quinto pa√≠s del mundo "libre de humo".

Tambi√©n ese a√Īo aparecieron las primeras y llamativas advertencias sanitarias sobre las consecuencias de fumar.

En 2009 estas advertencias llegaron a cubrir por ley el 80% de los paquetes, m√°s que en ning√ļn otro pa√≠s. Y desaparecieron de las cajas palabras como "light" o "mentolado" o "gold", dejando una sola presentaci√≥n por marca de tabaco.

Pero estas dos √ļltimas medidas enfrentaron al estado uruguayo con el gigante tabaquero Philip Morris, que las considera un ataque a los inversionistas.

La multinacional llevó el caso hasta el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), un organismo dependiente del Banco Mundial, que deberá decidir sobre la demanda presentada en 2010 por la empresa.

Se espera que en 2015 haya novedades sobre el litigio.

 

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente