Las redes y su rol
Por: Cayo Salinas
Marzo 2016

Desde que en el a帽o 1971 se enviar谩 el primer e-mail entre dos ordenadores que se hallaban situados uno al lado del otro, la tecnolog铆a de la comunicaci贸n ha evolucionado al punto que hoy es impensable el desenvolvimiento del ser humano sin el uso de los instrumentos que ha desarrollado. Han sido las redes sociales gen茅ricas las que con mayor fuerza han alcanzado un protagonismo central en el quehacer diario (Facebook, Instagram y Twitter) desplazando a las llamadas redes sociales profesionales y las tem谩ticas. Por tanto, es imposible que dentro la din谩mica que se impone en c铆rculos profesionales, empresariales, comunicacionales, educativos, recreaci贸n, publicidad y un largo etc茅tera, etc茅tera, etc茅tera, est茅 ausente el uso de聽 Facebook, Twitter o Whatsapp, que son los que han servido para cambiar los paradigmas de la comunicaci贸n.

Bajo esa mirada, han sido las redes sociales por Internet las que han marcado una nueva manera de enfocar la corriente de opini贸n, adem谩s de servir de plataforma para la expresi贸n de ideas. Una clara, 煤til y revolucionaria forma de democratizar la transmisi贸n de pensamientos, dir铆a.聽 Ahora bien, probablemente el presidente no comparta este criterio. Para 茅l, "la mala informaci贸n difundida en ellas puede tumbar gobiernos", en alusi贸n al comportamiento de la sociedad civil en las redes sociales en todo el proceso pre electoral del refer茅ndum por la reforma a la Constituci贸n. "驴C贸mo por una cuesti贸n de envidia, de intereses de car谩cter sectorial o intereses ajenos a los intereses de Bolivia, se pueda hacer mentiras, calumnias, para da帽ar a Bolivia? Porque no hacen da帽o a Evo sino a Bolivia", cuestion贸 el jefe de Estado.

Imprimir
Enviar Articulo

Columnistas
Detener migrantes es un buen negocio en Estados Unidos 
Por: Le贸n Krauze / The Washington Post
Una crisis econ贸mica afectar铆a desproporcionadamente a AL 
Por: Jorge G. Casta帽eda / The New York Times
'Si me regresan, me muero' 
Por: Jorge Ramos/ The New York Times
驴C贸mo resguardar la paz en Colombia? 
Por: Adam Isacson /The New York Times