Homenaje a Charbonnier
Edición "Datos 175"
Por: Carlos Rodriguez San Martín
Febrero 2015

En la anterior edici√≥n dat0s present√≥ a sus lectores el recorrido de 15 a√Īos de la revista con una colecci√≥n de todas las tapas publicadas en el transcurso de todos estos a√Īos. Como sucede con las grandes revistas, dat0s gira en torno a los sucesos m√°s impactantes que sucedieron en el pa√≠s y en el mundo con marcadas excepciones, a lo largo de todo este tiempo. Sin tener idea del ataque contra el semanario franc√©s Charlie Hebdo el pasado 7 de enero, varios medios mostraron las controvertidas tapas del semanario que a la larga originaron la cobarde reacci√≥n de los radicales musulmanes matando a la plana mayor del ¬†semanario.

Haciendo un paralelo con la funci√≥n de la prensa, en todos estos a√Īos, en los que dat0s se dedic√≥ a la investigaci√≥n, soportamos una serie de ataques muchos realizados por nuestros¬† propios colegas (sin justificativo aparente) y de otros grupos de poder pol√≠ticos y econ√≥micos. Todos se parecen mucho aunque dicen defender el derecho a la libertad de expresi√≥n. El ataque es la salida en el que se refugian quienes vulneran ese derecho; estos con las armas, los otros con el dinero y hay los que se escoden tambi√©n con la palabra y la permisibilidad.

Despu√©s de la Segunda Guerra Mundial, en EEUU se utilizaba como medida del grado de la libertad de expresi√≥n que circulara una revista nazi. La conocida frase: "No estoy de acuerdo con lo que dice pero ¬†defiendo su derecho a decirlo". Personalmente, me siento m√°s identificado con esa forma de resiliencia que tiene el humor cuando lucha por causas nobles. Fueron incontables veces desde 1999 cuando apareci√≥ el primer n√ļmero de la revista hasta nuestra √ļltima edici√≥n de enero de 2015, que nos ganamos ataques no con armas pero apuntando casi siempre lo que uno m√°s quiere: la familia. Por eso el editor de Charlie

Hebdo, Stephane Charbonnier decía "no tengo hijos ni esposa. No tengo un carro ni tengo crédito. Puede sonar pomposo pero prefi ero morir de pie que vivir de rodillas". Hasta la tarde del 7 de enero en el que dos fundamentalistas islámicos lo mataron junto a la plana mayor del semanario.

El papel de los medios es el compromiso con la verdad y para que esta llegue a modo de contenido en forma de humor debe pasar varios fi ltros. En un reportaje a Julian Assange a la pregunta sobre la construcción de la subjetividad, Assange respondió: "... son generalmente los comediantes los que crean sentido, porque el poder puede presionar a algunos periodistas. Pero los comediantes tienen una excusa para romper con esto, porque ellos pueden decir 'fue sólo una broma'.

En los periódicos es generalmente el caricaturista quien tiene realmente permitido meterse en la esencia  del tema". Es cierto porque  la denuncia escrita adquiere otro peso. Albert Camus decía que "hay una ambición que deberían tener todos los escritores, ser testigos y gritar cada vez que se pueda y en la medida de nuestro talento por quienes se hallan en servidumbre".

Sería largo recorriendo  enmarcar en 174 publicaciones las que provocaron reacción o que derivaron en persecución, represalias y/o amenazas, vulnerando el derecho a la libertad de prensa. Pero en el caso del ataque contra Charlie Hebdo no es la libertad de prensa sino la de expresión la que fue atacada. Charlie Hebdo no hacía periodismo pero la libertad de expresión trasciende en mucho al periodismo.

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Opinion
Personajes
Asa Regner / The Washington Post
Jorge Zepeda Patterson / El País
Martín Caparrós / The New York Times
Cayo Salinas
La Industria del conflicto Dat0s 195
Columnistas