La vergonzosa inversión privada
Por: Cayo Salinas
Mayo 2015

Resulta ahora que la inversi√≥n privada nacional adem√°s de insuficiente, es vergonzosa. Y no s√≥lo lo ser√° el a√Īo 2015, sino que a decir del Ministro de Econom√≠a y Finanzas, tambi√©n lo fue en a√Īos pasados. "La inversi√≥n privada nacional es una "verg√ľenza" cada a√Īo y para 2015 no representa ni el diez por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)del pa√≠s", dijo el funcionario. Lo curioso es que semejante revelaci√≥n se la efect√ļe reci√©n ahora, considerando que a la luz de lo se√Īalado por el ministro Arce, ya en el pasado la inversi√≥n de la empresa privada nacional no era del agrado gubernamental. Habr√° que preguntarse ¬Ņpor qu√© ahora se hace p√ļblico ese desagrado considerando que la molestia data de a√Īos atr√°s¬† y por qu√© se ech√≥ mano a un calificativo tan poco bondadoso cuando las filas empresariales gremiales y no gremiales, fueron y son leales al r√©gimen?

Seguramente la necesidad de justificar la ca√≠da de la previsi√≥n de crecimiento al¬† 5%¬† anunciada por el Gobierno (de un 5,9%)¬† frente a la ca√≠da de los precios de nuestros commodities y la consiguiente reducci√≥n de los ingresos, hayan motivado a que se utilice al empresario privado boliviano (no al extranjero) como una suerte de chivo expiatorio al que hay que responsabilizar por la baja porcentual. "Yo les hac√≠a notar¬† que la inversi√≥n extranjera el a√Īo 2013 fue de 1.750 millones de d√≥lares, m√°s que los empresarios (nacionales), entonces est√° claro que hay un problema de agresividad", insisti√≥ el titular de Econom√≠a.

A ver..., pongamos las cosas como corresponde y en su real y justa dimensi√≥n. Para el Gobierno los empresarios no est√°n a la altura de las circunstancias y por ello, lo que invierten es tan paup√©rrimo, que por esa causa el crecimiento del PIB se ver√° afectado. Olvida el ministro que toda inversi√≥n debe estar acompa√Īada por un clima de certeza y seguridad, y no por batacazos anuales como el doble aguinaldo, por citar uno. Olvida tambi√©n, que la constante lucha con aparatos burocr√°ticos y con la ausencia de una eficiente administraci√≥n en reparticiones estrat√©gicas, constituyen un desaliento no menor a la hora del balance.

Voy m√°s all√°. Cuando miramos¬† la relaci√≥n Estado - Empresa Privada nos encontramos con una suerte de desnaturalizaci√≥n de nuestro ordenamiento jur√≠dico, al punto de haberse llegado a la inclusi√≥n de una figura penal degenerando las relaciones contractuales de naturaleza civil y penaliz√°ndolas hasta con ocho a√Īos de c√°rcel. As√≠ es. El Ministro Arce habla de inversiones vergonzosas, cuando lo vergonzoso es que se coloque a la inversi√≥n privada en estado de total indefensi√≥n al haberse tipificado el incumplimiento de contrato bajo la esfera penal. Semejante arbitrariedad, adem√°s de constituir un antecedente aberrante en t√©rminos legales y doctrinales,¬† es una muestra de que la inversi√≥n que se reclama, no tiene de parte del poder p√ļblico, un m√≠nimo de ponderaci√≥n a la hora de valorar la manera c√≥mo deben conducirse las relaciones entre partes.

Al empresario privado se le est√° diciendo que si celebra alg√ļn contrato con el Estado o con entidades aut√≥nomas, aut√°rquicas, mixtas o descentralizadas y "no los cumple sin justa causa", se lo encarcelar√°. Por supuesto, que en los hechos un privado tenga opci√≥n de probar la existencia de "justa causa" sin el temor a ser cautelado, es casi una quimera,¬† m√°s all√° de que resulte inaceptable que los efectos jur√≠dicos de un contrato de naturaleza civil, sean trasladados a la √≥rbita penal.¬† Cu√°nto lamento el desliz ministerial y cu√°nto lamento que a√ļn ahora, se sigan desconociendo los importantes esfuerzos que hace el sector privado por no desaparecer y por ser actor principal en el esfuerzo por construir una Patria grande y desarrollada.

Evidentemente que la √ļnica manera de atraer m√°s inversi√≥n, pasa por generar consensos en un marco de seguridad impecable, con se√Īales apropiadas dentro como fuera del pa√≠s.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Opinion
Columnistas